las12

Viernes, 28 de enero de 2011

Lucrecia Borgia

(1480-1519)

 Por Aurora Venturini

Su padre fue Rodrigo Borgia, que más tarde se convertiría en el papa Alejandro Borgia, y su madre fue Vannozza Cattanei, condesa de Candia. Su hermano más notable, César Borgia, temible déspota romano, quien observaba y corrompía la vida de la muchacha de la cual se conocen versiones diversas. Algunas, la muestran como malviviente e incestuosa; otras, aseguran que fue una buena cristiana.

Obras de famosos pintores renacentistas capturan su inigualable belleza. En Las Tres Gracias de Botticelli, una de ellas es Lucrecia, y el fauno de la floresta es César.

Esta criatura fue utilizada por su padre y su hermano a fin de aumentar el tesoro de la familia mediante casamientos con señores de casas principales. Muertes de dudosa procedencia enviudaban a la señora que enseguida enlazaba con una nueva familia por medio de un vástago de la misma.

El primer esposo, Giovanni Sforza, trajo a las arcas borgianas poderosa fortuna y relaciones ventajosas de la región de Milán. Cuentan que durante los esponsales se evidenciaron saturnales que el pueblo supo, desdorándose el concepto no sólo de los Borgia, sino también de los Sforza.

La historia de esta discutida familia asegura que el papa Alejandro, al considerar inútil para sus intereses a Giovanni, lo mandó asesinar.

Otros opinan que la idea brotó de las mentes afiebradas de Lucrecia y de César... Giovanni, enterado, huyó a Roma difundiendo de viva voz que Lucrecia mantenía relaciones íntimas con su padre y con su hermano.

Durante la tremenda bullanga, Lucrecia permaneció internada en un convento donde dio a luz a un niño al que bautizaron Giovanni. Pero el supuesto padre, Sforza, lo negó, poniendo de manifiesto que los parientes de su esposa le habían pedido que se divorciara ya que él era impotente y le hicieron firmar un certificado de “matrimonio no consumado”, hecho que confirmó que el recién nacido sería fruto del incesto.

Mientras tanto, el único contacto de la asilada del convento era un tal Perotto, naturalmente loco por ella, que aceptó la paternidad del pequeño.

Lucrecia estaba en libertad para contraer nuevas nupcias y le eligieron para el caso a Alfonso de Aragón, noble estampa que impresionó a la Corte. En cuanto al hijo de Lucrecia, el Papa lanzó dos bulas: en una de ellas, reconocía a Giovanni, descendiente de César; y en la segunda, secreta, hijo suyo.

La boda de Lucrecia Borgia con Alfonso de Aragón trajo las consabidas alianzas beneficiosas a la corona y al clero. Hubo demasiadas intrigas que tejía maquiavélicamente César, celoso de la personalidad de Alfonso, y mandó a sus secuaces a matar al cuñado que cayó mal herido. El matrimonio tuvo a Rodrigo, que murió a los 13 años. Poco después, Alfonso sería victimado por los Borgia.

Libre nuevamente, Lucrecia entraría en el juego de un tercer casamiento, y el seleccionado resultó ser un vástago de la familia D’Este, Alfonso.

Los D’Este significaban casta importantísima del ducado de Ferrara, y la doña obtuvo el título de duquesa del sitio, en 1505.

Ella había parido dos hijos anteriores a su tercer enlace: Giovanni, llamado el infante romano con César o con Alejandro, aceptado por Perotto, y Rodrigo Borgia de Aragón, con el primer Alfonso de su vida. De su tercer connubio con Alfonso D’Este fructificarían 6, falleciendo esta mamá de fiebre puerperal, luego de traer a este mundo difícil a Isabel D’Este, que también murió.

Resulta muy interesante el libro de Mario Puzo, Los Borgia, de 2001. Lucrecia Borgia, ángel o demonio, de Geneviève Chestenet, año 2004, enseña la vida de una mujer culta y mecénica, víctima de su familia. La Revista Cristiandad, echa, en cambio, por tierra los argumentos negativos relativos a los Borgia.

Tenemos ante nuestros ojos una moneda de dos caras diferentes: una es clara como la luz de la luna; otra, oscura y crepuscular. No elijamos. Quedémonos con el beneficio de la duda en cuanto a nuestra heroína y su entorno.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.