las12

Viernes, 21 de marzo de 2008

MONDO FISHON

Pablo Ramírez, celebrado

 Por Victoria Lescano

Los aplausos de Marilú Marini, Bibiana Fernández –nuevo nombre de la actriz española Bibi Andersen, musa de Pedro Almodóvar–, el diseñador gráfico y fotógrafo Juan Gatti, la estilista Noemí Vázquez, el diseñador David Delfín y Bimba Bosé ante la visión de las batarazas en seda natural con exquisitas tablas y foulards en pied de poule, las corraleras de alta costura y las camisas para galas gauchas en blanco sonaban al cierre de Laf, Latinoamerican Fashion Week, celebrada en Madrid sobre el soundtrack de Ginastera con que el diseñador Pablo Ramírez decidió ambientar su segunda presentación en las pasarelas españolas.

Se vieron también chiripás deconstruidos, ponchos, faldas de piel de potro y pañuelos y fajas gauchas en pied de poule. En el ágape posterior que Juan Gatti dio en su casa para homenajear al diseñador argentino se sumó el director Pedro Almodóvar, a quien una niña presente en el desfile luego dedicó varios dibujos de prendas en technicolor dibujadas en tarjetas de invitación al desfile Ramírez y en la previa de su nuevo film. También el maquillador Pablo Iglesias, el favorito de Penélope Cruz, revelaba algunos tips para las adoradoras del rouge, y conversaba con Patricio Binaghi, productor argentino radicado en Madrid y asistente de Gatti en realización de catálogos de la firma Zara y diversas producciones desde la firma Dekenpro.

Elena Benaroch, diseñadora de pieles de la firma homónima y también asesora de vestuario de Felipe González, conversaba sobre moda y Nuria, productora de cine de terror, lucía atuendo sado y dark que culminaba en guantes de Martin Margiela.

A lo largo de una mesa Eames, junto a una cocina-barra donde circulaban camareros con delicias y tragos non stop, Marilú Marini y Bibiana conversaban sobre la Fiesta de la Rosa, noche de gala en Mónaco, y la actriz española, vestida con pantalón negro, camisa blanca y tacones altísimos que acrecentaban su ya esbelta figura, declaró como atuendo favorito del desfile Ramírez, un pantalón de cuero con botas, una camisa blanca con lazo en el cuello y superposición de vestido largo de lana doble.

Entre los invitados, Bimba Bosé se refería a la grabación del último disco de la banda que integra junto a Diego Postigo; su marido, el diseñador David Delfín, contaba que viajaría a un festival de rock celebrado en Punta Cana, junto a sus amigos integrantes de la banda de rock Nancys Rubias y el diseñador Horacio Gallo, responsable de la gráfica de Ramírez, se refirió a los últimos tramos de su interioris para el nuevo restaurante Sudestada en Madrid, mientras una amiga de la infancia del diseñador argentino, radicada en Burgos, con camarita fotográfica en mano, retrató a las celebrities presentes y se llevó varios autógrafos. Oros se refugiaron en la biblioteca del hogar de Gatti que antaño fue un palacio, junto a una vasta colección de discos y dvd, de Morrissey, a Rufus Wainright homenajeando a Judy Garland y cortos sobre historia de la moda y contemplaban varios de los libros diseñados por Gatti desde su estudio de la calle Jorge Juan y, por encargo del fotógrafo Peter Lindbergh, el director Alex de la Iglesia y el modisto Azzedine Alaia. Al cierre del ágape, Marilú Marini, espléndida y con su gracia habitual y en un gesto muy Catita, enunció: “Se fueron todos, ahora podemos comer el lechón”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.