las12

Viernes, 6 de junio de 2014

MUSICA

Vértigo

La cantante Barbarita Palacios está por lanzar su primer disco solista con la producción de Gustavo Santaolalla y canciones que mezclan folklore, rock y electrónica.

 Por Silvina Herrera

Llega desde Escobar un sábado a la tarde, porque decidió dejar la energía de la ciudad y mudarse con su familia a una casa con chimenea, en un barrio con árboles, vista al cielo y serenidad. Barbarita Palacios está por editar su primer disco solista, que se encuentra en proceso de mezcla en Los Angeles y cuenta con la producción de Gustavo Santaolalla y Daniel Martin. “En este disco me abrí a la electrónica, y a un sonido más pop, tengo mucho grunge, pero quería probar otras cosas. Desde las letras, son canciones de mujeres despechadas, esa especie de lucha eterna. El enojo demuestra una reacción a algo que pasa. Yo hago el ejercicio de escucharlas desde afuera, y son canciones escritas por una mujer de esta cultura, muchas veces machista”, explica la cantante que hace diez años formaba parte del grupo Semilla, una banda que ya fusionaba folklore con un rock más potente. La marca de identidad de su música es esa fusión de estilos poco habitual para el sonido local, sin temerle al híbrido ni a una recepción que a veces puede resultar adversa. Considera que “es difícil trabajar desde un género musical que no existe. La gente está más abierta, pero a cosas como el folklore latinoamericano, la onda de la cumbia electrónica. Lo mío no es tan bailable”.

La cantante también participa con Sofía Viola en Las Huevas Son Estas y forma parte del proyecto Trenzadas, junto con Charo Bogarin y Mariana Baraj, en el que canta canciones de otros pero desde el punto de vista de una mujer, como “María del Campo” de León Gieco con una letra que dice “no se necesita tener las manos blandas para ser mujer”. El primer disco de ella como solista está producido por Santaolalla, un nombre que le sumará para la difusión pero también desde el aprendizaje artístico. “Gustavo es mi cuñado. Un día uno de mis trabajos le gustó, que fue Semilla. Lo admiro y respeto y trabajar con él es un lujo increíble. Bob Dylan decía que para tener 10 canciones buenas hay que tener 100. Gustavo me pidió muchas canciones para poder elegir algunas para el disco, hice demos de 40 temas, entre míos y covers. Yo le debo una gran formación como artista. Hay que hacer todo lo que una tiene ganas de hacer. Me sirve ver qué hice hasta ahora, cómo cambié. Estoy muy contenta, porque a esta altura estoy relajada hasta con las cosas que no me gustan”, asegura. “Atrás” y “Espejos rotos” son algunas de las canciones que quedaron en el álbum, con un sonido pop, ganchero y climático.

Se llama Bárbara, pero siempre le dijeron Barbarita, y el diminutivo quedó también como en un juego que se relaciona con Margarita Palacios, una cantora que admira. Además de dedicar sus días enteramente a la música, entre los ensayos para los shows y las clases de canto, se ocupa de su hijo de 13 años que ya es músico y la acompaña en su carrera. “Es tercera generación de músicos, es como el circo, estamos todos juntos. Pero él tiene su vida de niño. Lucero tuvo una persona que lo cuidó de chiquito que fue muy importante para toda la familia. Se fue dando todo gradualmente. El me va a ver si tiene ganas y opina sobre los recitales, es tremendo. Ya va a salir a tocar con la madre. Tiene la obsesión de la música. Escucha mucha electrónica potente, mucho metal, por identificación con el padre, Camilo Carabajal”, cuenta. Barbarita compone sus propias canciones y afirma que aunque no es lo más común la maternidad y el rock pueden convivir sin estridencias: “Es difícil ser madre y hacer cualquier cosa que hagas con pasión. Hay que ser madre y hacer lo que nos gusta, porque si no nos perdemos gran parte de la vida. Hay que ver cómo, porque no es fácil, pero hacerlo”.

Mañana se presenta a las 19 en la Casa del Bicentenario, gratis, en el ciclo Leonardo Favio.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Catalina Bartolomé
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.