libero

Lunes, 9 de abril de 2007

FúTBOL › UN RIVER MUY REMENDADO LE EMPATO CON MUCHA DIFICULTAD A BELGRANO

Nueve cambios, todo igual

En un clima caliente y con muchos nombres poco habituales en la formación, el equipo de Núñez sufrió para asegurarse un punto ante los cordobeses. Recién a diez minutos del final, Augusto Fernández apagó el incendio. Insultos para técnico, jugadores y dirigentes.

 Por Adrián De Benedictis

La semana terminó siendo la menos santa de todas para River. El equipo no sólo quedó eliminado de la Copa Libertadores (y todavía le queda completar un encuentro) sino que tampoco pudo vencer a Belgrano en su regreso al estadio Monumental en el torneo Clausura. En medio de este presente, el próximo domingo tendrá un compromiso decisivo para su futuro en este semestre, cuando deba visitar a su histórico rival, que justamente ayer se ubicó en la cima de las posiciones.

Tal vez previendo lo que podía suceder con la reacción del público, el técnico Daniel Passarella decidió realizar nueve modificaciones, en relación con el plantel que perdió el jueves pasado ante Caracas de Venezuela. Los únicos dos que mantuvieron su lugar fueron el arquero Juan Pablo Carrizo y el volante Augusto Fernández. Y entre los otros se encontraban juveniles como Abelairas, Sciorilli y Ríos.

Pero, más allá de que River salió con decisión a jugar desde los primeros minutos, la falta de claridad en su fútbol continúa intacta. En este caso, ni Abelairas ni Sciorilli pudieron adueñarse de los ataques de River, y las acciones de riesgo llegaban por desbordes por los laterales, para terminar con envíos al área. En esos primeros minutos, el hombre más activo fue Marco Ruben. El ex Central estuvo cerca de convertir en varias ocasiones, pero entre su falta de precisión y el arquero Montoya lo evitaron.

Los cordobeses supieron aprovechar la juventud de algunos futbolistas locales, y entre la experiencia de Yllana y Bolatti se las arreglaban para dominar la pelota en el medio. De esa manera, la vía del contraataque era el arma principal de Belgrano, que presentó a Delgado como único delantero. Precisamente el ex Boca tuvo una gran chance para poner a su equipo en ventaja, pero su remate cruzado se fue al lado del palo.

Si bien River daba signos de mostrar algo más que rival, todo se modificó a los 27 minutos, cuando Lussenhoff decidió controlar la pelota con la mano dentro del área local. El defensor saltó para rechazar, sin ningún jugador rival, y su brazo estirado fue visto por el árbitro. El penal convertido por Delgado le provocó el primer malestar a River.

River continuó con su búsqueda en la segunda parte, pero como Belgrano se cerró mucho dentro de su campo, le costó acercarse con peligro hacia Montoya. Esa postura visitante fue mayor cuando el paraguayo Cáceres se fue expulsado por una infracción. A partir de ahí, los cordobeses esperaban en la puerta de su área, y River era el dueño absoluto de las acciones. Pero, curiosamente, la situación más clara fue de los visitantes, cuando Carrizo pudo tapar un remate de Mansanelli, que había desbordado por la derecha.

El desahogo de River llegó finalmente a los 35 minutos, cuando Augusto Fernández remató de zurda luego de enganchar ante un rival, y así pudo ubicar la pelota al lado del palo izquierdo. De todas maneras, ese gol no sirvió para calmar la angustia con la que habían llegado los simpatizantes de River. Los mismos hinchas que exigieron un triunfo el próximo domingo, ya que un nuevo traspié puede traer consecuencias graves.

Compartir: 

Twitter
 

Augusto Fernández avanza entre Cáceres y Bolatti. El pibe de River marcó el gol del empate.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.