las12

Viernes, 31 de diciembre de 2010

PASOS PERDIDOS...

El trabajo infantil asesina

 Por Fernanda Gil Lozano *

El 16 de noviembre del 2010 un niño de seis años falleció luego de haber manipulado venenos en una granja avícola de la provincia de Buenos Aires. Su muerte fue noticia en los periódicos capitalinos. Su nombre era Ezequiel Ferreyra y tenía 6 años. Sólo alguien que haya perdido todo nivel de humanidad podría pensar que esta muerte fue un desafortunado accidente. Ezequiel falleció a consecuencia de un cáncer que, según los expertos, estuvo directamente asociado a las actividades laborales que realizaba. No podemos perder de vista que en nuestro país, lamentablemente, hay muchos “Ezequieles”: niños y niñas que son explotados/as, sometidos a trabajar y más aún, a hacerlo en condiciones de esclavitud, mientras las autoridades encargadas de controlar a los propietarios de las empresas, que violan sistemáticamente todo derecho humano, y la Justicia miran hacia otro lado.

Gracias a las filmaciones realizadas por la organización no gubernamental La Alameda, desde 2008, es de dominio público que el trabajo infantil esclavo en la granja Nuestra Huella es la forma más corriente de relación laboral en ese establecimiento. Se pudieron captar en imágenes las deplorables condiciones de trabajo y de vida de los/las niñas y niños y sus familias, las situaciones de vulnerabilidad en las que se encuentran y los topes de producción a destajo que deben cumplir.

Distintos agentes del Ministerio de Trabajo también registraron la misma situación. Sin embargo, ni los testimonios de las víctimas ni las evidencias que incriminaban a los reclutadores, ni los intentos de sobornos para acallar a las víctimas –chantajes a cara descubierta– fueron suficientes para que el Poder Judicial actuase en consecuencia. Una empresa de “prestigio local” compuesta por integrantes también “prestigiosos” de la sociedad local lograron el manto de impunidad que finalmente condujo a la muerte de un niño.

¿Permitiremos que nuestros niños y niñas sean sometidos al maltrato, al trabajo esclavo, a las enfermedades, a la desprotección absoluta, a ser víctimas de las peores violaciones a los derechos humanos? Quienes somos fervientes defensores de un estado de derecho no podemos tolerar que la ganancia de una empresa se sobreimponga a la vida de niños, niñas y las familias que son esclavizados. Por eso, exigimos que se castigue efectivamente a sus responsables.

* Diputada nacional de la Coalición Cívica.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.