libero

Lunes, 29 de marzo de 2010

FúTBOL › TRES DíAS DESPUéS DEL SUPERCLáSICO, CHACARITA LOGRó UNA ESPECTACULAR GOLEADA

Boca se enteró de que River hay uno solo

Chaca gozó con dos goles de Parra, uno de Ramírez y otro de Sciorilli. El único tanto de Boca lo había marcado Matías Giménez. Pasó de todo: Muñoz fue expulsado por error, García se quedó en la cancha lesionado y Palermo fue reemplazado por Viatri.

 Por Juan José Panno

No todos los días son jueves.

No todos los rivales son como River.

No todos los que tienen los colores rojo y blanco en sus camisetas se asustan como presume Abel Alves. Mucho menos los que además tienen un poco de negro, que viene a ser el tono del futuro del DT de Boca.

No todo lo que se abrocha con alfileres se puede sostener demasiado tiempo si sopla un poco de viento en contra.

La alegría de Boca por la victoria del jueves en el superclásico se congeló en la calurosa tarde de Parque Patricios, donde Chacarita lo vapuleó con un resonante e inolvidable 4-1.

El regreso de Boca a la normalidad (errores defensivos, impotencia ofensiva, cambios desesperados, humillación ante un rival inferior) se dio en un partido sorprendente por donde se lo mire, por razones como éstas:

- Al final del primer tiempo, los de Boca se quedaron satisfechos por el 1-0 a favor, pero preocupados por los varios goles desperdiciados; mientras los de Chacarita agradecían haberse salvado, casi milagrosamente (hubo dos tiros en los palos) de la goleada. Dicho de otro modo, un rato antes de los goles de Parra y compañía, Chaca estaba para el cachetazo.

- El árbitro echó por error a Muñoz. En el segundo gol de Chacarita hubo un penal de Barroso a Morales y el juez confundió a los dos defensores y echó al que venía cerrando.

l El técnico de Boca dejó en la cancha a Javier García, lesionado (no tuvo capacidad de reacción en los dos últimos goles de Chaca); y además sacó a Palermo, que no había jugado bien, pero que siempre alienta alguna esperanza.

El partido dejó mucho margen para el análisis y algunas preguntas clave que se intentarán responder aquí:

¿Por qué Boca fue superior en el primer tiempo?

Por la calidad individual de sus jugadores en relación con los del rival; por la inteligencia de Riquelme para encontrar espacios sobre la derecha y mover los hilos desde ahí (el pase en el gol de Giménez, por ejemplo); por la movilidad de Chávez, la presencia de Erbes y la impotencia de la última línea de Chacarita. Por esa supremacía en el medio, Boca llegó mucho y Chacarita casi nada.

¿Por qué no goleó entonces?

Porque Tauber anduvo muy bien; porque el palo se interpuso en un cabezazo de Palermo, porque hubo otra de Giménez con un rebote parecido a una carambola que también terminó en un poste; y porque a Gaitán le faltó decisión para pegarle al arco en dos jugadas muy claras.

¿Por qué se cayó Boca en el segundo tiempo?

Recibió dos mazazos seguidos. En el primero hubo un poco de casualidad en un remate del paraguayo Núñez que se convirtió en pase y otro poco de distracción en el fondo de Boca que no vio la llegada de Parra, en un gol parecido al primero de Medel contra River. El brasileño Luiz Alberto (¿de verdad es brasileño?, ¿no jugaba en las peladas, de chico?, ¿por qué duda tanto con la pelota en los pies?) no cruzó, García salió tarde y Parra llegó temprano. En el segundo dudó García (podía haber cortado fuera del área con la mano) y Barroso se vio obligado a bajar a Morales, cometiéndole un penal clarísimo que le costó la expulsión a Muñoz. Parra pateó el penal, García (ya lesionado) lo atajó y Ramírez (invadiendo zona) conectó de cabeza. Iban 10 minutos de la segunda etapa y Chacarita pasaba al frente ante un rival que se quedaba con 9 jugadores y medio. Boca no tuvo capacidad de reacción; algunos jugadores se mostraron cansados tras el esfuerzo del jueves y otros bajaron los brazos, mientras Palermo se iba (a puteada limpia) reemplazado por Viatri y Chacarita se agrandaba de la mano de Vismara. Los otros dos goles (Parra y Sciorilli) llegaron casi por inercia.

Después del triunfo en el superclásico, Abel Alves confesó que no había podido dormir. Seguro que anoche tampoco pudo.


Estadio: Huracán (local Chacarita).

Arbitro: Saúl Laverni.

Goles: 28m Giménez (B); 46m y 81m Parra (CH); 56m Ramírez (CH) y 87m Sciorilli (CH).

Cambios: 65m Mouche (4) por Gaitán (B); 68m Franco por Ramírez (CH); 71m Viatri por Palermo (B); 75m Insúa por Giménez (B); 79m Sciorilli por Morales (CH) y 89m Pereira por Vismara (CH).

Incidencias: 55m expulsado Muñoz (B); 56m García (B) le atajó un penal a Parra (CH); 88m expulsado Sciorilli (CH).

Compartir: 

Twitter
 

El cabezazo de Ramírez supera la estirada de García, después de que el arquero le contuviera el remate desde el punto de penal a Parra. Es el 2-1.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.