las12

Viernes, 31 de julio de 2009

MúSICA

El país de Nunca Jamás

Sr. Tomate! es el grupo platense que, liderado por la cantante y letrista Poli, no necesita inflar las palabras para hacerlas explotar.

 Por Guadalupe Treibel

Entre el aullido desprejuiciado y las letras filosas lowfi se abre canción Sr. Tomate!, la banda platense que –formada en 2003– rockea al son del folk psicótico, de la mano de Poli, cantante y letrista estrella capaz de (des)amasar el inventario joven desde la inocencia mejor entendida y el nihilismo más sentido. No por nada, el track tres de su último trabajo (el LP Ritmo de vida) saluda: “Y sí, me apasionan las historias de amor, esas donde siempre alguien muere. Y qué me importa quedar bien cuando ni siquiera lo estoy. Qué porquería gustarte, algún día me vas a odiar. Inventemos la pólvora y pum, pum final”.

Cortito y al pie, un primer vistazo invita al bailongo, es cierto; al desborde 100 por ciento energía. Mientras, el mensaje sin metáforas megaelaboradas se va ganando su lugarcito, diciendo bien, hablando de estados anímicos que van-y-vienen, van-y-vienen... y así ¿Huele a espíritu adolescente? “Cuando escribo una letra trato de transcribir una situación muy humana, sobre la enfermedad, el delirio, el amor, la amistad, la paranoia, todo lo que te hace flashear, lo que te hace gritar, lo que te hace dormir, lo que te hace explotar”, recontó para el diario Hoy.

“¿Y qué creías? ¿Qué podías seguir con este ritmo de vida? Los días se están secando y te están llevando hacia la orilla. Ya no te hace bien vagar por vagar, estar por estar. Y no es que creí ni es que crecí; es que ahora me quiero más, más más...”, articula la desarticulada canción que da nombre al último LP del fruto comestible, colorido y ligeramente ácido con elenco completo: Peter en armónica, Marce en bajo, Edu en batería y Ale en guitarra y trompetas

¿Y quién más? La voz extraña, con rulos, sin pose, que –menudita– pide: “Llevame con vos, que ocupo poco espacio”. Una declaración de amor en track 5, donde al asunto psicodélico se le pianta el noise y alguna armónica. Es que, el timbre de Poli (aka Natalia Politano, ex Círculo de Medianoche) no tiene comparación: es inclasificable. “No me preocupa mucho que mi voz sea masculina o femenina. Es como es”, explicó en alguna oportunidad. Sobre el género, habrá más de un confundido: muchos piensan que la persona detrás de Sr. Tomate! es un muchachito desafinado, no la chica de Oriente y Tres Arroyos que, luego, hizo parate en La Plata para estudiar Diseño de Comunicación Visual y terminó como pata del grupo con nombre masticable, con dos EPs (La fruta desquiciada y Júbilo y sorpresa) y un larga duración (“Ritmo de vida”) en su haber.

Sobre influencias, la web (www.myspace.com/srtomate) es ¿esclarecedora?: “la mañana, la noche, el mate, los fideos con salsa, los fulbitos, el cine, las charlas, los amigos, las mascotas y sus olores”. Así, los independientes y autogestionados Sr. Tomate! –que “suenan como tuti”– hacen del día a día la materia prima que ponen entre signos de pregunta. Como en el tema “La tempestad”, donde Poli dice: “Cuando estemos mal dame tu mano, te doy la mía. Yo tampoco entiendo nada de nada, no nos preocupemos más. Las horas pasan como navajas afiladas, cortando lo que estamos cuidando. La tempestad, de ser uno solo y nada más”. O en la canción “La palabra macabra”, donde la frase se vuelve sentencia: “Esclavo aquel que no dicen más para no alterar la calma”. Amen.

Es ese mismo tema el que libera significantes y vuela polisemias: “Las palabras salen de tu boca y ya no te pertenecen más”, canta Poli en el track 8. Y porque a la consistencia no hay con qué darle, los Sr. Tomate! se hacen eco de esa entrega, al permitir el download de sus canciones –gratis– de su página www.srtomate.com.ar. Como también se hacen cargo de su sonido, al reversionar el tema de la Velvet Underground “All tomorrow’s parties” para un disco tributo y volverla... ¡una tarantela! O darle nuevos aires a “Ya nadie va a escuchar tu remera” para el cancionero editado por Radio Universidad que festejó –en tono cover– a los Redonditos de Ricota. Ahora, mientras la pluma de Poli se sigue afilando, van por un splitsdisco, que compartirán con grupos como Los hombres en llamas o Prietto viaja al Cosmos con Mariano.

Sobre definiciones, aunque Poli sostenga que Sr. Tomate! es un fantasma, la gente sabe mejor: Es un espacio desgarrador que abre de punta a punta, que desnuda el amor (más tierno y cínico, todo junto y revuelto), que agita con sencillez (“Odio cuando sólo pienso en vos, veinte horas”), que se alegra porque sí (“Hoy me siento bien, ¿y qué?”) y se entristece. Que –sin tomarse tan en serio– dice cosas de lo más incendiarias: “Ya no sé qué hacer, si salir toda la semana o quedarme en casa preguntándome siempre cosas raras. Ya soy así. Nací para ser así. Creo que está bien que me veas así tal cual soy. Si el tiempo es tirano y el mundo que te calcina saquémonos el peso pesado por ir en contramano.” Si es de contramano, que el tomate no se vuelva salsa. Preferible tenerlo entero, para explotarlo contra algún techo. O pared.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.