las12

Viernes, 24 de julio de 2015

PERFILES

La liga de la justicia

Patricia Gordon

 Por Sonia Tessa

El martes, cuando esperaba con ansiedad la sentencia, Patricia Gordon estuvo dividida entre sus ganas de estar con sus compañerxs de En Red, en la manifestación que cortó la calle Colón de Mar del Plata, o quedarse en la sala de audiencias donde la Justicia condenó a 35 años de prisión efectiva a Claudio Napolitano por siete violaciones cometidas entre 2009 y 2013. Patricia, que es psicóloga y preside la ONG En Red, estuvo allí para asistir a las denunciantes. “Fui mucho más útil estando arriba, porque mientras se leía la sentencia se desvaneció Maira, y la fiscal me dijo que la acompañara. Entré con Maira al cuartito de al lado y se desvaneció Macarena, abrí la puerta y entró Karen, otra chica, llorando, entonces yo comprendí que tenía que estar ahí”, relata Patricia, todavía emocionada, la mañana siguiente.

Patricia fundó En Red en 2012, junto a otras tres personas. Crecieron y hoy son 30 profesionales que brindan asistencia transdisciplinaria a personas que han sufrido abusos sexuales, violencia machista, trata o explotación sexual. Hay abogadxs, psicólogxs, psicólogxs sociales, trabajadores sociales, nutricionistas, docentes y también quienes acercan sus propuestas artísticas. Hacen asistencia integral pero no se olvidan de la calle, siempre para reclamar la ampliación de derechos. Van a Tribunales, persisten en la denuncia de las prácticas patriarcales en instituciones. Así, dieron el puntapié inicial para la marcha Ni Una Menos en Mar del Plata.

Psicóloga, Patricia empezó a estudiar en 1986, cuando se reabrió la carrera que había sido cerrada por la dictadura en la Universidad de Mar del Plata. Cuando tenía 15 años, Patricia encontró el libro Escuela para Padres, de Eva Giberti, y supo qué quería estudiar. Su residencia de pregrado fue en un centro que atendía a víctimas de violencia familiar y ya nunca dejó de perfeccionarse. Su primer paciente fue una víctima de abuso sexual infantil, uno de los temas que la desvelan.

En la causa de Napolitano, Patricia acompañó a las chicas que habían sufrido las violaciones. Para ella, la sentencia fue reconfortante “por la reparación de las mujeres que están sobreviviendo a todo ese dolor. Hay dos momentos, cuando la Justicia benefició al agresor (Napolitano había violado en los años ’90, pero quedó libre en 2003 por la ley del dos por uno), que salió y siguió violando. El se convirtió en ese momento en un beneficiario de la impunidad y en este momento era muy importante para ellas saber que la Justicia iba a tomar otro camino”.

Desde su experiencia, Patricia sabe que “la mayoría de las veces” el sistema judicial muestra su cara más hostil. “Muchas veces se dice que la psicóloga tiene que abstenerse. Yo creo que, al contrario, hay que implicarse. La Red para mí es un punto de llegada profesional y personal, donde confluyen estas ganas de luchar contra la injusticia.”

A Patricia la reconfortó saber que Napolitano no será liberado hasta que cumpla 80 años. “Estaba feliz porque se había demostrado la importancia del trabajo colectivo”, dice Patricia, que este año cumple 50 y se enorgullece de ver a las más jóvenes de En Red que se movilizan, forman una comisión de militancia, en un diálogo entre la calle y el consultorio.

“Me desperté con emociones y sentimientos encontrados. Alegre por lo que se logró y, a la vez, pienso que estas condenas no suceden cuando los abusos sexuales son hacia niños. La sentencia, que estuvo muy buena en los argumentos, se enfoca hacia la materialidad de los hechos. En este caso estaba en el cuerpo de las mujeres con sus heridas, por los rastros de semen. Pero qué pasa cuando esta materialidad no está presente. Esto deja el sabor amargo de que nos falta mucho por avanzar para demostrar que también los niños y las niñas dicen su verdad.”

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.