las12

Viernes, 8 de julio de 2011

PERFILES > CYNTHIA HOTTON

Maldita fanática

 Por Flor Monfort

La “Primera Campaña de Concientización contra el aborto” es el marco en el cual una serie de fotos de la modelo Natalia Fassi, embarazada de 8 meses, se hicieron públicas. Las imágenes, enmarcadas bajo el título “Maldita decisión”, fueron financiadas por el partido Valores para mi País y son respaldadas por la voz más fervorosa de la agrupación, Cynthia Hotton. En la más difundida se puede ver a Fassi, producida como para una gráfica de lencería, inyectándose dos jeringas en la panza, la palabra VIDA tatuada en negro y el maquillaje corrido a modo de llanto desbordante que ennegreció sus lágrimas. En otra fotografía, llamada “Sueños arrepentidos”, está posando con un camisón manchado de rojo a la altura del vientre. Otras dos imágenes fueron difundidas pero es difícil decir qué hace la modelo, por ejemplo, en “Arroró perdido”, donde aparece volcada sobre un piano y una muñeca dislocada y chorreante. En “Recetas asesinas”, Fassi mira a cámara, rodeada de marcos de cuadros y pastillas entre sus piernas, haciendo referencia, supone una, al aborto con misoprostol. Hasta aquí la descripción de cuatro de las 40 que lucubraron las nuevas aliadas, contactadas a través de Google, según ellas mismas contaron, y que por ahora están expuestas en el Congreso, pero pronto llegarán a todos y todas colgadas en la Avenida 9 de Julio.

Para recordar un poco quién es Hotton, basta rebobinar el cassette de la mente a un año atrás, cuando la diputada recorría el país de la mano de Negre de Alonso organizando las marchas naranja y juntando firmas en contra del proyecto de ley de matrimonio igualitario, pulseada que perdió a pesar de dejar todo en la cancha, incluso las ideas que le exprimieron la neurona hasta escupir el genial “Queremos papá y mamá”, que vestía los carteles de los escolares puestos a marchar. Si hay algo que no puede negársele a Cynthia, así, con ye y hache, es que da la cara. Dice ella que la aparición de la campaña a semanas de las elecciones no es causal, no sólo porque ella es candidata a legisladora sino porque la experiencia que le dejó la ley 26.618 indica que mucha gente se sintió estafada porque votó sin saber que luego sus candidatos apoyarían un proyecto tan loco y poco necesario como el matrimonio igualitario. Apela a la sensación hermosa que siente una madre cuando se entera de que está embarazada, “una sensación única, sabés que tenés vida adentro tuyo y eso no se puede describir” le dijo a Victoria Donda en C5N después de preguntarle si ella era madre. Sobre la estetización de cada cuadro al punto de volverlo un producto de consumo, Hotton no dice nada. Se pone la camiseta de la vida y no encuentra interlocutores, o por lo menos en su raid televisivo no los encontró (a pesar de la resistencia de Donda a ceder a la chicana que supone pensar que quien no ha sido madre no puede tener una opinión formada sobre el aborto), que le expliquen que su postura termina indefectiblemente estando del lado de la muerte de las mujeres que sufren complicaciones fatales por aborto clandestinos. Si el foco del asunto está puesto en un bebé, algo que no está en juego en el verdadero drama que supone para una mujer (real, no Fassi planchada por el photoshop ni con tacos de 15 centímetros ni como ella misma declaró, habiendo engordado solo cuatro kilos en casi ocho meses de embarazo, algo de lo que se jacta orgullosa) decidirse por abortar porque allí no existe ningún bebé sino una vida que corre peligro real de morirse víctima de la clandestinidad.

Está probado que nadie deja de abortar porque no sea legal y mucho más, que nadie se pondrá a abortar a piacere si el proyecto de ley se efectiviza. Da cuenta de eso, sólo para nombrar un ejemplo, la experiencia de legalización en el DF, donde las estadísticas indican que el número de mexicanas que abortaban se mantuvo después de la ley.

Hotton ya aprendió la lección: no apela a la fe, no dice que el feto es un ángel ni que Dios castigará a quien interrumpa una vida humana de la que solo El dispone existencia. Ahora trae a colación elementos del Código Civil. No se equivoca porque en el libro primero el artículo 70 dice: “Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos, como si ya hubieran nacido” refiriéndose a la posibilidad de recibir una herencia o donaciones; pero luego continúa y aclara el mismo artículo: “Esos derechos quedan irrevocablemente adquiridos si los concebidos en el seno materno nacieren con vida. De lo contrario, es como si nunca hubieran existido”. De manera que miente Hotton cuando dice que nuestro código la avala en su lucha contra el horror de despenalizar el aborto, una pelea que tiene este año una gran visibilidad y que se seguirá debatiendo en una audiencia pública el próximo miércoles 13 de julio, con la presencia de Luz Patricia Mejía, ex presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA y actual comisionada de la misma en el marco de la Comisión de Legislación Penal de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Aunque no lo diga, Hotton armó sus listas de comuneros con pastores evangélicos, en una clara intención de reemplazar los locales partidarios por iglesias evangelistas. Ellos sí les dirán a las mujeres que se acerquen a Dios para entender la importancia de mantener la vida al costo que fuere. O tal vez piensan Natalia y Cynthia hacer del gran predio del country donde sacaron las fotos un lugar para recibir, alimentar y dar trabajo a las miles de madres y los hijos que no abortarán gracias a su campaña.

Para experimento antropológico, revisar el twitter de Natalia Fassi, nuevo adalid de la justicia de los bebés, quien le pondrá Vida a su hija por nacer y le enseñará que matar bebés está tan mal como no tener la panza chata, aun con ocho meses de embarazo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.