libero

Lunes, 6 de diciembre de 2004

FúTBOL › EN EL PARQUE INDEPENDENCIA, QUEDO A UN SOLO PUNTO DEL TITULO DEL APERTURA

Newell’s se prueba la corona de campeón

Le ganó 2-0 a Gimnasia con goles de Belluschi y Marino, y se aseguró el primer puesto del Apertura cuando sólo falta disputarse una fecha del torneo. Con un empate ante Independiente, o la igualdad de Vélez ante Arsenal, el domingo próximo, habrá conseguido su quinto lauro en el profesionalismo.

Por Alejo Diz
Desde Rosario

“De la mano del Tolo vamos a ganar, y la vuelta.. y la vuelta vamo’a dar”, coreaban los hinchas de Newell’s minutos antes de que el primer equipo de Américo Gallego saliera a la cancha. Dos horas después, los más de 35 mil hinchas rosarinos se sentían consagrados: “Dale campeón, dale campeón”, vociferaron en las tribunas mientras los jugadores celebraban en el vestuario. Entre una y otra entonación, el equipo local se sacó de encima a Gimnasia con la facilidad que había mostrado días atrás frente a Boca. En cinco minutos de la primera parte Newell’s marcó dos goles y después Gallego metió en la cancha a seis defensores para frenar toda intención del rival.
En la semana las suspicacias rodeaban a los jugadores de Gimnasia por esto de favorecer a Estudiantes con un triunfo en el Parque Independencia. Pero el visitante, lejos de ir para atrás en sus voluntades, fue para adelante. Y a veces en exceso. Es que Gimnasia salió a jugarle a Newell’s con ambición desmedida. Y en cinco minutos los rosarinos liquidaron el compromiso.
Aunque antes de que llegase el primer grito de la tarde, el equipo de Gallego se mostró nervioso e impreciso. Los volantes no tocaban en precisión y a Ortega la pelota le rebotaba de los pies. Pero en ese marco de desorientación se destacó el pibe que debutaba en el fútbol grande. Se trata de Ezequiel Garay, que con 18 años reemplazó a Domínguez (suspendido) en la zaga central junto a Zapata (suplió a Maidana, expulsado ante Boca) y transmitió serenidad ganando en el área y saliendo jugando con elegancia de patrón.
Gimnasia tiraba centros y todo el fondo rojinegro estaba amenazado por el talento, intermitente, de Lobos. Cuando la tensión empezaba a contagiar a los hinchas, apareció el gol tranquilizador: sacaron rápido un lateral por izquierda y se la dieron a Borghello, quien fue hasta el fondo y tiró un centro que cayó en la cabeza de Belluschi –de movilidad similar a Pusineri en el Independiente campeón de Gallego– para dejar sin chances a Nereo Fernández.
Pero el mejor acto de fútbol apareció tres minutos después, cuando Borghello recuperó cerca de la línea de fondo de su propio campo, tocó de primera a Garay, el pibe descargó en Vella, éste alargó para Rosada, el volante hizo circular la pelota a Ortega, quien habilitó profundo a Marino para que éste definiera, desde afuera del área, al primer palo del arquero visitante tras sacarse de encina a Escobar con un enganche. El Coloso estalló. Y Gallego, haciendo circular sus manos al aire, le regaló la conquista a todos los hinchas. Es que en un partido determinante los rojinegros entonaron su mejor composición futbolística, sólo comparable con la realizada ante Quilmes por el propio Marino.
Restaban 55 minutos de partido. Y en el segundo tiempo los platenses intentaron aventar cualquier sospecha, aunque por entonces el local había sacado diferencias y en La Plata Estudiantes ya cedía fuerzas.
De igual modo Gallego enloqueció. Es que en un par de jugadas la visita quedó cara a cara con Villar. Y a falta de 15 minutos los rojinegros tenían a seis defensores en cancha. Pero en el tramo final la visita, algo frustrada por las situaciones desperdiciadas, se resignó a ser el invitado involuntario al festejo de los leprosos. Porque si bien el empate entre Estudiantes y Vélez nunca llegó, y al equipo rosarino aún le falta un punto para formalizar su nueva estrella, la tarde en el Parque Independencia cerró con el grito de campeón.

Estadio: Newell’s

Arbitro: Gabriel Favale

Goles: 30m, Belluschi (N); 33m Marino (N).

Cambios: 57m, Iriarte por Borghello (N); 71m, Pautasso por Scotti (G); 76m, Turienzo por Romero (G); 77m, Fernández por Ortega (N); 80m, Barros Schelotto por Escobar (G); 83m, Steinert por Scocco (N).

Compartir: 

Twitter
 

Vella y Ortega se abrazan.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.