libero

Lunes, 2 de noviembre de 2009

FúTBOL › DOS FALSAS INTERVENCIONES DE ABBONDANZIERI SELLARON LA VICTORIA DE CENTRAL EN ROSARIO

Boca se expone en el arco y paga el Pato

Resbaló en un charco en el tiro libre de Méndez en el primer tiempo y le dejó libre el palo a Castillejos en el complemento. El bombazo de Krupoviesa para el empate parcial no sirvió de mucho. Quedó a seis puntos de Vélez.

 Por Alejo Diz

Desde Rosario

A Boca se lo podría describir como esos equipos que trazan objetivos a largo plazo, que son los menos en el fútbol argentino. Pensando así, con tiempos extendidos, fue como se vio al equipo aparecer recién en la séptima fecha, donde el excéntrico Palermo hizo un gol de cabeza de mitad de cancha para vencer a Vélez y poner al club otra vez en carrera. Se sucedieron los triunfos y se recompuso la imagen; tanto se arrimó a lo alto de la tabla, de donde ayer se cayó definitivamente, porque Abbondanzieri le soltó las manos (y la pelota en los goles de Central) al equipo, que sin Juan Román Riquelme pareciera que todo lo hiciera mal.

Lo mejor del fútbol es saber atacar, y de eso a Basile nada hay que explicarle. El Coco no se detiene en la pizarra para ver cómo defender mejor. Por el contrario, junta talentos, como los desplegados en Arroyito, donde Chávez e Insúa acompañaban a Gaitán, y en el área hacía fuerza Palermo, todo ello sostenido desde atrás por Battaglia.

Es difícil que así Boca no haga goles, incluso por más que a Gaitán no se la devuelvan nunca al pie. Pero más difícil es que Boca evite que la hagan goles cuando Abbondanzieri juega con las manos en la cintura. Todavía la lluvia no se había presentado y el Pato pareció pisar un charco cuando Méndez ejecutó un tiro libre a su palo que dejó pasar sin resistencia. Iban tres minutos y de pelota parada el local ya estaba en ventaja.

Le anularon a Insúa un gol por posición adelantada inexistente de Gaitán en el remate anterior, en una de las acciones donde el juvenil desequilibró sin que su equipo lo explotase. Pero Central amagaba con aumentar la diferencia. Todos querían probar a Abbondanzieri, pero en la única que fue al arco, en un zurdazo de Núñez, el arquero sí reaccionó.

Con Central sin saber terminar las suyas y Boca sin peso colectivo, el que tomó por el camino más corto fue Krupoviesa, imitando lo hecho por Méndez: clavó en el ángulo izquierdo de Broun un tiro libre e igualó el partido.

Otra disposición ofreció Boca en el segundo acto. Como sólo el triunfo podía mantener al equipo a tiro de sus objetivos, los creativos ajustaron los pies al momento de tocarla y se sucedieron oportunidades, como la que dilapidó Gaitán al rematar con arco libre sobre el cuerpo de Ambrosi.

Iba creciendo el juego de Boca con el paso de los minutos. Valentini bajó a Gaitán y Pompei no cobró el penal. Cada vez más cerca estaba la visita de la diferencia, cuando el hombre más reprobado del estadio se burló de todos: encaró por derecha Castillejos con la aspiración de llegar a Abbondanzieri, lo logró y le pegó al cuerpo del arquero, que se corrió y fue gol.

Esa segunda macana del Pato fue mucho para Boca, aunque Monzón estrelló una pelota en el travesaño en la última jugada. La nueva caída dejó a Boca lejos de todo, pensando ya en el año que viene, con sus objetivos a largo plazo.


Estadio: Central.

Arbitro: Juan Pablo Pompei.

Goles: 3m, Méndez (C); 35m, Krupoviesa (B); 74m, Castillejos (C).

Cambios: 65m, Danelón por Núñez y De León por Zelaya (C); 69m, Monzón por Krupoviesa (B); 80m, Astudillo por Castillejos (C); 84m, Viatri por Chávez (B).

Compartir: 

Twitter
 

Celebra Castillejos. La mirada desesperanzada de Abbondanzieri lo dice todo.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.