las12

Viernes, 28 de febrero de 2014

MULTIMEDIA

Sonoridad Amarilla

El gran desfile, la película muda de 1925 dirigida y escrita por King Vidor, se proyecta junto a la ejecución de un original y valioso sound track en vivo a cargo de Carmen Baliero.

 Por Rosario Bléfari

El director de El gran desfile, King Vidor, recibió del ejército diez rollos de documentos fílmicos de la Primera Guerra Mundial. Con ellos y con escenas filmadas en estudio construyó su película, uno de los hitos del cine mudo donde se entrelazan con maestría las imágenes documentales y las escenas de ficción. El hijo de una familia acomodada se alista en el ejército para luchar en la Primera Guerra Mundial. Allí ampliará su mundo y hasta descubrirá el amor en medio de los bombardeos, mientras la crudeza de la guerra cambiará su visión de joven americano, iluso y sin mayores problemas, y lo hará perder el fervor patriótico ante los miserables motivos que buscan justificar la muerte y el horror.

Mientras tanto, cien años después, en vivo, con piano, violín y algunas cosas sonadoras más, Carmen Baliero, la compositora que sabe llevar con soltura y firmeza las riendas de lo experimental y lo popular sin que resulte un esfuerzo, va abriendo el silencio de las imágenes, el ambiente y el relato. Esto es algo que le resulta muy familiar, su música sabe mucho del lenguaje escénico y dramático. Baliero ha compuesto la música de más de una veintena de obras dirigidas por Audivert, Cosse, León, Suardi, Kartun, Yusem, Bartis, entre otros. Y como seguramente tiene muchas cosas que decir sobre la música compuesta para teatro y cine, está escribiendo un libro al respecto. Además, tiene editados cinco discos propios, el último Te Mataría, en el 2007, y este año espera presentar a su sucesor, que contendrá La Centésima del Alma, de Violeta Parra, obra poética de seiscientos versos que Parra escribió de un tirón a pedido de su hermano Nicanor Parra y a la que Baliero le puso música.

La película sobre la guerra de Vidor está allí, muda, pero una mujer, un piano y los elementos que en esta ocasión Baliero secuestró para convertir en instrumentos musicales intervienen para darle un presente vivo a la imagen blanco y negro y a las actuaciones que demoran en su silencio los gestos acentuando las intenciones con cejas y el cuerpo todo. Baliero se vuelve bailarina para realizar esa gran coreografía que le demanda el ritmo de las escenas y su propia elección de timbres y sonoridades diversas, así la veremos estirarse y plegarse sucesivamente para llegar a tiempo y que se produzca ese sincro que el primer cine no pudo dejar grabado. Sigue Baliero la partitura que construyó cuando estudió la película minuto a minuto. No improvisa, ella es una atenta creadora de estados que usó el patrón de la película como partitura temporal. Los largos tiempos dramáticos son sostenidos en el paralelismo del ambiente sonoro que crea sola, dejando también que el silencio, en algunos momentos claves, haga su trabajo. Todos los movimientos que necesitó secuenciar para hacer sonar todo lo que quería que sonase en cada momento resultó una técnica nueva, una técnica que tuvo que inventar para poder realizar todo con fluidez. Baliero es una inventora de técnicas que surgen de la necesidad que sus deseos le originan. Así pueden ustedes asistir a varias obras a la vez: la fílmica, centenaria ya, la sonora, viva y presente mitad expresiva ejecución y mitad meditada construcción.

The Big Parade (El gran desfile), 141 minutos. Protagonizada por John Gilbert, Renée Adorée, Claire Adams, Karl Dane, Robert Ober y Tom O’Brien.

Los jueves a las 21.30 en No Avestruz, Humboldt 1857, CABA. Continúa todo el mes de marzo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.