las12

Viernes, 4 de noviembre de 2005

MONDO FISHON

Problema de pantalones

La verdad sea frívola: créanlo o no, ríanse o no, búrlense o no, nosotras –no tan en el fondo– somos seres [email protected] preocupadas por las cosas que merecen ser atendidas en este mundo. Si la memoria está con vosotras, vosotros, estimadí[email protected] habitués de nuestros desvelos de papel, conocerán ya nuestras angustias más recientes (el notable incremento del costo de vestimenta sigue rankeando alto, cómo puede una prepararse así para el verano) y comprenderán la que sigue: el desesperante mundo de los nuevos pantalones. Sabemos ya la cuestión de los tamaños: que lo que hace diez años era considerado talle 38 ahora computa como 28, pero que los 38 son, en realidad y por algún intrincado motivo de moldería, más pequeños de lo que deberían para un cuerpo de esas medidas (y que se parecen más a un 36, por ejemplo). Será que con la ropa pasa lo que con algunos cuerpitos galantes y fragantes: rejuvenecen y se achican con la edad. Como sea.

Quieren otros intrigantes laberintos de la moda que, de un tiempo a esta parte, el empequeñecimiento se las haya agarrado, también, con el corte mismo, porque ¿de qué otra manera entender, si no, lo que viene pasando desde que a alguien se le ocurrió colgar en una vidriera un bendito pantalón de tiro bajo (que cada vez, por cierto, baja más)? El tiro bajo, sépanlo, dedica todos sus esfuerzos a dominar el mundo, los guardarropas, los percheros, las caderas (que, ay, deberían estar tan impecables), pero hay algo todavía peor: el tirobajismo se las agarró con las que no lo idolatran. El tirobajismo, queridas y queridos, ha erradicado casi totalmente de la oferta a los adorables tiro medio, y qué decir de los tiro alto. ¿Y saben qué? No a todas nos gusta sentarnos a tomar un trago en un bar y que cualquiera que pase nos vea la bombacha. Por lo menos no sin intención (alguna, no importa cuál), sin cinturón o sin bombacha linda. ¿Y saben otra cosa? Conocemos al menos una chica al borde de un ataque de nervios por no conseguir un pantaloncito de lo más clásico, uno de esos que la deje sentarse tranquila y no preocuparse por si la bombacha hace juego con la remera. Desde aquí, un humilde llamado a la solidaridad: si encuentran focos de resistencia al tiro bajo, chisten.

Legado sagrado se exhibe en el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, Suipacha 1422 (entre Libertador y Arroyo) de martes a domingos de 14 a 19 y hasta el 30 de diciembre.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.