las12

Viernes, 23 de septiembre de 2005

CONSEJITOS DE MARU BON BON

De cómo la primavera, en lugar de alergia, puede dar ganas

¡Felicidades, amiguete/ti/ta/s! ¡Al fin llegó la primavera! ¡La estación del amor, del placer, del romanticismo y de cuanta cursilería puedan Uds. recoger por ahí, que está suelta y goza de buena salud! Es tiempo entonces de aligerarnos, de hacer la plancha, de libar de caliz en caliz cuál abejita obrera pero siempre trabajando en pos de la alegría y el altruismo que siempre son necesarios para crear y recrear la vieja rutina del mete/saca. ¡ops! Disculpen la grosería, pero es que este airecito viciado de la estación juvenil me pone así, desbocada, descocada, deschavetada y desaforada. Aunque, claro, hay que recrearse mis estimadísimo/ma/s, hay que buscarle la quinta pata al gato y la tercera a los muchachos, amén de la entrada alternativa, sea el cuerpo del género que sea/n. Veamos entonces unos truquillos/trampillas para hacer de cuenta que todo florece aun cuando en apariencia se esté marchitando.

1. De las cosas que se llevan a la boca: Un dedito, sí cómo no. El clásico grisín a la hora de la cena, también, claro que sí. ¿Las partes lisas y llanas? Sí, adorables, las partes, sean estas lisas, arrugadas, colgantes, enhiestas y/o erguidas y voluminosas (sí, aun cuando el calor apriete y el olor ocupe su lugar en el espacio). Pero también, mis estimadísimo/ma/s hay otras cosas para llevarse a la boca (frutas ¿qué pensaban?) que con cierto arte atraerán un mundo de fantasías. El secreto, linduras, es estirar bien la lengüita por fuera de la cavidad bucal, así, como prometiendo. (Atención: una cosa es llevar a la boca y otra muy distinta deslizarlo por la garganta ¡exija la consulta previa!)

2. De cuánto hacen las piernas por el bien de las personas: Si Ud. es de los/las que piensan que las extremidades inferiores son apenas un obstáculo para llegar al punto que Ud. añora, pues muy mal, muy pero muy mal. Las piernas, amigue/te/ti/tas, llegan donde nadie ve –ah, claro, me va a decir que nunca tocó a nadie bajo la mesa–, se entrelazan entre sí cual si tuvieran vida propia, nos permiten las más lindas acrobacias y, como si todo esto fuera poco, ¡permiten hacer cosas lindas a la intemperie sin tener que acostarse sobre el pasto/ripio y/o pavimento! (Cuidado: aun las personas de piernas fuertes deberán controlar dónde apoyan la espalda ya que se han observado escoriaciones graves después de utilizar cortezas, paredones de cementerio y/o salpicré de zaguán de barrio).

3. De cómo conseguir que los defectos se conviertan en virtudes: Amables bacantes de mi corazón, todos y todas y todis tenemos cosas que ocultar, partes de las que nos avergonzamos, secretos que no queremos perder porque si no andaríamos por la vida en bolas/chichis y a los gritos y este no es el caso. Nadie le pide que confiese, ni que muestre ni siquiera que haga terapia. Pero sí que vuelque a su favor eso que tanto incomoda. A saber: ¿nariz prominente? Apóyela en el lugar apropiado y cantarán loas a su naso. ¿Verborragia desmedida? Ubique en la geografía de su amante el micrófono adecuado y transmítase un partidito. ¿Transpira demasiado?, ¡olvídese del lubricante! Usad la imaginación, tesoretes, pero ¡alerta! no permita que se engolosinen con su secreto, mucho menos que lo difundan, que la fama cuesta y siempre se está pagando.

4. De por qué es vital que la temperatura se eleve: ¿y por qué va a ser? ¿eh?. ¡Porque necesitamos catar la piel antes de entregarnos a brazos de un lagarto/ta! Que pieles frías y escamosas abundan y ya verán estos amigue/te/ti/tas de juntarse entre sí. Pero qué mejor que ver el panorama antes de hacerse los rulos, qué mejor que un roce antes de una lambida, qué mejor que una lambida al hombrito antes de hundirse en profundidades. Pero ¡ojito! que es deber de bueno/na/es amantes tocar sólo cuando se va a entreverar y oler siempre que vaya a aspirar con deleite, que cualquier otra cosa es pésima educación y muestra de egoísmo, y de eso están tapizadas las reuniones de solos y solas.

Compartir: 

Twitter
 

Nótese que en épocas de buena temperatura el jolgorio es cual polen que viaja en el aire.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.