las12

Viernes, 16 de octubre de 2009

TENDENCIAS > LA FAMILIA BARBIE SE ANOTA EN LA ERA OBAMA

Todo negro

Si algo le faltaba a la era Obama, después del polémico Premio Nobel de la Paz al presidente que sigue moviendo sus tanques en Medio Oriente, era un tributo de la familia Barbie, la muñeca más popular del mundo desde hace cincuenta años. Es que la firma Mattel sabe que la rubia de la cintura de avispa puede perder el cetro de la más linda en manos de una de las figuras más mimadas de la prensa norteamericana: Michelle Obama. Entonces apareció Grace, una Barbie de piel oscura, nariz ancha y labios carnosos. A la que sólo le faltaría el pelo crespo, pero claro, tampoco hay por qué exagerar.

 Por Marisa Avigliano

¿Qué tenía puesto Michelle Obama? ¿Mostró mucho las piernas? ¿El vestido era más lindo que el de Carla Bruni? Cada aparición pública de la primera dama norteamericana conquista páginas en diarios y revistas, es un hecho, el estilo de la señora Obama se puso de moda.

En Malibú, mientras se miraba en el espejo y cepillaba su larguísima cabellera rubia Barbie supo que no era la más linda del reino, una afroamericana estaba ocupando su trono. No había tiempo que perder, tenía que estar a la altura de las circunstancias porque nadie mejor que ella para acompañar a Michelle en la pasarela cotidiana, nadie mejor que ella para entrar en el cuarto que las pequeñas Maia y Sasha Obama tienen en la Casa Blanca, nadie mejor que ella para seguir marcando tendencia. Tardaron cincuenta años pero aquí están, llegaron Grace, Kara y Trichelle, las muñecas negras de Barbie.

No es una novedad que en el frondoso árbol de las Barbies haya una muñeca afroamericana, a fines de los años sesenta apareció Christie, de pelo rizado y castaño, ojos marrones y piel morena, en realidad parecía una Barbie cualquiera pintada con un corcho quemado, pero allí estaba Christie posando en el álbum familiar junto a Ken, Skipper y Teresa, la amiga hispana. En 1969 apareció otra, Julia, una nueva amiga de color con cabello castaño que después tiñó de rojo anaranjado, inspirada en Julia Baker, un popular personaje de la televisión norteamericana, interpretado por Diahann Caroll. De modo que muñecas negras (o algo parecido) ya había en el mundo Barbie, ya sea como respuesta a situaciones políticas, como la ley sobre los derechos civiles que extendía la lucha contra la discriminación racial a fines de los años sesenta o por el éxito de un programa de televisión, pero eran apenas hechos asilados, perdidos en un catálogo demasiado blondie.

La novedad en la era Obama es que esta vez han lanzado al mercado una nueva línea de Barbies, bautizadas como So in Style, estas flamantes muñecas que cuestan entre 8 y 25 dólares, son de piel oscura (cada una de un color diferente: café claro, chocolate y caramelo) y si bien traen algunas pequeñas modificaciones corporales: labios más carnosos, pómulos más pronunciados, nariz un poco más chata y ancha, mantienen las piernas eternamente largas y el sello inconfundible de la ínfima cintura. Usan accesorios llamativos, grandes aros, collares dorados, están muy maquilladas y el rouge es súper brilloso. Una es porrista, otra es amante de la matemática y la música y a la otra le gusta el hip hop.

Pero ¿qué pasa con el pelo de estas nuevas amigas afroamericanas? No todas tienen el pelo rizado, y algunas hasta tienen algunos reflejos más claros en sus flequillos, la respuesta oficial fue contundente, explicó que las hacían con pelo lacio porque uno de los divertimentos más celebrados por las nenas a la hora de jugar con las Barbies es poder hacerles diferentes peinados. Justamente por eso, Sheri Parks, profesora de estudios americanos en la Universidad de Maryland, señaló que “las madres negras que quieren que sus hijas amen su pelo natural se enfrentan a una dura batalla y estas muñecas la harán más complicada”, Lisa Simpson debe estar de acuerdo con la profesora Parks.

La creadora de estas nuevas Barbies es Stacey McBrideIrby, una diseñadora estadounidense negra y madre de dos hijas que dijo que buscaba responder a la demanda de la comunidad afroamericana y a la que se la ve posando sonriente rodeada por las flamantes estrellitas mientras declaraba: “Me gustaría que estas nuevas muñecas no sólo representan a mi comunidad y a mi cultura, sino también que incentiven a las chicas a alcanzar sus sueños”. Stacey agregó que deseaba crear una línea de “muñecas para muchachitas negras que se parecieran a ellas, que inspiraran y tuvieran objetivos profesionales” (...) “Quiero que se vean como estas muñecas y que sepan que negro es algo bello.”

Estas pioneras de la serie, “tres buenas amigas a quienes les interesa la moda, la diversión y la amistad”, vienen acompañadas por sus hermanitas menores, Courtney, Kianna y Janesse. La idea de Mattel es seguir aumentando la familia afroamericana, según parece el próximo año llegarán Chandra, su hermana pequeña Zahara, y Darren con su hermanito.

¿Se estarán vendiendo estas nuevas Barbies? ¿Permanecerán en el mercado o quedarán olvidadas y llenas de polvo en una repisa como aquellas muñecas negras con vestidos rojos de lunares y pañuelos en la cabeza que estaban de moda en los años setenta? ¿Volverán las regordetas Cabbage Patch con sus grandes cabezas de vinilo, cuerpos blandos y trayendo sus preciados certificados de nacimiento y adopción? Quién sabe... lo cierto es que a estas horas, las nuevas Barbies están eligiendo la ropa que se van a poner el próximo 10 de diciembre en Estocolmo cuando le entreguen a Obama el premio Nobel de la Paz. Y como de moda se trata, al otro día Disney estrenará película y presentará a Tiana, su primera heroína negra.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.