las12

Viernes, 13 de mayo de 2005

CONSEJITOS DE MARU BON BON

Sepa por qué los imposibles se derrumban en algunas refriegas

Viernes otra vez, mis adorables retozones/zonas! ¡juntos/as y no revueltas/os, porque una cosa es unirse y muy otra es perderse, amiguete/ta/s! Hoy estamos aquí reunidos/as, entonces, para ocuparnos de echar por tierra eso de no puedo, es imposible, por aquí no y otras sandeces que se dicen a las apuradas y sin pensar que pocas cosas quedan que la paciencia y el lubricante no permitan. Pero, desde ya, todo/a tiene su técnica, maña, artilugio y/o mecanismo secreto para el cual se necesitan instrucciones, o al menos un poco de creatividad. Veamos.

1. Si salió es porque entra: Cada cual sabrá a qué aplicar esta máxima que vale para personas de cualquier sexo, género o tránsito entre. Todas, todos, todis hemos visto alguna vez, con agradable sorpresa, lo que nuestro cuerpo es capaz de producir e incluso de eyectar. ¿Y cuál es el secreto para que los canales cuelguen sus barreras y dejen que todo pase? Pues un permiso amable, tan amable que antes de ser formulado incluso parezca una necesidad imperiosa abrir/se y que se llene lo que se tiene que llenar.

2. Todo lo que sube baja: Y no es ninguna tragedia, amiguitos y tas también. Porque no son ellos los únicos que padecen los bruscos derrapes de aquello/a que nos gustaría erguido/a. La vida es así, tiene altibajos, que si no, nos daría vértigo. Así que, queridísimos/as apelen a otros recursos que para algo tienen sus dos manitas que si faltan siempre se pueden pedir prestadas.

3. No hay mal que dure cien años: Ni cuerpo que lo aguante. Así, amiguete/ta/s, si empezaron frotándose cual piedra pómez sobre un callo bien pueden corregir el rumbo a mitad de camino. ¡Deténgase! ¡Por más que se apure, que intente percutar cual martillo neumático sepa que cuando no va, no va! Pero como dijimos al principio, nada es imposible, sólo hay que detenerse, mirar (sí, mirar, que mirando las ideas acuden) ¡y volver a empezar!

4. Si ya lo hizo una vez, tarde o temprano lo repetirá: ¿Que Ud. no logra el mismo éxtasis en soledad que con buena/mala compañía? ¿Que nadie mejor que Ud para accionar ESE botón que descarga su goce? ¿Que el/lla no tiene sensibilidad para la sacudida y lo usa a Ud. de palanca de cambio? Amigo, amiga, si Ud. lo hizo en soledad, bien puede repetirlo en compañía. No se deje intimidar y enseñe sus habilidades que no hay saber que se desprecie si se trata de llegar a ESE lado y/o estado.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.