las12

Viernes, 8 de marzo de 2013

LA MARCHA TRASH

8 de marzo ¿Qué imagen de las 146 obreras textiles muertas en 1911 habrán tenido en mente quienes pergeñaron la oferta en Internet del Banco Ciudad para el Día de la Mujer? “En tu día la belleza no tiene límites”, dice, obviando que “tu día” es ese en que se visibiliza hasta qué extremos puede llegar la inequidad. Pero no sólo de mensajes ñoños y misóginos por el Día de la Mujer vive la web, entre la maraña de halagos infantilizados, agresiones y descuentos hay espacio para la resistencia, igual que en la vida cotidiana; en definitiva, cada vez menos separadas.

 Por María Mansilla y Guillermina Echevarría

A Raquelita le importa cero la etiqueta. No sólo se desconecta del almuerzo familiar cuando recibe un SMS; el otro día hasta socializó su shock. Puso cara de espanto (¿¡qué pasó!?) al leer “Ultimo momento”. Al instante se mofó, era el mensaje de una amiga (“el viernes es nuestro día, nos juntamos a comer para festejar”.) Angie, tuitera compulsiva, recuerda puchereando que cada año el hashtag #internationalwomensday hace furor hasta convertirse en trending topic. Pero esta vez lo que encuentra es que un tal Juanchi tipeó: “gran excusa para sacarme guita. ¿quién carajo inventa esas fechas?”. Otro misógino talle 140 caracteres provoca: “¿alguno sabe si los puteríos de zaffaroni están abiertos el día de la mujer? Es para un amigo”. Alguien más, aplaca: “che, no demuestren su ignorancia diciendo ‘feliz’ día de la mujer”. Micaela replicó a @malepichot: “el 8 de marzo ni flores ni bombones. Sólo dejen de prendernos fuego y de cagarnos a trompadas. Gracias”. Marta entra al home banking del Banco Ciudad y piensa: “¡Imbéciles!” cuando encuentra el banner decorado con la frase edulcorada: “En tu día la belleza no tiene límites” y la invitan a consumir con descuento.

En YouTube un boliche invita a su ladies night: 5 chicas juntas entran gratis a disfrutar de un show de strippers. Otro videíto-homenaje, con música tipo Cibrian-Mahler, relata: “Es el día de la mujer luchadora, emprendedora, tierna, amorosa, enérgica, la que es madre, la que es maestra, guía, conductora, deportista, abogada, ingeniera, esposa, amiga, hija, compañera. ¡La mujer que eres tú!”. ¡Eeeehhh! ¿Algo más? Sí, Juanse, ¡cortemos con tanta dulzura! (Qué ganas de ser del equipo de Revista Barcelona y titular en tapa: “Si mandamos un hombre a la Luna, ¿por qué no los mandamos a todos?). En Vimeo, Oxfam nos hace cargo de la pobreza estructural y propone a la “mujer trabajadora” del Primer Mundo (¿de España?) que done dinero a la de los países en desarrollo que no tiene agua potable. En una cartelera on line, Alejandro Fantino invita a engancharse esta semana de 2 x 1 para autoflagelarse con la obra de teatro de su pareja, llamada Algunas mujeres a las que les cagué la vida. Las community managers de Groupon –voces de su canto de sirenas– dan testimonio. “Este es un día muy importante, y acá en Groupon no podíamos pasarlo por alto. Somos casi el 70 por ciento del plantel” y ojo esto no es un matriarcado, pero se sabe que somos arriesgadas, trabajadoras, buena onda y siempre tenemos una linda sonrisa. Así que... ¿cómo no celebrarlo...?

NINGUN PIROPO

Hubo un día en el que el 8 de marzo estuvo a un suspiro de volverse spam. ¡Ese día es hoy! Las12 nos muestran gatúbelas, señoras, ñoñas irrecuperables. ¿Para cuándo la huelga contra los mensajes basura? “En esta fecha se agudizan las bromas, los chistes. En las redes sociales por parte de los supuestos amigos, en la calle también. Los medios no se quedan afuera y te atosigan con publicidades y sus imágenes súper estereotipadas”, dicen desde Córdoba las integrantes de la Red Nosotras en el Mundo. Sintetizan: “Las violencias no se toman descanso ni los 8 de marzo”.

Pasan muchas cosas. “Por un lado, queda en evidencia el desconocimiento del papel que las mujeres cumplen al relacionarse con la tecnología, área históricamente dominada por los varones, desde lo académico hasta lo técnico”, observa Irina Sternik, periodista especializada en tecnología. Agrega un dato inclasificable. “Como los hombres tienen más seguidoras y amigas mujeres, hay una tendencia a usar su modo de escribir, con más emoticones y expresiones típicas femeninas.”

Mirando el almanaque invisible que trasluce la pantalla, Inti Tidball-Binz habla con Las12 y pone mayúsculas: “¡Me indignan los mensajes que elaboran la idea de que es una fecha para regalar spa o flores!”. Ella es la referente local de Ihollaback, la agrupación que visibiliza que en la mayoría de los piropos callejeros hay acoso, agresiones, violencia. ¿Y ahora que la web es un gran callejón público? “En este tiempo en el que cada vez hay más nativos digitales, la virtual es la forma de acoso más creciente. Facebook es un ejemplo: mientras bajan y censuran fotos de mujeres amamantando, siguen activas miles de páginas denunciadas por pedofilia. Un caso local es el de la página Chicas Bondi, que publica fotos de mujeres en espacios públicos subidas sin su permiso; el sitio es investigado por la Defensoría del Pueblo por violar el derecho a la imagen. Pasa que detrás de los grandes poderes de Internet, la llamada Big Data, hay empresarios con ciertos rasgos: hombres, heterosexuales, blancos y ricos. Seguramente reproducen los mismos prejuicios y jerarquías del resto de la sociedad”, reconoce la activista. Y subraya: “Pero en el campo de lo digital existen muchos recursos que igualan a las personas que se animan a programar o a intervenir en la tecnología, sean de Africa o Norteamérica”.

METER MANO

¿8 de marzo, decías? En Facebook, Liliana Daunes comparte info de El Corso las insumisas. La Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH aprovecha la ocasión para hablar de la feminización de la epidemia. La Casa del Encuentro cuenta que hará sonar una súper sirena en memoria de las víctimas. El colectivo MuMaLá sube más fotos de las personas que adhieren a una campaña contra la violencia poniéndose su camiseta. En Twitter hasta el 15 de marzo se puede cliclear el hashtag #csw57. Junto con los mensajes de #dominemoslatic, ONU –la misma que siguiendo la moción de las socialistas de principio del siglo instaló la fecha, en 1975– hace una acción global para que los gobiernos eliminen todas las formas de violencia hacia las mujeres, ciberacoso incluido.

“Ey, no me manden mensajes contreras, respeten lo que siento”, tipeó en su muro la bioquímica Cris Alonso a propósito de la muerte de Chávez. La frase viene al caso. El soporte, también. Cuando el presidente de Venezuela se convirtió en usuario de Twitter, no bromeó: “Pongo una herramienta norteamericanísima al servicio de la revolución”. ¿Todavía la que quiere decide con qué tramas enredarse? ¿Hay derecho a ejercer la soberanía? “Las redes son el mundo que una elige –siente Liliana Hendel, periodista integrante de PAR (Red de Periodistas de Argentina por una comunicación no sexista)–. Esta vez, por el 8 de marzo no recibí mensajes que me sorprendan desagradablemente como sí me pasó con las discusiones sobre aborto legal y aborto no punible.”

Claro: cuando Hendel y sus compañeras de la Red sí se sorprendieron con mensajes desagradables publicados en la web, consiguieron deletearlos. Red PAR fue noticia en todo el mundo cuando logró que AXE/Unilever sacara de su página un juego que consistía en dar garrotazos virtuales a fotos de mujeres, por violar el principio de no discriminación y no violencia contemplado en los tratados internacionales de derechos humanos a los que nuestro país adhiere, Belem do Pará incluida. Ovación.

“El grado de incidencia directa ante estos casos es poco –reconoce Hendel–. Pero las mareas culturales, los cambios del llamado sentido común se construyen. La tarea es señalar lo que esconde una frase, un chiste, una foto, y trabajar para generar conciencia más que para cuestionar. Buenas prácticas son las campañas que se sostienen en el tiempo y no las explosiones esporádicas. Creo que la presencia de más periodistas con perspectiva de género también en los medios digitales, bajar el dedo acusador y generar espacios de construcción colectiva con nuevos paradigmas acerca de las violencias va a poner la Ley contra las violencias en hechos.”

La movida digital se convierte en una declaración de independencia a la hora de arrimar ideas y generar comunicación alternativa. La acción digital que Ihollaback realiza es otro ejemplo: todo empezó cuando una mujer fotografió a su acosador y la subió a la web. Otras víctimas siguieron compartiendo testimonios y rompiendo el tabú. Se armó la red que hoy demuestra que la violencia hacia las mujeres es una epidemia mundial y que comparte recursos, lecturas, páginas amarillas en caso de necesitar ayuda. Tienen presencia en 30 ciudades del globo. Desde Buenos Aires hasta Filadelfia, desde Ciudad Juárez hasta Praga.

“No hay excusas para no acercarnos a la tecnología –reconocen desde Nosotras en el Mundo, que hoy tienen más de 50 programas en su grilla, originados en distintas regiones del mundo–. No es fácil, porque hay zonas donde recién está llegando y porque se hace difícil negociar el uso de la compu con los varones de la casa. Apropiarnos nos permite conquistar el mundo. Es cierto, todo es posible gracias a la autogestión del conocimiento, consultando a compañeras y empezando a meter mano.”

¿BAILAS?

Lindo es lo que dice el institucional del Canal Encuentro, un ejemplo de cómo en 2 minutos 34 segundos puede quedar todo dicho, donde lo “bello”, dice su guión, es que la fecha exista en nuestro calendario. Repasa nombres de pioneras (Evita incluida), cita la historia (desde el incendio de la Cotton Textil Factory, pasando por el voto femenino y hasta la visibilización de los femicidios), y la voz de un muchacho pone el moño: “Un día para decir, más que nunca, ¡sí querida!” (bue...).

“El 8 de marzo sigue siendo una fecha de lucha. No sólo salimos a proclamar consignas que tienen que ver con nuestra agenda. Levantamos nuestras voces exigiendo aborto legal, seguro y gratuito, que se respete la Ley de Educación Sexual Integral, que se termine la trata y el tráfico de personas, la violencia hacia las mujeres, los femicidios. Pero también salimos a las calles para exigir el retiro de Monsanto, la protección de nuestra madre tierra, acompañamos en la lucha a los pueblos originarios que siguen siendo masacradxs en democracia al expulsarlxs de sus tierras, para denunciar el militarismo y los golpes de Estado en América latina. Nos cubren banderas multicolores diversas, no nos encasillamos –reconocen las militantes de la Red Nosotras en el Mundo–. Este 8 de marzo lo que sí se nota es la invitación a festejar. Está la marcha, lo tradicional, pero hay mucha fiesta, mucha alegría dando vueltas.” ¡Sí querida!

Algo parecido escribió desde otras pampas la “ciber(h)artivista” Marian Pessah en su blog: “El mundo no va a cambiar el día que las mujeres lleguemos al poder, sino el día que las mujeres tomemos conciencia de que YA estamos en el poder”. Y detalló: “La revolución se hace en las casas, en las camas, en las calles y en las escuelas”.

¿Y en Internet?

–La revolución no se hace en un solo lugar, sino en todas partes y en todo momento. A mí me encanta ver páginas feministas donde hay tantas formas diferentes de luchar.

¿Hacia dónde flamea tanto mensaje en la web?

–¿Si todo esto sirve para algo? No tengo esa respuesta. Puede ser también un tranquilizador de conciencias, como que se está luchando y sólo se comparten cosas que a una le gustan que subieron otras. Muy diferente es tomar actitudes, las calles, las camas, las escuelas. Pero sin los Facebook nuestros de cada día no nos enteraríamos de muchas cosas. Permite ilusionarse y darle al botón participar, como si una pudiera estar en tantos lugares al mismo tiempo.

Vamos entrelanzándonos en una gran lucha, un fuerte abrazo y así, cuando damos un paso suena tan fuerte que todo retumba, todxs se enteran. Y vamos haciendo, viviendo, caminando, habitando otras realidades.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared