las12

Viernes, 6 de junio de 2014

EXPERIENCIAS

La trama real

La diseñadora rosarina Marina Gryciuk eligió una campaña distinta para difundir su colección Invierno 2014, a la que le puso Género Femenino.

 Por Sonia Tessa

En las fotos se ve a tres mujeres con nombre propio. La concejala Norma López, la psicóloga Mariela Mangiaterra y la locutora Patricia Di Bert, vestidas por la autora, que sonríen desde las imágenes tomadas por Gustavo Goñi. Ellas juegan a ser modelos y a la vez abren el juego de las destinatarias de la indumentaria. Lanzada por Facebook, la campaña tuvo un efecto inmediato: muchas mujeres –y también hombres– se comunicaron con la diseñadora para felicitarla.

“Hace un tiempo que venía sintiéndome incómoda con las campañas que hacía, con la elección de la modelo. Mi ropa cada vez se va poniendo más usable, muy sincera, pensada para una mujer que sale a la calle, que labura, que pasa el día afuera, que necesita estar bien. No me gusta hacer ropa para disfrazar a la gente, porque el diseño ‘de autor’ tiene un poco de eso, de plantear ropa que es imposible de usar. Y eso me parece una falta de respeto al cuerpo y a la persona”, dispara Marina Gryciuk sobre las razones que la condujeron a esta campaña. “En este caso elegí a Norma, Patricia y Mariela, como otras mujeres con las que me relaciono, que son muy valiosas, la pelean y la sufren. Que trascienden. Y me parece que mi trabajo me pone también en un lugar de responsabilidad. No puedo elegir la modelo de 18 y hacer ropa para mujeres de 50 o de 40 que tienen una identidad. La modelo en general tiene otra identidad, traída desde un gusto instaurado, desde un lugar de poder de la belleza que yo me quiero correr.”

Norma López es periodista y actualmente concejala del Frente para la Victoria. Fue la más difícil de convencer porque, aunque hace tiempo que se viste con ropa de diseñadores locales, no quería quedar ligada a lo fashion. Finalmente apostó. También Patricia Di Bert, licenciada en Comunicación Social, voz oficial del gobierno de la provincia de Santa Fe, estudió con Marina. Mariela Mangiaterra es psicóloga y ludotecaria, trabaja en la construcción de juguetes y conoce a la diseñadora a partir de una tarea conjunta en el centro cultural El Obrador, en el barrio de la comunidad qom, en el sudoeste de Rosario.

“Su instancia de exposición pública me parecía interesante. Son tres mujeres que no son hijas de nadie, lograron un lugar profesional desde su trabajo, su persistencia y su crecimiento. Me siento muy identificada con ellas, las elegí por eso”, dice, poniendo palabras a todo lo que pasó por su cabeza cuando decidió lanzar su colección de invierno. Y después de pensar unos segundos, agrega: “Es la identificación y cierta forma de homenaje a mujeres que no por su imagen sino por su trabajo lograron trascender públicamente”.

Antes que diseñadora de indumentaria, Marina es artista plástica. “Hace unos seis años comencé a producir ropa para usar, no ya como arte o performance”, rememora. La semana pasada, el trabajo de Marina llegó a Puro Diseño en dos de sus facetas. Por un lado llevó su campaña Invierno 14 y por el otro, Qomi, la línea de cestería que realiza en el centro cultural El Obrador, de la Municipalidad de Rosario, con la comunidad qom. Qomi significa “muchos” y también “nosotros”. “Los cestos están hechos desde la técnica del tejido de cestería qom, ellos lo vienen haciendo originalmente con el vegetal que recolectaban en su contexto, que es el Chaco o el norte de la provincia de Santa Fe. Cuando llegaron acá, lo empezaron a hacer en pet, que es la botella cortada, y a partir de mi trabajo en el taller de El Roperito, donde trabajamos en arte textil, se me ocurre que si se podía tejer en el pet estaría bueno probarlo en tela, que recuperamos de fábricas de ropa”, cuenta.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.