las12

Viernes, 24 de julio de 2015

FOTOGRAFíA

Luz enriquecida

Iluminaciones recoge imágenes tomadas por mujeres privadas de su libertad en el marco de un taller de fotografía estenopeica en la cárcel de Ezeiza.

 Por Natalia Laube

En la mayoría de las fotos no hay rejas, o casi no las hay en primer plano. En la vida de sus autoras, los barrotes son mucho más que un fondo anecdótico, pero la fotografía –a pesar de cargar con el mandato de ser un “arte real” por su necesario contacto con los objetos retratados– siempre permite correrse del foco más evidente. Así parecen entenderlo las profesoras de Luz en la piel, el taller de fotografía que se dicta desde hace siete años en la cárcel de mujeres de Ezeiza; de esta manera también lo interpretaron las 28 mujeres que fueron partícipes de la actividad durante 2013 y 2014 y tomaron las imágenes que ahora forman parte de Iluminaciones, la exposición que acaba de inaugurarse en el Centro Cultural Haroldo Conti y del libro que muy pronto podrá conseguirse a través del sitio de Yo no fui (yonofui.org.ar), la asociación civil que lleva adelante este y otros proyectos en el penal.

Lo que sí hay en las fotos son mujeres (una que duerme sobre la ropita de su hijo, otra que muestra su panza de embarazada descubierta, hermosa y a punto de explotar, un grupo de otras tres charlando), una beba mirando el cielo a través del enrejado, un teléfono público, una virgencita, objetos de la vida cotidiana, otro cielo más rosado, un cuarto lleno de juguetes para chicxs. Para la muestra, producida en conjunto por Yo no fui y el Conti, las talleristas pudieron –por primera vez– capturar imágenes en distintas áreas del penal que nunca antes habían estado autorizadas a fotografiar: el jardín de infantes, el patio del gimnasio y los pabellones. Y acompañaron las fotos con epígrafes que les ponen palabras a sus angustias y pensamientos cotidianos.

El taller de fotografía de Yo no fui funciona desde 2008. Cuando, un año después del arranque, se sumó Alejandra Marín, se incorporó junto a ella la técnica estenopeica, un método artesanal que convierte cualquier cajita de fósforos o recipiente viejo en un potencial instrumento para sacar fotos. Todas las imágenes de Iluminaciones se tomaron con cámaras hechas por las propias talleristas, lo que les otorga esa profundidad de campo infinita, la apariencia desenfocada y ese tono desvaído que ni el usuario más experto de Instagram podría lograr con filtros digitales. Liliana Cabrera (poeta, expositora en la muestra y actual docente de Yo no fui) armó su primera cámara estenopeica en 2009 con un recipiente de dulce de leche y siguió participando del taller hasta que salió en libertad. “Las primeras fotos que saqué fueron de objetos que se encontraban dentro de la biblioteca de la Unidad 31: el termo, el mate, ese tipo de cosas. Después me interesaron los retratos, los autorretratos y los ángulos contrapicados. A medida que iban pasando las clases, la profesora nos fue dando disparadores y eso, al igual que en la escritura, resultó efectivo para ir encontrando la propia creatividad. Recuerdo la foto que le saqué a una compañera con un cigarrillo en la boca, muy al estilo James Dean: para sacarla había pensado en el ángulo, en la posición de su cabeza, en alejar la cámara o acercarla, en la mano de una tercera compañera prendiendo el encendedor... en todo.”

En las clases, por las que ya pasaron más de cien mujeres, las participantes aprendieron no sólo a armar sus propias camaritas sino a construir una mirada personal. “Trabajar en el penal tiene muchas limitaciones en cuanto al espacio en el que trabajamos y en cuanto a las temáticas que nos permiten retratar”, cuenta Marín. “A pesar de esto, siempre me sorprendió la diversidad de imágenes que obtienen: una a veces se queja que ya no sabe a qué sacarle fotos y ellas lograban transformar un patio de cinco metros por siete, resignificarlo y mostrarme cosas nuevas clase a clase.”

Iluminaciones. Fotografía en la cárcel de mujeres se puede ver en el Centro Cultural Haroldo Conti (Espacio para la Memoria, ex ESMA) de martes a viernes de 12 a 21 y los sábados y domingos de 11 a 21. Entrada libre y gratuita.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.