las12

Viernes, 6 de diciembre de 2013

ESCENAS

Verdad y complot

De dos que se encuentran y caminan juntos hasta el fin se trata Luba, la última puesta de Magdalena Yomha.

 Por Sonia Jaroslavsky

A partir del cuento “Nombre falso”, de Ricardo Piglia, la directora y dramaturga Magdalena Yomha, y en la misma línea de sus proyectos anteriores (Saga, La siesta o Pléyades), investiga sobre los mecanismos de adaptación de textos literarios a textos dramáticos. Al decir de ella, porque busca una dialéctica entre el texto y la actuación. El mismo Piglia dice “un escritor es alguien que traiciona lo que lee, que se desvía y ficcionaliza”.

“Nombre falso” es un cuento dividido en dos partes: la primera narra la búsqueda de un cuento inédito de Roberto Arlt; la segunda es el borrador del cuento buscado, “Luba”. Piglia elige personajes arquetípicos de dicho universo, como lo son la mujer fácil y el anarquista. En la puesta, Yomha decide particularizarlos: ella/Luba (María Zubiri) deviene en inmigrante polaca, que llega en barco con la promesa de una nueva vida y, engañada, cae en una red de prostitución; él/Correa (Leonardo Murúa) se transforma en un apasionado indómito del teatro, que se asocia con un viejo compañero tramoyista y organizan una célula revolucionaria (motivo clave de la narrativa arltiana: verdad y complot) que atenta contra las salas teatrales dominantes, para devolverle al teatro su primitivo destino, restituirle su aspecto religioso y metafísico, reconciliarlo con el universo. “El interés en enfocarlo de este modo –explica la dramaturga, clown y directora– deriva de ciertas sensaciones o preocupaciones con el espacio de la actuación y el lugar del actor que no es exitoso en la sociedad. Una manera de confrontar desde lo teatral ciertas formas sociales del uso de nuestra alquimia.” La forma de hablar de Correa y Luba les permite crear un conglomerado de jergas (compuesta por fragmentos de textos de Artaud, Cocteau, Kantor, Shakespeare): jirones de lenguas contenidos por un discurso marginal de voces desprestigiadas.

Luba comienza cuando el último atentado de Correa y Gaetano es frustrado por la policía. Nuestro protagonista, tras ser perseguido, logra escapar, habiendo perdido a su compañero, y recurre al único lugar donde sabe que encontrará una salida: el prostíbulo de la calle Caimanes, en busca de Luba. Cercado, se encierra junto a ella en su habitación del burdel, impulsado por la certeza de encontrar un pasadizo secreto, un umbral al que accederá con Luba, por Luba o a través de ella, y así lograr escapar de quienes lo persiguen. El punto de mayor encuentro es su devota fascinación por los textos de Romeo y Julieta. Explorando una analogía entre las parejas protagonistas (Romeo/Julieta, Correa/Luba) se abre un paréntesis en la obra cuando los personajes, antítesis de los clásicos, se adueñan de esos textos.

Luba llegó a la Argentina bajo el engaño de un maravilloso futuro y pocos días después empezó su trabajo en el prostíbulo. “Desde hace varios años me convertí en mujer de prostíbulo, las que no se cansan de lamer sangre, saliva, semen, sangre, saliva, semen. A veces me siento demasiado sola incluso para suicidarme.” Estos personajes se ven encerrados en una habitación con un otro, extraño, que los obliga a revelarse y enfrentarse con sus límites. Sin embargo en algún sitio tendrá que haber una grieta, invisible para ellos, que les dará la sensación de aire fresco. “Son dos personas que están indisoluble y dolorosamente unidas y, al mismo tiempo, el encuentro los redime. Y cuando esto sucede Luba entiende y dice: Usted y yo jamás seríamos dos extraños. Usted y yo... deberíamos casarnos en este mismo instante. En mí obra, Correa llega al burdel buscando su salvación. Luba acepta a Correa porque sabe que se va a morir en ese prostíbulo”, cierra Yomha.

Funciones: viernes, a las 21. El Camarín de las Musas. Mario Bravo 960. Reservas: 4862-0655.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared