las12

Viernes, 12 de septiembre de 2008

VISTO Y LEIDO

Tununa la memoriosa

 Por Liliana Viola


En estado de memoria
Tununa Mercado

Ed. Seix Barral

Con una novela construida sobre los materiales de un éxodo real, Yo nunca te prometí la eternidad, Tununa Mercado ganaba el año pasado el premio Sor Juana Inés de la Cruz. Y con la reedición de un texto raro, que bien podría ser material de base confesional, novela encubierta, apuntes de una engañosa ficción, En estado de memoria, que apareció por primera vez a comienzos de los ‘90, ganarán las lecturas intrigadas por completar el círculo imperfecto, moroso y tremendamente incrédulo que dibuja la voz de esta autora cordobesa, viajera, viajada, exiliada, de regreso, que por todo lo anterior se vale de su caprichosa memoria para hacer convincente su argumento. Porque hay una argumentación, lógica y ensimismada que justifica la elección y la demora o su prisa en cada anécdota.

Quien dirige la palabra en todos estos fragmentos es su primera persona, ella misma pero en otra parte. La que no tiene el dinero suficiente para cubrir sus necesidades de salud mental en el extranjero, la que no se recibió de Letras y se despierta a medianoche sabiéndose expulsada de las seguridades académicas, la que corre peligro de ser para siempre una escritora fantasma, periodista gris, nadie en ningún lugar. Recuerdos encadenados con una lógica que sólo se devela cuando se llega al último punto y se ha cerrado por un instante el libro que obligó a pensar, qué pasaría si tuviera que irme ahora, qué pasaría si no pudiera estar aquí ni un segundo más. La memoria de Tununa va iluminando escenas y personajes, se fija en algunos con el rictus de homenaje y en otros enciende una hoguera para que ardan lentamente. La gracia y la impiedad con la que desfilan psicoanalistas y curadores del alma —que es obvio no pudieron con ella— es una de las tantas venganzas de quien perdió y ganó con este desfasaje.

Etnografía de la exiliada, donde la solidaridad puede llegar al extremo de visitar el país de otro exiliado que no se anima a volver, donde los cuerpos se convierten en territorio a cuestas, y la literatura deambula victoriosa, masticando dolor y estilo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.