las12

Viernes, 8 de marzo de 2013

ESCENAS I

EL SEXO EN TIEMPOS DE FACEBOOK

En Una mina que no acabó, la comediante Valeria André aborda los mandatos sociales en cuanto al sexo, al género, a lo que es sexy o a lo que las mujeres creen que deben hacer para sentir que “cumplen” o son “exitosas” con su sexualidad.

 Por Sonia Jaroslavsky

Valeria André resume su trabajo en “lo invisible, aquellos hilos que no vemos pero nos mueven, eso que está detrás de la frase que repetís sin pensar, el metamensaje que viene adherido a mucho de lo que copiamos y/o reproducimos, a veces con y otras sin conciencia”. El interés de la actriz por la temática de género en sus espectáculos comenzó cuando daba sus primeros pasos en el stand up y se preguntaba sobre las cosas que no entendía o los problemas con los que se enfrentaba, como el encuentro en la era de las redes sociales. Así fue que surgió la sexualidad como uno de los más profundos y representativos. “Desde mi punto de vista, abordar estos temas desde lo actoral nos permite leer una serie de ideologías muy profundas. Por eso empecé a trabajar sobre aquellas cosas en las que en las mujeres siguen perpetuando el machismo. Este es el eje que me interesa. Investigo para mis personajes o monólogos todo lo que aparezca referido al machismo y sus ramificaciones o sus ramificaciones invisibilizadas (costumbres, galanteos), además de la historia, leyendas o los dichos de los medios de comunicación”, dice.

El espectáculo se estructura con dos monólogos de stand up que tratan la temática de la sexualidad y además incursiona con dos personajes: “La escritora de libros de autoayuda para parejas” y “La malcogida”, una mujer que va a un grupo de terapia a plantear su problema de no llegar al orgasmo.

Con el monólogo “La educación sexual”, la actriz aborda los vericuetos de instruir en la sexualidad a adolescentes y jóvenes, y juega con las excusas que los chicos esgrimen para no usar preservativo. Con su segundo monólogo, “El orgasmo femenino”, surge un interesante y desopilante recorrido que retrata el vínculo que tuvo la mujer y su clítoris a lo largo de la historia y linkea a las brujas con las carreras espaciales, “porque en la Edad Media las brujas ya volaban de placer y llegaban a ver las estrellas”, dice allí.

“La escritora de libros de autoayuda para parejas” surgió como una parodia a ciertas teorías empresariales “que se disfrazan de corderitos pacíficos para disimular el ataque”. Con este personaje involucra al público, buscando parejas que deseen contar algo que no les guste del otro u otra para después hacer un pacto por una semana de “no joder con eso que molesta”.

Para André, provocar la risa no sólo da placer sino que también pone en juego una función social. Propone al público que puedan subirse al viaje que ella convoca y dice que lo mejor que se lleva de sus espectáculos es cuando el público se abre: “Hay algo muy íntimo en de qué y cómo uno se ríe, porque la risa surge por identificación y el humor puede decirnos mucho de una persona. Me resulta muy gratificante vivir y compartir ese momento”.

Para el cierre, el personaje de “La malcogida”: una mujer que va al grupo de terapia para intentar solucionar su problema de no llegar al orgasmo: “Le tengo mucho cariño porque para mí representa a la mujer profesional, inteligente, que frente a problemas de índole privado en la alcoba da por supuesto que son sólo de su responsabilidad y toma todas las acciones del caso, toda la responsabilidad y la culpa, sufriendo en soledad un tremendo estrés”.

Una mina que no acabó. Viernes 23, a las 15. The Cavern Buenos Aires. Paseo La Plaza. Av. Corrientes 1660. Reservas: 6320-5361. Entradas: $ 50.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared