libero

Lunes, 15 de junio de 2009

FúTBOL › LA ACADEMIA GOLEó 3-0 A BOCA Y QUEDó A UN PUNTITO DE ZAFAR DE LA PROMOCIóN

Racing se regaló una fiesta anticipada

El equipo de Caruso, que fue ovacionado por primera vez, jugó un segundo tiempo de gran nivel para dejar en evidencia los restos del todavía conjunto de Ischia. Castromán, Zuculini y Grazzini anotaron los goles. Los visitantes terminaron con diez por la expulsión de Battaglia.

 Por Adrián De Benedictis

El pueblo de Racing no está por consagrarse ganador de un título, tampoco roza el peligro de perder la categoría y mucho menos corre riesgo de que la institución cierre sus puertas. Ese público resurge porque ve casi asegurada su permanencia en la máxima categoría por una temporada más. “La Promoción, la Promoción, se va a la p... que lo parió”. Sí, la mitad de Avellaneda delira no sólo por la ventaja de tres goles sobre Boca, sino porque su futuro comienza a vislumbrar un horizonte diferente, más cerca de la tranquilidad y un poco más lejos de la incertidumbre. El equipo se alejó más –le lleva cinco puntos a Central sobre seis en juego– de la chance de discutir su plaza con un rival de la B Nacional, como sucedió el año anterior, y así la reconstrucción levantó ayer sus primeros cimientos.

Por primera vez en el torneo, esa gente agradeció a su hombre insignia, el conductor Ricardo Caruso Lombardi, coreando su primer apellido con la “u” extendida, a partir de una victoria convincente. Racing parece haber encontrado el camino de la organización tanto afuera como adentro de la cancha, más allá de que los lucimientos aparezcan de forma esporádica.

Para ello, el equipo se encontró del otro lado con un adversario al que ya no le alcanza con la mística creada en la última década y que se desmorona ante el primer obstáculo que no puede esquivar. Boca transita una etapa de transición, donde sus figuras no logran sostener la estructura, y así los más jóvenes no saben dónde apoyarse. Este nuevo traspié lo aleja todavía más de la próxima Copa Libertadores y sólo participaría si vuelve a conseguir el próximo torneo Apertura.

Boca sufrió tres goles en 11 minutos. Pero cuando Castromán marcó el primero, definiendo por el centro con un toque de zurda ante la salida de Abbondanzieri, la sensación era que no tenía argumentos para alcanzar al menos el empate. Si bien hasta ese momento el desarrollo había sido equilibrado, inclusive con más oportunidades ofensivas para el visitante y donde Migliore tuvo que esforzarse al extremo, Boca nunca terminó de prevalecer sobre los locales. Para colmo, la expulsión de uno de sus líderes, Sebastián Battaglia, sentenció el resultado.

Un minuto después de esa acción, Zuculini marcó el segundo con una jugada similar al primero, pero su toque para superar al arquero fue con la derecha. El ingresado Grazzini convirtió el tercero con una gran definición: le ganó la posición a Krupoviesa, enganchó en el área para dejar pasar al defensor y venció al arquero con un tiro bajo.

A esa altura, el desorden de Boca era total y Abbondanzieri tuvo que aparecer para evitar el cuarto gol. Con un técnico que está pero no continuará, el plantel espera la llegada seguramente de Alfio Basile para recuperar algo de lo que se perdió. Los jugadores sólo pretenden ahora terminar cuanto antes este semestre y esperar que las disputas internas no atenten contra el rendimiento colectivo en la nueva etapa.

Mientras, Racing delira. Por su técnico, que despejó las dudas de esos hinchas a base de triunfos; por sus jugadores, que produjeron un cambio que resultaba utópico al comienzo del año, sobre todo después de la caída ante su clásico rival; por las nuevas autoridades, que en silencio buscan ubicar a la institución entre las más ejemplares; por sus propios hinchas, que mantienen la pasión de manera inquebrantable. El equipo utiliza el hombre de más y toca la pelota ante la desesperación de los jugadores de Boca. El árbitro entiende que no hay que adicionar ni un minuto más. No tiene sentido. Racing ofreció contundencia y un empuje conmovedor desde afuera. Es el final de otra historia y el comienzo de una nueva en el vértigo que es la vida de Racing.


Estadio: Racing.

Arbitro: G. Bassi.

Goles: 61m Castromán (R); 65m Zuculini (R); 72m Grazzini (R).

Cambios: 66m Grazzini por Castromán (R); 67m Mouche por Palacio (B); 68m Benavídez por Díaz (B); 76m Caballero por Ramírez (R); 78m Figueroa por Gaitán (B); 87m Chatruc por Zuculini (R).

Incidencias: 62m expulsado Battaglia (B).

Compartir: 

Twitter
 

- Castromán define antes del cruce de Krupoviesa y el achique de Abbondanzieri para el primer gol.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.