las12

Viernes, 24 de abril de 2009

MONDO FISHION

Raros exhibidores de moda desde el mercado del lujo

 Por Victoria Lescano

Pareciera que no basta con las tiendas de cuidado interior ni con las últimas estrategias para generar deseo desde las pasarelas ni con ediciones especiales de prendas y accesorios. De un tiempo a esta parte, las firmas de moda recurren a piezas de ingeniería arquitectónica para construir estructuras innovadoras que cobijen sus vinculaciones con el arte. La firma italiana Prada anunció, durante los primeros días de abril, su nueva locación arty enclavada en Seúl, producto de una nueva asociación de la diseñadora Miuccia Prada con el arquitecto Rem Koolhas. El proyecto se llama “Transformer” y se trata de una construcción que admite diferentes estructuras devenidas de la silueta de un tetraedro que continúa con experimentos ideados en 2001 para la tienda Prada de Nueva York, donde los exhibidores se convierten en gradas para asistir a funciones de teatro y cuyas caras van a variar según las funciones se traten de celebrar al cine, el arte, la moda y a las creaciones de las nuevas generaciones de diseñadores. De ahí que se anuncia que los pisos y el techo van a rotar según lo pida la disciplina. Si bien suena a proyecto de ciencia ficción y disparatado, ya se lo puede apreciar en el sitio www.prada.com

En una reciente entrevista con la mítica publicación Interview, la diseñadora y el arquitecto dijeron al artista Francesco Vezzoli sobre los disparadores del proyecto: “Partimos de la idea de arquitectura móvil, preferimos esa expresión a la de arquitectura temporaria porque nos parece una palabra efímera. El proyecto marca un cambio en la marca, así como la Fondazione con sede en Milán cobija al arte desde un espacio en sí mismo, esta nueva construcción propone una nueva relación con el espacio y un cruce de disciplinas”. Como correlato y a modo de anticipo del tetraedro de Koolhas, durante 2008 la firma Chanel lanzó su Mobile Art, una pieza arquitectónica con la impronta de nave futurista con matices geométricos que caracteriza a las construcciones rara avis de la experta Zaha Hadid. La pieza que se pasea por puntos estratégicos del planeta, de París y Nueva York, Londres, Tokio y Moscú hasta 2020, fue concebida para homenajear a la cartera 2.55, el modelo con matelassé y manijas con cadenas de metal oficia de container para la exhibición denominada Chanel Mobile Art, y donde participan veinte artistas cuyas obras se inspiraron en la cartera iconoclasta que inspiró hasta una reciente edición de funda Chanel para guitarra. Fueron de la partida los japoneses Nobuyoshi Araki Tabaimo y Soju Tao, el ruso Blue Noses, los franceses Sophie Calle, Fabrice Hyber más la dupla Pierre et Gilles, el italiano Loris Cecchini, el belga Wim Delvoye; por Latinoamérica, el invitado fue el argentino Leandro Erlich, quien actualmente exhibe su instalación dedicado al consultorio de psicoanálisis en la Fundación Proa. Los artistas en cuestión fueron guiados por el curador Fabrice Bousteau, editor de la publicación especializada Beaux Arts, para conocer los distintos segmentos de la firma Chanel y observar el modus operandi. Los resultados devinieron en esculturas, instalaciones de sonido y de video. El sitio/www.chanel-mobileart.com difunde los diversos trabajos que participan de la muestra, el tour y también las apariciones de Karl Lagerfeld, diseñador de Chanel, y a Zaha Hadid, manifestándose acerca del curioso contenedor de lujo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.