libero

Lunes, 17 de noviembre de 2008

FúTBOL › APROVECHó LAS VENTAJAS QUE LE DIO SU RIVAL Y GANó 3 A 2 UN PARTIDO VIBRANTE

Vélez pegó tres gritos en la Bombonera

El equipo de Tocalli había hecho un partidazo en el Monumental y repitió en la cancha de Boca. Ganó por una ventaja mínima (3-2), que debió ser más amplia. Uglessich, Cabrera y Cristaldo marcaron los goles. Forlín y Palacio, los descuentos de Boca.

 Por Adrián De Benedictis

Cuando no se consigue el resultado deseado suele suceder que todo lo que se había construido ya no tenga utilidad. Boca no sólo desperdició ayer la posibilidad de quedar como único líder del campeonato, sino que inmediatamente después de la derrota ante Vélez toda su estructura comenzó a ser cuestionada. En los cinco triunfos anteriores que lo habían despositado en la cima, el esquema que presentaba el equipo no ingresaba en ningún terreno de incógnitas, pero con este nuevo traspié (el cuarto en el certamen) parece que todo está en la mira. Más allá de que Vélez consiguió un triunfo por un solo gol de diferencia, Boca mostró una versión desarticulada y muy diferente de la que había exhibido en esa seguidilla de éxitos.

Lo primero que tendrá que revisar el técnico Carlos Ischia será la línea defensiva. Los desajustes en esa zona fueron enormes, y Vélez pudo haber conseguido una ventaja más abultada. La decisión de ubicar a tres defensores debe ser respaldada por la seguridad y la solvencia que éstos tienen para transmitirle al resto. Pero entre Roncaglia, Cáceres y Forlín se encargaron de provocar temor ante cada intento del conjunto de Liniers. Como son tres marcadores centrales, suelen agruparse en el centro y dejar espacios en los costados. Entonces, Vélez aprovechó esa situación y buscó siempre por los laterales.

En una de esas desatenciones llegó el segundo gol de Vélez: el ingresado Cabrera –también estrelló un tiro en el palo–, en la primera acción que protagonizó, arrancó por la derecha ante la sorpresa de Forlín, encaró en diagonal y la tocó de zurda ante la salida de García. Los problemas de Boca aparecen a partir de que Ibarra y Dátolo tienen que jugar en una posición que no es habitual para ellos, porque siempre están a mitad de camino entre marcar y pasar por sorpresa al ataque. Como no hacen ninguna de las dos cosas, Boca padece cada vez que lo atacan por las espaldas de ambos.

Encima de eso, si Riquelme tiene poco contacto con la pelota o la imprecisión domina a la mayoría de sus jugadores, como sucedió ayer, la inoperancia en ataque es todavía mayor. El único que intentaba lastimar con su despliegue era Mouche, que tenía que retroceder a buscar la pelota y luego trasladarla en soledad hacia el área. Pero la culpa de que Riquelme no pudiera adueñarse del juego fue de Cubero y el chico Coronel. Entre los dos controlaron de cerca al capitán del local. Con su despliegue y su criterio para distribuir la pelota, Cubero se fue convirtiendo en el hombre más destacado del partido.

La urgencia de Boca fue creciendo por el gol de Uglessich, a los 17 minutos del primer tiempo. El defensor cabeceó sin la marca de Viatri una acción detenida ejecutada por Papa. Y aquel tanto de Cabrera provocó que Boca se fuera desesperadamente hacia adelante, con los riesgos que eso implica. Forlín descontó luego de cabecear la pelota debajo del arco, luego de un tiro libre lanzado por Riquelme que dio en el travesaño. Si bien la pelota picó adentro, recién el defensor lo aseguró.

Boca parecía estar cerca de la igualdad (Barovero apareció en jugadas clave) sobre todo por el empuje de su gente más que el de los propios jugadores, pero como a esa altura defendía con dos hombres por la salida de Cáceres, cada avance de Vélez generaba peligro. Y en uno Cristaldo enganchó en el área ante Roncaglia y definió a la derecha de García, que había descuidado el primer palo.

El descuento de Palacio cuando faltaban seis minutos para el final sólo sirvió para que el suspenso fuera más grande. Nanni cabeceó desviado dentro del área chica lo que habría significado el cuarto gol visitante, y uno de los tantos envíos al área casi termina en la hazaña local. Boca continúa cerca de los punteros, pero si no logra reaccionar a tiempo el golpe de la caída será aún más fuerte.


Estadio: Boca.

Arbitro: Diego Abal.

Goles: 17m Uglessich (V); 51m Cabrera (V); 58m Forlín (B); 63m Cristaldo (V); 84m Palacio (B).

Cambios: 45m Gaitán (5) por Dátolo (B); 50m Cabrera (6) por Bella (V); 58m Palacio (5) por Cáceres (B); 69m Martínez por Cristaldo (V); 73m Figueroa por Viatri (B); 85m Lima por Zapata (V).

Compartir: 

Twitter
 

El festejo de los futbolistas de Vélez tras una victoria histórica, después de diez años sin victorias del equipo de Liniers en la Bombonera.
Imagen: Julio Martin Mancini
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.