libero

Lunes, 8 de noviembre de 2004

FúTBOL › OPINION

Decidieron los imponderables

 Por Ariel Greco

Durante la semana, Astrada y Brindisi jugaron al misterio y recién confirmaron los equipos unos minutos antes del partido. Incluso, el ahora ex entrenador de Boca redobló la apuesta y a último momento mandó a la reserva a Ormazábal, que había practicado para los supuestos titulares. Claro, con “todo lo que estaba en juego”, era lógico estudiar al máximo la estrategia y cuidar hasta el mínimo detalle. Así, ante el mandato de los conductores, durante la primera etapa, los dos equipos casi no patearon a los arcos.
Lo curioso es que, frente a tanta planificación, al superclásico lo definió un jugador que no estaba previsto que estuviese en la cancha y que ingresó por la lesión de un compañero. Casualmente, el panorama fue el mismo que se vivió en el clásico anterior, cuando Maxi López reemplazó a Salas –también lesionado– y luego se transformó en la figura del juego. También resultó llamativo que el gol que abrió el partido surgió de una jugada no prevista, ya que Gastón Fernández capturó un rebote de un tiro al arco defectuoso de Luis González. Es que, ante tanta previsión, los imponderables y los jugadores terminan decidiendo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.