las12

Viernes, 16 de mayo de 2008

VISTO Y LEIDO

¿Quieres ser Tamara?

 Por Liliana Viola

Tamara Di Tella
El cliente nunca tiene razón

Grijalbo

El nombre de la señora Tamara Di Tella, más que un nombre, es una marca a esta altura de la expresión corporal y de la vida sana. Se asocia a varios conceptos que van desde Pilates, pasando por el espíritu new age divulgado y consumido desde sus columnas periodísticas, siguiendo con “el éxito femenino” (enorme foto de empresaria cara lavada, ligeramente retocada, camisa blanca y sonrisa de oreja a oreja), hasta llegar al éxito multinacional (la misma empresaria que habla raro o, digamos, con una entonación sospechosamente neutra en sus avisos televisivos, ya que vende en Latinoamérica).

Ese nombre, o mejor dicho esa marca, acaba de escribir un libro que no versa sobre Pilates ni sobre vida sana ni sobre tangolates. Se trata de un pequeño y divertido manual de marketing donde se dispone a transmitir a todo pequeño empresario los básicos secretos del éxito que ha vivido en carne propia. Uno de los primeros sería, a juzgar por el título y la cantidad de páginas que se le dedica, que el cliente nunca tiene razón. Hay material sobre la importancia y el correcto uso de Internet, sobre la propia visión que debe tener de su propio negocio, sobre la diferencia entre el cliente y el público, etc., etc.

Quienes estén acostumbrados a este tipo de lecturas no encontrarán nada nuevo. Estas páginas aportan conceptos más o menos básicos sobre los secretos de la venta, el trato con clientes y la construcción de una imagen empresarial. Es que no es para ellos.

El libro es para todas aquellas personas que deseen ser Tamara Di Tella, esas personas que ella llama su público. Y como tal, el libro es muy divertido y honesto. Tamara comienza trazando un perfil de sí misma donde aporta datos desconocidos y necesarios para la función de este nuevo emprendimiento: aportar un elemento más a su silueta. Si alguien hasta ahora pensó que era una chica con suerte, deberá convencerse de que estudió para esto, que su marido no la ayudó nunca, que sus hijos tampoco, que le toca lidiar con un montón de tarados, que viaja de aquí para allá dando consejos y conferencias a otros colegas y estudiantes que en general no entienden nada. Un libro gracioso, de autoayuda y automarketing bastante útil, sobre todo para quien lo escribe y también para admitir que hoy en día vende muy pero muy bien la imagen de la mujer que usa el apellido de su esposo cuando le conviene, pone un chiste del mismo en la tapa cuando ídem; también puede pasarle la factura en las primeras páginas. Todo suma.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.