las12

Viernes, 12 de septiembre de 2014

La verdad, nada más que la verdad

VIOLENCIAS El último 22 de agosto la tapa de este suplemento daba cuenta de la desaparición de dos mellizos recién nacidos. Su mamá, Liliana Montenegro, acusó a dos parejas poderosas de la zona sojera de Santa Fe, donde viven quienes se defendieron diciendo que ella había prometido entregárselos pero después les dijo que habían nacido muertos. Las parejas fueron imputadas pero están en libertad y su estrategia de defensa fue intentar convertir a Montenegro en una fabuladora que mintió sobre su embarazo y parto. Después de cinco pericias médicas, se confirmó que los bebés nacieron por vía vaginal. A dos meses de ese momento, nadie sabe dónde están.

 Por Sonia Tessa

Tras denunciar el robo de los mellizos que dio a luz el 13 de julio pasado, en la clínica Julián Moreno de Casilda, Liliana Montenegro debió pasar por cinco peritajes, por la duda que los imputados –y otros sectores del poder– sembraron sobre la víctima. El viernes 29 de agosto la llevaron al Tribunal Superior N° 1 de Córdoba para confirmar que Liliana estuvo embarazada y dio a luz por vía vaginal. Aurora Alexia y Valentín Alejandro –tales los nombres elegidos por la madre– siguen desaparecidos, a punto de cumplir dos meses de vida. Las fiscales Marianela Luna y Lorena Aronne lo daban por probado, pero la presión mediática y social fue intensa.

Que Liliana mentía lo dijeron, lo sugirieron y lo dieron a entender el intendente de Zavalla, Ignacio Mujica; la presidenta del centro de salud de esa localidad, Patricia Camia; el médico Dante Binner –hermano del ex gobernador, mencionado por la denunciante–, el abogado de los imputados, Fausto Yrure. La primera reacción de todos ellos fue poner en duda la palabra de esta mujer que vive en el barrio más alejado de Zavalla, en una casa pequeña, con paredes de ladrillos huecos, techos de chapa y pisos de tierra. Hay también dos ventanas tapadas con cemento. Liliana cuenta que eso fue obra del intendente, cuando se enojó con ella.

Casilda y Zavalla quedan muy cerca, sobre la ruta 33, a unos 50 kilómetros de Rosario. Casilda es más grande, tiene unos 35 mil habitantes. En Zavalla no llegan a 5 mil. Los dos pueblos están marcados por la pujanza sojera. Son sociedades donde “todos” se conocen. Tras analizar distintas pruebas y realizar cuatro allanamientos, las fiscales imputaron a dos hermanas y sus parejas por sustracción, retención y ocultamiento de menores. Andrea y Mariana N. junto a Germán S. y Luis J. Andrea y Germán son dueños de una empresa de emergencias médicas, una funeraria y un cementerio privado. Durante la reconstrucción de los hechos que se realizó el miércoles, todavía algunos periodistas locales ponían en duda la palabra de la víctima. Las razones eran diversas. Es que conocen a los imputados, que además pautan publicidad en los medios de allá.

“Acá hay una cuestión muy clara que entrecruza género y clase. La estigmatizan a Liliana Montenegro por ser mujer y pobre. Por lo tanto, su palabra es menos valorada que la de los imputados, que en este caso son dos matrimonios con poder económico, muy relacionados al poder político, económico y social de Casilda. Si bien hay dos mujeres, son poderosas, y sus abogados son varones, su palabra tiene un mayor valor. Liliana está muy sola, no tiene apoyo ni del gobierno provincial ni tiene un abogado particular. Incluso, el Centro de Acceso a la Justicia provincial se negó a constituirse como querellante”, subrayó Lucila Puyol, abogada de HIJOS de Santa Fe, que presentó una denuncia ante la Justicia federal porque entienden que el caso puede tomar ribetes interjurisdiccionales. De hecho, los bebés se buscaron en Mar del Plata, en Tucumán (donde vive la familia de Liliana) y en Federación, en Entre Ríos, siempre con resultados negativos.

Mientras tanto, las fiscales piden medidas de prueba a diario y aseguran que, así como han demostrado su valor ante la presencia de personas influyentes involucradas, harán avanzar la investigación lo que haga falta. “No vamos a bajar los brazos, cualquiera sea la persona que tengamos enfrente”, prometió Aronne a Rosariol12, el suplemento local de Páginal12.

La desaparición de dos bebés se mete en la Argentina en un territorio sensible de la historia reciente. Así lo argumentaron las fiscales en la audiencia de apelación de la prisión domiciliaria, con salidas laborales, para los imputados. “Nosotros entendemos que el delito de sustracción de menores es continuado, de máxima gravedad, que roza con un delito de lesa humanidad. Estamos hablando de un delito de sustracción y retención de menores de edad, es decir con una pena altísima (de 5 a 15 años) que se puede prever, de ejecución efectiva”, planteó Luna para argumentar que los imputados debían ir presos. La tan mentada selectividad del sistema penal volvió a hacer de las suyas. La camarista Carina Lurati consideró –como ya lo había hecho la jueza de Casilda, Mariel Minetti–, que no había riesgo de fuga ni peligrosidad procesal y, por ende, los imputados siguen en su casa.

Puyol rememoró que la primera estrategia defensiva fue acusar a Liliana Montenegro de mitómana, y decir que no había estado embarazada. Ahora, los que consideran que la pareja acusada es la “verdadera” víctima arguyen que Liliana les “prometió” los bebés. “Lo hacen para distraer el foco de la cuestión central, que es la sustracción y la desaparición de los mellizos”, apuntó Puyol. “Igualan la voz de la víctima, a quien le arrancaron los niños, que no se entiende por qué mentiría; con los imputados y sus defensores que por el mismo derecho de defensa no están obligados a decir la verdad, pueden negarse a declarar, no tienen obligación de declarar en su contra, pueden engañar, tergiversar los hechos y no tendrán consecuencias penales porque es parte de su derecho a la defensa”, concluyó la abogada de HIJOS, que acompaña a Liliana Montenegro en su búsqueda de los mellizos, junto a la ONG Infancia Robada, de la religiosa Martha Pelloni, que en Santa Fe representa Liliana Loyola.

Liliana Montenegro pasó por cinco exámenes, el 18, 23 y 31 de julio y el 4 y 29 de agosto. Médicos forenses de otra jurisdicción determinaron que estuvo embarazada, tuvo un parto por vía vaginal y que no fabula, ya que también le hicieron exámenes psiquiátricos. “Me siento indignada, ultrajada”, dijo Montenegro a una radio rosarina. Puyol tiene larga trayectoria en derechos humanos y especialmente, de las mujeres. “Es una constante en cuestiones de género, siempre se cuestiona la palabra de las mujeres víctimas, ya sea de violaciones o cualquier tipo de violencia, y se distrae el eje a qué habrán hecho, qué no habrán dicho, qué habrán permitido que otros hagan”, reflexionó la abogada. Mientras tanto, los mellizos cumplen mañana dos meses lejos de su mamá.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.