las12

Viernes, 23 de julio de 2010

MUSICA

QUE SE FUNDAN LOS HIELOS

Con dos discos y 30 años, la nueva chica sensación del folk islandés tiene nombre de vikingo y voz milenaria: Olöf Arnalds.

 Por Guadalupe Treibel

Para sacudirse la escarcha, los nórdicos suben el volumen y –con elenco estable– suman figuritas musicales. Sólo de Islandia, Björk, la banda Sigur Rós, Jonsi. Y, ahora, Olöf Arnalds, la chica de nombre vikingo que –en plan juglaresco– se trepa a la ola fría para derretirla con la canción. El physique du rol la acompaña: Rubia pelicorti y de ojos clarísimos, con 30 añitos y dos discos que le han valido el apelativo de “la nueva Joanna Newsom”. Sí, la voz partida y atemporal las hermana; también las composiciones propias, bien indie folk. Pero, a salvar las diferencias: Olöf es Olöf, sin arpa, con violín, guitarra, charango y koto japonés. Con todo, la mujer orquesta –generadora de climas sutiles– dice que su instrumento preferido es... su voz, la misma que le ha valido piropos a lo largo y ancho de los medios gráficos. Sin ir más lejos, el New York Times la definió “de otro mundo”; la revista SPIN, “impresionante”; el New Musical Express (NME), “extraordinaria”; Vanity Fair, “etérea”; y así.

Pero no sólo de críticas (positivas) vive la artista. En el listín de fanáticos confesos está el cantante Jonathan Richman (ex Modern Lovers) y la compatriota Björk, que no sólo la ha fichado para el sello británico One Little Indian y ha dicho que sus notas andan perdidas entre niñez y adultez: también colaboraron juntas en la canción “Surrender”. ¿Otra ayudita? La de Kjartan Sveinsson, tecladista de Sigur Rós, que produjo el LP debut, Vid Og Vid (2007), e Innundir Skinni (2010), su segundo CD con fecha de llegada (a España) en septiembre. Sobre la popularidad en aumento de la escena musical islandesa (evidentemente muy colaboradora entre sí), Olof ha dedicado unas palabras: “Representa algo interesante porque es nuevo y joven. Es un revival y un renacimiento. La gente es curiosa”. Y sí, en miras de alimentar la propuesta artística, los músicos se ayudan. Como la banda local Múm, que optó por sumar a Olöf a su troup en vivo como instrumentista y el idilio duró de 2003 a 2007.

Después vino la etapa solista con la edición de Vid Og Vid por el sello independiente 12 Tonar. Sobre las canciones –que se pasean entre embrujo y pureza–, Arnalds comenta: “Para mí, la música es simplemente cantar melodías acompañada por instrumentos acústicos”. Así lo hace en su batidora minimalista de 10 tracks, donde la chica no suelta la guitarra y, en cada tema, alega un protagonista, dedicando cada composición a un amigo o pariente, sin escatimar emotividad (de la buena). El esfuerzo le valió el título de Mejor Album Alternativo 2007 en los Iceland Music Awards; y el de Disco del Año, según el diario de más tirada en el país, Morgunbladid. ¿Algo más? Ah, sí, eMusic lo nombró uno de los mejores cien LP de la década. Nada mal para el recuento.

Claro que lo que une las notas, lo separa el idioma. Porque las letras en el islandés nativo de Olöf alejan las historias para el modesto público que maneja inglés y castellano, quizá francés. Eso no la achica, no. “Creo que la música trasciende las barreras del lenguaje. Si sientes lo que cantas, no debería importar”, explica la encantadora melódica, ducha en violín por formación, egresada en Composición y New Media del Iceland Academy of the Arts.

Para su segundo trabajo, Innundir Skinni, Arnalds incorpora tres (de nueve) temitas en inglés y, en plan más ambicioso, complejiza arreglos. Desde el título (que significa algo así como “Bajo la piel”) y el corte difusión homónimo, Olöf –madre de Ari, un pequeñín de 2 años– habla de la expectativa. O, en sus palabras, “de esperar un hijo, algo que crece dentro tuyo y uno espera ansiosa conocerlo mejor”. Una trovadora maternal, qué va.

Dicen por ahí que la muchacha alterna entre precisión y caos performático on stage. Sin repetir y sin soplar, ningún show es igual al anterior. Bien lo sabrán yanquis y británicos, que la reciben estos meses en sus pagos para repasar ¿hits? y conocer Innundir Skinni. Para el sur, queda Internet, la magia del MySpace (www.myspace.com/olofarnalds), videítos YouTube y algún link que deje downlodear los discos de la nórdica que, según ha aclarado, no tiene posters de Bob Dylan; que –en vivo– se les anima a covers de temas de Caetano Veloso; que –en plan ficcional– gustaría de irse de gira con Schubert y Mozart; que –en algunos ratos libres– traduce poemas persas del siglo 15. Una mujer y su voz, la experimentación y el folk en islandés.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.