las12

Viernes, 17 de marzo de 2006

MONDO FISHON

¡Qué tiernos!

Sabrán, amigas, que no sólo de trapos se hacen modas. Y hay algunas, en contra de lo que dice la señora de los consejos inútiles de contratapa, que verdaderamente incomodan. Por ejemplo, esa de llamar livianamente “embarazados” a los hombres que ven crecer la panza de sus parejas, como si fuera lo mismo esperar que nazca un hijo o hija que sentir cómo se desarrolla dentro de una con los consiguientes desarreglos en el resto del cuerpo, llámense dolor de espalda, intestinos pegados a la columna o al esternón, acumulación de líquidos, temor al parto, el parto mismo –que es increíble, bellísimo, conmovedor y ¡doloroso!; o peor, indoloro pero propiedad de galenos que atan, cortan, meten mano, tironean y cosen–, tetas hinchadas o supurantes, pérdida de deseo o pérdida de autoestima, etc., etc., etcétera. Ya es bastante, cómo decirlo..., molesto tener que soportar el exceso de ternura que despiertan los padres primerizos o los padres que tienen ganas de ser padres –¿es porque son una excepción o es porque las chicas buenas siguen necesitando alguien que las cuide?–, como para que encima ahora vengan a apropiarse del embarazo como si ésa fuera una experiencia transferible. Y lo que es peor ¡son mujeres las que usan esa expresión como una gracia! No hay necesidad, chicas, de andar justificando las babas frente a bombones como Leonardo Sbaraglia, tal vez sí en el de Matías Martin, varón con pocos encantos si los hay y además machista de reconocida trayectoria. Pero por eso mismo, más gordo cae aún llamarlo embarazado. Las cosas por su nombre, hasta ahora sólo nos embarazamos las mujeres –con todos los problemas que eso trae–, que ellos se conviertan en padres cuando llegue el momento no sólo es suficiente, también es necesario.

Compartir: 

Twitter
 

Dos papitos con mucha prensa
y demasiadas atribuciones.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.