las12

Viernes, 23 de noviembre de 2012

MONDO FISHON

Sobre ruedas

 Por Victoria Lescano

Las alpargatas se originaron en España como calzado campesino y fueron adoptadas por los habitués de las playas de moda de la Riviera Francesa, cuyos veraneantes las apodaron “espadrillés”. Del lado de la historia de la moda, en 1950, el imaginario norteamericano las rescató y las subvirtió al triplicar el espesor de sus suelas y en 1990 Chanel las homenajeó con una versión de puntas bicolores, en negro y blanco. La moda de 2012 y el circuito local volvieron a ponerlas en boga mediante alianzas con diseñadores: de las variaciones ideadas por Juana de Arco a las estampas de Pesqueira –las clásicas como las acordonadas lucen estampas de veleros y anclas en blanco, marino y negro, combinado con rojo, crema y celeste y variaciones en pana azul marino, de la colección “Riviera”–, las también elegantes alpargatas de Félix, como asociaciones con artistas plásticos y los selectos exhibidores de las tiendas internacionales Opening Ceremony e Industry of all Nations.

Su definición y genealogía remiten a una zapatilla de loneta con suela de cuerda de yute o cáñamo e ilustra al calzado proletario traído a la Argentina por los vascos españoles o franceses en el siglo XIX (las primeras arribaron en 1860 junto con los ponchos para telas). El precursor de la producción local fue Juan Etchegaray, fundador de Alpargatas: en 1870 trazó los primeros pares valiéndose de lona comprada a Douglas Frazer and Sons, una firma escocesa consagrada a materiales para velas. Otra característica del primer atelier dedicado a las alpargatas remite a diversas locaciones enclavadas en Barracas que se comunicaban entre sí mediante carritos que se deslizaban por túneles subterráneos.

Los operarios de las fábricas imprimieron sobre las suelas y con lacre rojo las leyendas “Rueda” o “Luna”, hasta que las preferencias de fashion victims rurales obligaron a la firma a simplificar. Cuenta Silvia Di Mario, vocera de Alpargatas, sobre la remozada línea Rueda: “En 1895, cuando la vida del país sucedía principalmente en el campo, Alpargatas Calzado SA lanza la marca Rueda, convirtiéndose en las primeras alpargatas completamente hechas de manera artesanal en Argentina. Con el yute como protagonista principal, el producto nació como una propuesta económica y fresca para las necesidades rurales. Cuando comenzaron a poblarse las grandes urbes y las costumbres se modificaron, Rueda se adaptó a estos cambios con leves variaciones en el producto pero manteniendo su esencia”. El revival de las Rueda indica además que, luego de haber trasladado la producción local a Uruguay en 1990, en 2011 la firma a volvió a abordar la producción nacional desde la planta situada en la provincia de Tucumán. Y sobre la actual base de operaciones, señalaron que ocupa una superficie de 2000 metros cuadrados y que en el ritual diario allí se ubican los talleres de corte y armado de capelladas, la sala de trenzadoras y de planchadoras de trenzas, las prensas de goma y empaque de producto terminado.

Como indicadores de la efervescencia actual de las alpargatas, Di Mario esgrime: “En abril de 2010 la reanudación de la firma comenzó con sesenta personas, pero con los actuales volúmenes de producción creció a ciento cincuenta operarios; la producción creció hasta 1.300.000 pares y para 2013 auguramos que la cifra y la producción se extenderán hasta alcanzar 1.900.000 pares”. l

Más info: facebook.com/RuedaArgentina

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.