las12

Viernes, 23 de diciembre de 2005

EN EL CORREO

Un diccionario por ahi

De: Fabiana
Asunto: Crónica de lo que la misoginia anunciaba

En los últimos tiempos es evidente y muy marcada en muchos medios de comunicación una actitud misógina respecto de diversos acontecimientos acontecidos recientemente. (...) El escritor español Juan José Millás plantea que el problema es que mientras no nos demos cuenta de que las mujeres son al misógino lo que el español al etarra y lo que el judío al nazi y lo que el negro al racista y lo que el homosexual al homófobo, es decir, mientras la misoginia no nos produzca el mismo espanto que el terrorismo, el nazismo, el racismo y la homofobia, las mujeres continuarán cayendo como moscas.

Pero no todos comparten estos argumentos. Muchos plantean la misoginia como una situación individual que nada tiene que ver con una modalidad de relación social y que, de hecho, no es más que un fantasma que ha instalado el movimiento de mujeres para explicar nuestra razón de ser. Pero hay mucha muerte para dejar pasar estos comentarios. No voy a abrir una polémica al respecto, simplemente les pido que me respondan cuál es el antónimo de misoginia, porque, de hecho, deberá haber ciertas mujeres que tengan “aversión al sexo masculino”, pero no son precisamente las feministas ni las lesbianas. Es interesante remitirse a la lengua para una mejor comprensión de la historia.

Si bien muchos utilizan el término “misandria” (del griego: odio al hombre, varón) definido como la aversión a los hombres y como el directo antónimo, les recuerdo que no está incluido en el Diccionario de la Real Academia Española, que utiliza adrofobia como el antónimo de “misoginia”, lo cual no es del todo correcto, ya que “fobia” (del griego phobos) significa “miedo”, a diferencia de “miso” (del griego misein) que significa “odio”. No faltan aquellos que utilizan el término “misántropo”, que hace referencia al ser humano en su conjunto, mal traducido por “hombre/ varón”. Ni tampoco faltan los más confundidos, que usan el término “androginia”, que es la mezcla de dos sexos y no tiene nada que ver con odio a ninguno de ambos sexos.

Como ven, por suerte todavía hay muchas confusiones respecto de este término que, esperemos, se sigan manteniendo por muchos años, ya que las feministas sólo buscamos una sociedad más justa, que respete los derechos de todos sin importar su sexo biológico, y mucho menos su elección sexual.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.