las12

Viernes, 18 de julio de 2008

LA VENTA EN LOS OJOS

¡Arrugate ahora que sos joven!

 Por Graciela Zobame

Caminando por las callecitas de Buenos Aires cualquiera puede encontrarse con un afiche de la conocida marca de cremas Nivea. Hay una mujer sonriente, pero como hay tantas mujeres sonrientes en los afiches publicitarios, es muy posible que eso no llame la atención y que al principio esa cara que ríe ingrese a su retina como una nebulosa. Mejor. Si tiene problemas de autoestima y si es de aquellas que se preocupa de más por el tema del paso de los años, lea el texto, que está escrito lo suficientemente claro y grande como para que lo vean aquellas personas que necesitan anteojos. Dice así: “Cuando no te preocupás por las arrugas, sos mucho más linda”. ¿Ha visto? Las cremas Nivea hacen público el conocimiento de una gran verdad. La cara de preocupación ahuyenta a la mariposa de la belleza. Y si la preocupación gira en torno de las arrugas, esto puede traducirse en una nefasta ausencia de gestos, sonrisas, guiños y otras expresiones que permiten una variedad. Que una marca de cremas decida hacer el nexo entre “arrugas” y “preocupación” sin que esto implique agregar el archirremanido concepto de “combatir el envejecimiento”, avanzar en una lucha anti u otro tipo de marchas desaforadas e inútiles a contra corriente, es un oasis. Además, a fines comerciales, el texto resulta efectivo, ya que no es nada difícil hacer la asociación, una vez que se ve que el frasquito Nivea en el mismo afiche: si vos no te preocupás por las arrugas es porque ya hay alguien, el pote de crema, que se ocupa de aliviar tus razones. Y si hay que fantasear, Nivea te da lozanía, borra las arrugas, previene o retarda su aparición, suaviza, evita sequedades y esas cosillas que aparecen en todos los avisos y que por suerte aquí no. Mejor, si no hace falta, ya se sabe una de memoria la lista de “promesas cumplidas” de tantas marcas por el estilo. Muy bien. Si hay que dar un consejo, lea tranquila lo que Nivea le ha dicho, hágale caso, sonría y siga caminando. Porque si ahora usted se siente tentada a mirarle la cara de linda que tiene la mujer que usa Nivea y que no se preocupa de las arrugas, tendrá un disgusto, y grande. Ocurre que la chica en cuestión no debería preocuparse por las arrugas, no sólo porque no las tiene sino porque no pasa de los 25 años. O sea: la publicidad no se dirige a quienes están en edad de arrugarse. Se dirige a aquellas que aún no piensan en eso y no están capacitadas para tener arrugas. Y aquí entonces todo cambia, todo cae, todo se derrumba. Sos más linda cuando no te preocupás por las arrugas porque no las tenés. O mucho peor: linda, ahora que no tenés arrugas, preocupate y comprate un pote de Nivea, para que creas que cuando te llegue la hora, estás inmunizada. Bueno, si pasa por el afiche de Nivea, mejor, ni lo vea.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared