las12

Viernes, 8 de marzo de 2013

HUMOR

QUIEN RIE ULTIMO

“Hay muchos hombres malos en el mundo. Tantos como maneras de morir. Y uno a uno merecen el mismo final lento y doloroso. Ha llegado el momento de tu venganza.” La declaración de guerra es amenazante pero aquí nadie va a matar a nadie. Al menos no fuera de los límites del humor negro que ofrece un blog como catarsis a pedido de mujeres heterosexuales. Tretas del débil, mal que les pese a quienes las acusan de violencia de género.

 Por Laura Rosso

El día en que a Laura Torné se le ocurrió la idea de empezar a matar a hombres malos fue un día cualquiera. “Sí –afirma–. Uno de esos días en que no pasa nada en la tele y seguramente mi novio de aquel entonces había hecho evidente un defecto de hombre malo.” Desde entonces, las matanzas en cuestión son pensadas en detalle. Sangrientas masacres donde el rojo es, por supuesto, el color fundamental. Descuartizamientos, utilización de los miembros seccionados para fines instrumentales, cabezas pasadas a degüello, tacos como armas más filosas que los clavos de Cristo. Las razones de la crueldad son siempre hechos reales, anécdotas que circulan de boca en boca, por las redes sociales, por la experiencia personal. Mujeres de todas partes que se sienten con derecho a la ira y que se alivian cuando la ira se convierte en risa. Aquí nadie va a matar a nadie, el grito de guerra es ni más ni menos que complicidad y dibujos, es catarsis. Ese es el punto de partida de Muerte a los hombres malos. Saborear las mieles de la venganza. Buscar gozosamente ese placer de las diosas a sabiendas de que la muerte no es específicamente de ellos sino de aquello que odian en ellos. Aunque las creadoras del sitio declamen: “Los podríamos ver morir mil veces, de mil maneras diferentes, con mil gritos distintos y pidiendo mil perdones. Pero nada salvaría de su destino final a los hombres malos. ¡Muerte a los hombres malos! ¡Vida a sus viudas! ¡Vida a las viudas de los hombres malos!” Ellas son la escritora española Laura Torné y la ilustradora francesa Caroline Selmes.

Laura y Caroline se conocieron en Barcelona en la agencia de publicidad Villarrosás, cuando ambas empezaron a trabajar allí. “Al principio, Caroline no entendía mis bromas, me caracterizo por hablar mucho y muy de prisa. Después de pasar un tiempo viéndonos cada día casi 24 horas, descubrimos que teníamos una misma visión de los hombres; de todo lo divertido que se puede hacer con ellos y lo que no.” Así fue que en la primera persona en la que Laura pensó para ilustrar aquellas escenas de la vida cotidiana fue en Caroline, que nació en Toulouse en el ’82, lleva seis años en España –vive y trabaja en Barcelona–, pero sueña con irse a Londres. “Caroline es una chica dulce e inocente –en apariencia– capaz de destripar brutalmente a todos los hombres del planeta con sus arriesgadas ilustraciones. Ella dijo que sí, y empezamos nuestra masacre.”

En Muerte a los hombres malos es primordial la presencia del humor porque estimula a hacer catarsis, exorcizar malos ratos y sacudir un poco las sábanas. “Simplemente pretendemos divertirnos y divertir a quienes nos siguen mostrando pequeños defectos cotidianos que tienen los hombres y que sufrimos las mujeres que estamos a su lado”, apunta Laura. “El objetivo es nada más que reírnos. Todo viene de situaciones reales, pero siempre le intentamos sacar la gracia”, agrega Caroline.

Cuando este tándem empezó a trabajar en el proyecto, hace un par de años, Caroline vivía en Madrid y Laura en Barcelona. Todo lo hacían por mail: proponían situaciones, opinaban, ajustaban, bocetaban y plasmaban luego las ideas en dibujos. Buscaban juntas la inspiración a pesar de la distancia. “Queríamos hacer un libro con todo eso. Pero por circunstancias de la vida abandonamos un tiempo el proyecto y lo retomamos cuando Caroline volvió a vivir a Barcelona. Hicimos alguna reunión de chicas a modo de estudio de mercado para sacar más ideas, y decidimos lanzarlo en formato de blog. Nos reunimos de vez en cuando en bares o en casa, pero tenemos más bien una relación virtual intensa: estamos hablando todo el día por Facebook y nos repartimos el trabajo: recopilar las sugerencias, contestar los mails, actualizar el blog, Facebook y Twitter, y buscar nuevas situaciones”, enumera la ilustradora.

¿Dónde radica la importancia de este blog en el que se ponen en juego momentos de intimidad de las mujeres?

L. T.: –Tiene la importancia que cada cual le quiera dar. Supongo que por eso hemos recibido críticas, insultos y acoso por parte de algunos hombres. Pero nosotras lo hemos elaborado tan solo dándole importancia a nivel humorístico. Sólo hay que fijarse en los temas que tratamos: que si te llevan a un bar y sales con la ropa y el pelo oliendo a frito, que si no se cambian los calzoncillos cada día, que si se comen tu chocolate para que no engordes... Las situaciones que planteamos no son “problemas” al fin y al cabo. Incluso a veces son defectillos que nos hacen hasta gracia en vez de odiarlos.

¿Hay una especie de sostén afectivo entre las mujeres?

C. S.: –Claro que sí, que a las chicas nos encanta compartir nuestras experiencias unas con otras, opinar de todo y de nada y apoyarnos.

¿Hubo acusaciones de violencia de género?

C. S.:– Sí que hubo, por parte de hombres que no entienden el proyecto, no ven que es todo humor y creen que estamos incitando a la violencia de verdad. Algunos hombres nos denunciaron la página de Facebook, poniéndonos comentarios negativos, diciendo que éramos unas “feminazis” (término que no conocíamos). Otros más locos nos amenazaron. Pero son cosas marginales.

“¡Muerte! es una expresión que utilizo en tono de humor cuando algo no me gusta o alguien dice algo que no me parece bien”, dispara Laura. “Por eso, cuando se me ocurrió sacar a la luz los defectos de los hombres, pensé que la mejor manera de dejar en claro lo que no nos gustaba era utilizando el término ‘¡Muerte!’. Si lo quieres muerto y no vivo es que no te gusta nada. Y ‘hombres malos’ está claro que es para potenciar la absurdidad del proyecto.”

Laura Torné es catalana y trabaja en publicidad desde hace muchos años pero, en verdad, le encantaría ser redactora de Gran Hermano y hacer los guiones de un culebrón venezolano. “Además de seguir matando hombres malos hasta que no quede ninguno, me encanta recorrer el mundo en cuanto tengo unos días de vacaciones, cerca o lejos, me apetece conocer todo lo que desconozco, comer y descubrir nuevos sabores cada día, ir al cine a ver una buena peli y salir imaginándome haber escrito yo ese guión. También me gusta acariciar a perritos, dormir hasta que mi cuerpo no puede más y reír mucho, a todas horas, con mi familia y amigos. Y los hombres. Uno en especial ahora mismo.” Y Caroline, cuando no está dibujando, disfruta también de viajar, bailar salsa, bucear, hacer cerámica, escuchar música antigua, beber vino y pasar tiempo con su novio.

Esta experiencia del blog aporta muy rápidamente un feedback. ¿Qué se manifiesta en esa inmediatez?

L. T.: –Las mujeres tienen ganas de poner en común sus vivencias. Decir “¡a mí también me pasa!” y sentirse identificadas y formar parte de un todo, que no son “raritas” por odiar esas manías o por tener las suyas propias. Y, sobre todo, tienen ganas de reírse de ello con nosotras.

C. S.: –¡Algunos hombres nos escribieron para proponernos su propia muerte! Y esto nos parece muy divertido e interesante. Otros, como ya hemos dicho, nos han insultado e incluso acosado. ¿Hombres malos que se han visto heridos realmente? Quizá. La mayoría de las chicas que nos escriben lo hacen con humor, se ríen de las situaciones. Nos sorprendió que algunas mujeres nos escribían para desahogarse, contándonos toda su vida, cosas muy tristes a veces. Realmente hay cosas de las que no nos podemos reír. Las cosas graves no son divertidas. Los hombres malos de verdad no son divertidos.

¿Cuánto pesa la tradición de una cultura patriarcal y machista en todo este asunto?

C. S.: –Los más machistas son los que se ofenden porque ven herido su orgullo de hombre. Los mismos que nos critican y nos envían mensajes diciendo “voy a matarte a pollazos hasta que vengas a fregarme el suelo de casa, puta”. Después están los que se escudan con “si esto lo hicieran los hombres contra las mujeres ya estarían en la cárcel”. Otros se ven igualmente heridos, pero lo demuestran de una manera más sutil. Si lo hiciera un hombre, yo lo entendería igual.

¿Se reproducen las relaciones de poder que se dan en la sociedad?

L. T.: –Precisamente por eso se han enfadado algunos hombres. No soportan que las mujeres les digan qué hacen mal porque creen que ellos siempre lo hacen todo mejor. Y menos que se lo digan tan abiertamente y a través de las redes sociales, que hoy en día es la manera de llegar a más gente.

Mátalos tú también
Las chicas proponen contar a quién odias y por qué para ilustrar algunos de los casos que les lleguen. Para que todo el mundo se entere. Incluso él.
Se puede escribir a [email protected]
Blog: http://muertealoshombresmalos.wordpress.com/

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared