las12

Viernes, 7 de enero de 2011

ESCENAS

Gente como una

Una obra poco representada de un autor casi olvidado, Julio Mauricio, cobra nueva vida en manos de la directora Dora Milea. Se trata de Elvira, estupendamente interpretada por actrices y actores cordobeses.

 Por Moira Soto

De pequeño milagro podría calificarse lo que ha logrado Dora Milea con una obra de Julio Mauricio (1919-1991), dramaturgo de relativo prestigio, quizá subestimado, que supo embarcarse en el llamado realismo social y que tuvo su momento de auge hacia fines de los ‘60, pero de cuya existencia la cartelera se ha olvidado bastante en los últimos años. La directora Milea —que en fechas cercanas brindó puestas muy estimables de La música, de Marguerite Duras, y de Telémaco, de Marco Antonio de la Parra— se le atreve a Elvira (1982), la adapta y la lleva a escena con una emoción que se manifiesta sutilmente gracias al bordado tan fino que realiza con esos personajes casi sin atributos, atrapados, entrampados en historias que los exceden, que se les van de las manos por una u otra razón.

Elvira vuelve en su mejor forma a escena merced al convenio de coproducción del Plan Federal, entre el Teatro Nacional Cervantes (donde justamente Perla Santalla interpretó esta pieza en 1983) y la Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad de Unquillo (Córdoba), dentro del ciclo Teatro del País. La primera representación de esta puesta tuvo lugar a fines de diciembre en el Cervantes, actuada por un elenco que surgió de un casting masivo en Unquillo, mediante una convocatoria abierta a actores y actrices de toda la provincia de Córdoba.

Decir que Elvira vuelve a escena no es del todo exacto respecto del personaje que da título a esta obra, ya que la tal Elvira nunca estuvo: de entrada, nomás, se anuncia que ella ha muerto repentinamente. Andrés, su amante, pregunta por Elvira a Amalia, la modista madura y soltera que le daba hospedaje porque sí, porque una noche Elvira se quedó a dormir y después a vivir en esa casa donde Amalia vegetaba cosiendo para afuera y haciéndose cargo de su achacosa madre. Para la modista, la huésped hizo las veces de una bocanada de oxígeno, de una estimulante variación en su estancada vida signada por una resignación sin rencores.

Como Rebeca, Laura y otras heroínas del cine negro, la enigmática, inasible Elvira brilla por su ausencia, y se convierte en eje del relato que cumple las tres unidades clásicas: de lugar, tiempo y acción. Andrés llega hasta el departamento anticuado de Amalia —precisa escenografía de Alejandro Mateo, también responsable del adecuado vestuario— para preguntar por Elvira, a cuyo entierro asistió. El hombre no sabe nada de la vida privada de la que fuera su amante, ya que ella se encargó de guardar extrema reserva. Amalia —que en esos días está sola porque su madre está pasando unos días en casa de su otro hijo, Enrique— empieza a hablar con su visitante sobre Elvira, un pretexto para referirse a ellos mismos, para aproximarse, sentirse acompañados. Agente inmobiliario él, tan apresado en la rutina como ella. Elvira parece haber sido una suerte de tabla de salvación para ambos. Y ahora, desaparecida físicamente, les sirve de puente para tener un intercambio casi confidencial, de creciente sinceridad, esperanzador incluso... Hasta que, hélàs, a destiempo, sin aviso previo, sin siquiera tocar el timbre, irrumpen la madre y el hermano de Amalia y se produce un brusco giro en esa intimidad conquistada frase a frase, gesto a gesto...

Excelente el rendimiento del elenco: Andrea González (Amalia) y Beto Bernuez (Andrés) encarnan con mucha sensibilidad a esa mujer y ese hombre que hacen el intento de arriesgarse, ella acaso frente a su última oportunidad. Andrés Rivarola (Enrique) y Cristina Alvarez (la madre) invaden la escena con otra energía, llevándose casi todo por delante. Alvarez, además, tiene una vis cómica fuera de serie. Todos guiados con sabiduría por Milea, bajo las luces perfectas de Leandra Rodríguez.

Elvira, hoy, 7, 21, 28 de enero en el Teatro Rivadavia de Unquillo; 11 y 12 de febrero en el Real de la ciudad de Córdoba.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.