libero

Lunes, 2 de abril de 2007

FúTBOL › INDEPENDIENTE Y ESTUDIANTES TUVIERON MAS ARQUEROS QUE PUNTERIA

El gol era realmente de otro partido

El cero a cero le cayó más simpático al campeón, que terminó con diez por la expulsión de Alayes, que al local, que atacó más al principio y, sobre todo, en el final. Ustari y Andújar, figuras.

 Por Juan José Panno

Oscar Ustari, que tiene un tremendo amor propio, se había quedado mal después de los cuatro goles de la semana pasada contra San Lorenzo y juró venganza: “El domingo me atajo todo”, se dijo.

Mariano Andújar venía con el arco cerrado en los dos últimos partidos contra Central y Banfield y juró mantener la racha.

Los dos anduvieron fenómeno y, como consecuencia de ello, Independiente y Estudiantes igualaron cero a cero un duelo en el que hubo por lo menos una docena de situaciones de gol muy claras y muchas aproximaciones de los dos equipos.

El arco de Independiente quedó tan en blanco como el atuendo con el que salió a jugar Ustari, pese a que Pavone en dos o tres oportunidades, Piatti, Sosa y Calderón tuvieron el gol servido en el turno de llegadas de su equipo en un trámite siempre cambiante. En casi todas estas jugadas se chocaron con un atajador-jugador que ganó por ubicación para hacer fáciles las difíciles y por elasticidad para salvar las supuestamente imposibles.

El arco de Estudiantes quedó en cero porque el 1 (el 21, en realidad) voló cuando tenía que volar, atoró bien cuando los rivales llegaron en soledad, mostró prestancia en las pelotas aéreas, contagió serenidad en el último tramo del encuentro, cuando Estudiantes se quedó con diez jugadores, y encima tuvo un poco de suerte con un cabezazo que dio en el palo cuando estaba vencido.

Las buenas actuaciones de los arqueros contrastaron con las debilidades que mostraron los dos equipos en sus líneas finales. En Independiente el lateral Báez va a buscar bien por arriba, pero lo desbordan con cierta facilidad por abajo y el otro lateral, Eluchans, se hace más importante tirando centro que evitándolos, mientras Guillermo Rodríguez alterna tres malas con una buena. Demasiadas ventajas para los rivales.

En Estudiantes quedó descartado Angeleri, anunciado como titular, por lo que Alvarez cambió de punta e ingresó Casierra como marcador de punta izquierdo. Por la zona que cubría el peruano los locales se metieron con cierta comodidad y si no aprovecharon más fue por los oportunos cruces del colombiano Mosquera. Por otra parte, a Alayes se le fueron las piernas en dos barridas y dejó a su equipo con diez cuando todavía quedaban 25 minutos de partido.

Como la cancha estaba muy mojada y ninguno de los dos achicó las líneas, el medio fue siempre una zona de tránsito veloz y las llegadas hasta el área rival constantes. Independiente dio la sensación de haber sido mucho más ofensivo, pero esto se puede explicar fundamentalmente por la presión que ejerció en la última parte, cuando Estudiantes, en inferioridad, prácticamente abandonó cualquier pretensión ofensiva y se limitó a hacerle el aguante a Andújar. Como el voluntarioso Moreno cayó demasiado en offside, Montenegro insinuó más de lo que produjo, Pusineri bajó en el segundo tiempo e Ismael Sosa entró tarde, los de La Plata aguantaron las embestidas y se metieron en el bolsillo el puntito que sus hinchas festejaron ruidosamente.


Estadio: Racing (local Independiente).

Arbitro: Federico Beligoy.

Cambios: 57m, Víctor Ismael Sosa (6) por Armenteros (I); 58m, Vázquez por Piatti (E); 71m, Domínguez por José Sosa (E); 83m, Machin por Fredes (I), Díaz por Calello (I) y Luguercio por Pavone (I).

Incidencias: 65m, expulsado Alayes(E).

Compartir: 

Twitter
 

Ustari. La gran figura en Avellaneda. Por él y por su colega Andújar el partido terminó cero a cero.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.