las12

Viernes, 7 de enero de 2011

RESISTENCIAS

La lucha multiplicada

El colectivo Las Juanas recibió el premio Claudio Pocho Lepratti, en memoria del joven militante asesinado en la represión de 2001, por la promoción y lucha de la igualdad de género. Con un trabajo intenso en la cárcel de mujeres de Rosario y la mirada puesta en este año que comienza a favor de la despenalización del aborto, el acto fue realizado en el Museo de la Memoria, pleno de símbolos y emoción.

 Por Sonia Tessa

Hay lugares y lugares para decir las cosas. Las palabras retumban de diferentes maneras, tienen otros ecos, según el marco. Gabriela Sosa, referente de Las Juanas Rosario, abogó por la legalización del aborto frente a 3000 personas que la aplaudieron, aun cuando hubieran sido convocadas por otra cosa. El colectivo que forma parte de Libres del Sur recibió el 17 de diciembre pasado el premio Claudio Pocho Lepratti, por “promover los derechos de las mujeres”. El marco fue emocionante: la inauguración de la sede definitiva del Museo de la Memoria, en el edificio donde funcionó el Comando del Segundo Cuerpo de Ejército.

Allí iban los familiares de desaparecidos, durante la última dictadura, a preguntar por sus seres queridos. Allí se hacían los “consejos de guerra” a los prisioneros políticos. Allí se decidía la vida y la muerte. Ahora, allí, hay un museo con obras de arte que rinden homenaje, que recuerdan, que interpelan, con un centro de documentación y una biblioteca. El acontecimiento era histórico para la ciudad. La cara más visible del grupo agradeció la distinción y se refirió a los derechos vulnerados de las mujeres. “Queremos que 2011 sea el año de la legalización del aborto en la Argentina”, dijo la militante, y provocó aplausos. El acto era emblemático en otros sentidos: había Madres de la Plaza 25 de Mayo (así se llaman las Madres rosarinas) en el escenario. El premio –instituido hace algunos años– tributa al militante social asesinado en Rosario el 19 de diciembre de 2001, durante la represión policial ordenada por el entonces gobernador Carlos Reutemann. En el jurado estuvo Celeste Lepratti, hermana de Pocho, batalladora por la justicia para los siete muertos de diciembre de 2001.

¿Por qué ganó el premio Las Juanas? La letra burocrática de la disposición del jurado habla de la promoción de los derechos de las mujeres. Las Juanas Rosario es un colectivo de militantes de distintas procedencias políticas y sociales, que despliega distintas iniciativas, como talleres de fortalecimiento de derechos de las mujeres privadas de su libertad, alojadas en la Unidad 5, la cárcel de mujeres de la ciudad. A partir de esa experiencia de actividades expresivas y recreativas se gestó, por ejemplo, la revista Mariposas Libres, realizada por las internas. En ese mismo espacio de encierro, Las Juanas convocó a distintos fotógrafos de la ciudad para retratar los tatuajes de las detenidas, y organizó la muestra “Tinta Libre”, que se realizó dentro de la cárcel en noviembre, y esperan trasladar el año próximo a espacios abiertos, con permiso para que las chicas puedan concurrir a contemplar sus retratos. “Una de las actividades que más entusiasma a las chicas de la Unidad Nº5 es el registro fotográfico. Sacar y sacarse fotos se convierte muchas veces en un punto de encuentro. A partir de la observación de cómo funciona la fotografía en un lugar que parece no apuntar a fortalecer vínculos sino a fragmentarlos, surge ‘Tinta Libre’”, dice el texto de la invitación a la muestra. El proyecto surgió con la participación en talleres y actividades de once fotógrafos: Héctor Río, Silvina Salinas, Mónica Fessel, Gabriela Muzzio, André Macera, Celina Mutti Lovera, Francisco Guilln, Leonardo Vincenti, Matías Sarlo, Paulina Scheitlin y Sebastián Suárez Meccia. Ellos fueron desde agosto del año pasado al penal para registrar los tatuajes de las chicas y sus historias, las marcas en su piel de “los sueños, amores, angustias, deseos y lealtades”.

Sin embargo, la acción más visible de Las Juanas en 2010 fue el impulso de mil hábeas corpus preventivos para que se declare la inconstitucionalidad de los artículos del Código Penal que sancionan el aborto, ya que resultan peligrosos para la vida de las mujeres. La acción judicial se realizó en todo el país. En Rosario, fueron 200 las mujeres que se presentaron en los tribunales provinciales, el 28 de septiembre pasado, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Muy rápidamente, el juez de instrucción rosarino Gustavo Pérez de Urrechu rechazó la medida, pero el grupo se propone continuar las presentaciones hasta llegar a la propia Corte. Y hacerlo de manera concomitante con el impulso del debate parlamentario.

Por eso, porque se trata de una línea de acción primordial para Las Juanas, Gabriela Sosa habló de la legalización del aborto al recibir el premio, en un escenario donde había artistas y militantes de derechos humanos, y frente a un palco en el que estaban las principales autoridades municipales y provinciales.

La propia distinción tiene un alto contenido simbólico. El premio Claudio Pocho Lepratti distingue iniciativas que promuevan los derechos humanos, al tiempo que es un homenaje de la Municipalidad al militante social, el más recordado de los asesinados en diciembre de 2001. Como popularizó León Gieco en su canción “El ángel de la bicicleta”, el joven fue alcanzado por la bala de un agente de la policía provincial cuando estaba en la terraza de la escuela 756 del barrio Las Flores, una de las zonas más humildes de la ciudad. Allí, atinó a gritarles a quienes iban en el patrullero que no tiraran, porque había chicos en el comedor. De inmediato, recibió un escopetazo de Itaka en la cabeza, y murió. Lo disparó el policía Esteban Velásquez. Luego, en la comisaría, quisieron fraguar los hechos.

Todo contribuyó a darle realce al premio. La entrega se realizó en un marco impactante: la inauguración del Museo de la Memoria en la enorme casona en la que funcionaba el Comando del Segundo Cuerpo de Ejército. Desde allí, primero a cargo de Ramón Genaro Díaz Bessone y luego de Leopoldo Fortunato Galtieri, se organizó la represión ilegal en seis provincias, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones.

El premio se otorgó antes del festival organizado para la inauguración, un espacio en el que cantaron Juan Carlos Baglietto, Liliana Herrero y Los Olimareños. En ese escenario, Sosa planteó que los derechos de las mujeres son derechos humanos. “Fue conmovedor que se nos reconociera en el marco de semejante hecho político. Estábamos tan emocionadas por el nombre del premio y todo el significado del acto”, expresó Sosa, para quien se trató de “una oportunidad para decir lo que para nosotras es importante”. El eje de trabajo de Las Juanas seguirá siendo la legalización del aborto en 2011. Sosa considera que los primeros meses serán claves, antes de que la coyuntura electoral lo tiña todo. “Queremos aprovechar que tenemos dos diputadas mujeres (Cecilia Merchán y Victoria Donda) en el interbloque de centroizquierda, para trabajar este tema que atraviesa las identidades políticas, antes de que nos pase por encima el calendario”, planteó la militante. Las Juanas integra el movimiento Libres del Sur, cuyo líder es Humberto Tumini.

Que sea un premio de derechos humanos, otorgado en el mismo lugar donde se vulneraron con la aplicación del terrorismo de Estado, le dio pie también a Sosa para subrayar que “en esta etapa concreta a las mujeres se nos vulnera el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, inherente a cualquier persona”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.