las12

Viernes, 26 de marzo de 2004

INUTILíSIMO

Descubriendo la idiosincrasia argentina

Para viajar como la gente, hay que tener las "llaves de las susceptibilidades" de los distintos países del mundo, según nos hace saber Pierre Daninos en el prólogo de Savoir-vivre internacional (Ediciones Castilla, Madrid, 1957). "Se ha hablado mucho de Geopolítica, y se debería hablar también de Geopsicología", apunta el compilador de los diversos capítulos de especialistas que nos adentran en los secretos de la idiosincrasia de los pueblos más disímiles, cuyas costumbres y modismos se impone conocer a fin de no incurrir en antipáticas gaffes.
Como la caridad bien entendida empieza por casa, vale repasar las características locales, reveladas por los estudiosos Pierre y René Gosset. Para arrancar, aclaran: "No, la Argentina no es un país tropical: ésta es una de las nociones que debemos revisar". Menos mal. Porque la duda nos asaltó en los días incandescentes que sufrimos este verano porteño que acaba de expirar. Sigamos, ya más tranquilas, descubriendo algunos aspectos de los argentinos, "que poseen un refinamiento que se va perdiendo en Europa: no se contentarán con recitarles una estrofa de la última obra de Anouilh sino que estarán al corriente de todas las producciones literarias más modernas". Por otra parte, contrariamente a lo que se podría sospechar, "en la Argentina, un ganadero no es un hombre grosero e inculto sino un refinado con dinero que en invierno frecuenta los salones (?) y los grandes teatros". Y fíjense las cosas que hay que leer para aprender: "Es el modo de correr el dinero, de ganarlo y gastarlo, la ligereza con que se lo trata lo que llama la atención. Cada cual se enriquece o se arruina, pero gasta sin temor hasta el último céntimo de sus ganancias".
Al parecer, y aunque a algunas las sorprenda, en nuestro país existe una "sociedad a caballo" que es de lo más agradable: "No habrá terminado usted de deshacer su equipaje, cuando ya las llamadas telefónicas se sucederán invitándole a comer, al teatro, a un té, a un aperitivo... Por poco que usted figure en los campos de las artes, el periodismo, el deporte o los negocios, todo el mundo querrá agasajarle". Ahora bien, hay que estar al tanto de precisiones fundamentales: en nuestro país hay una alta sociedad, pero no existe aristocracia, y tampoco hay clase media. O sea, "se es de la sociedad o no se es nada. Para pertenecer, hay que estar emparentado con los Unzúa, Alvear, Cobo, Torquinst, Alcorta, Anchorena y Duggan". Según Savoir-vivre internacional, la Exposición Rural (ver ilustración del manual citado) "es el acontecimiento mundano más importante de toda la temporada: entonces se divide la curiosidad entre los toros premiados y las colecciones de moda".
A los turistas que enfilan hacia Buenos Aires se les recomienda tener en cuenta que, en los tres meses de verano, "la ciudad queda vacía: todos emigran hacia los eucaliptos de las estancias, junto a los sauces del Tigre o a Mar del Plata". Pero los que desean divertirse más alocadamente "toman el barco y se van a Uruguay, que les ofrece magníficas playas, donde el bikini y el adulterio se toleran...". Y una última pincelada sobre las nativas: "Las argentinas permanecen siempre fieles a los modistos de París, pese a la ofensiva americana. Lo que más las desespera es tener que llevar, por la diferencia de estaciones, la moda del invierno o del verano seis meses después que en París". No es para menos.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.