libero

Lunes, 4 de abril de 2011

FúTBOL › EL GOL DEL TRIUNFO DE VIATRI SELLó LA DERROTA POLíTICA DEL VETERANO GOLEADOR

En el día de Boca, fue la noche de Palermo

El golazo de tiro libre de Riquelme y el cabezazo de Viatri dejaron al equipo de Falcioni a cinco puntos de Estudiantes y River, en una tarde en que el 9 de Boca volvió a salir sin mojar. Quizá sea el momento de un cambio drástico.

 Por Juan José Panno

Amanece que no es poco. Boca quedó a cinco puntos de los líderes y se siente con derecho a soñar con la posibilidad de pelear por el campeonato y preocuparse un poco menos por mejorar el promedio a futuro. La gente celebró fervorosamente el gol de Viatri porque llegó de última y porque otra jornada sin triunfo en la Bombonera habría dejado un intenso gusto a hiel. La gente también aplaudió con ganas a Palermo en el momento en que dejó la cancha, a los 18 minutos del segundo tiempo. Se estaba haciendo de noche en La Boca y en la carrera del grandote número 9, cuando el DT Falcioni ordenó el cambio. Los aplausos no se explican desde su producción en este partido sino por una campaña excepcional que los boquenses de corazón agradecerán eternamente. Aplaudían a Palermo, pero en el fondo se ilusionaban con que la entrada de Viatri trajera buenas noticias.

No le viene saliendo una a Palermo en este torneo. En otros partidos (Godoy Cruz y Olimpo, por ejemplo) dispuso de más de una ocasión que no pudo concretar. Ayer no tuvo ninguna posibilidad de inquietar a Orion y encima cuando debió devolver alguna pared casi invariablemente les cedió la pelota a los contrarios. En su descargo hay que decir que le tiran pocos centros, que los que le tiran no llegan limpios y encima no puede bajar mucho para ganar confianza con la pelota porque es la única referencia de área.

El anochecer futbolístico de Palermo se hizo más oscuro cuando su reemplazante, Viatri, metió un buen cabezazo (a lo Palermo, anticipando a su marcador) sobre el epílogo del partido. El centro, hay que recordarlo, fue muy bueno y lo lanzó Mouche, que no coincidió en la cancha con Palermo.

El 9 de Boca tiene, como se sabe, una pésima relación con Riquelme, que es muy amigo de Viatri y estaría muy feliz si el DT lo pone de titular. O sea, Boca ganó, pero Palermo sufrió una contundente derrota política. Eso sí: como un señorito inglés, fue al banco sin chistar y acató la orden de salida. Para los más ultrarresultadistas, cometió el error de cambiar la camiseta con Verón (y dejarse puesta la de Estudiantes) al final del encuentro. Pero ése es un detalle menor que no influirá sobre la decisión de Falcioni de ponerlo o no en el próximo partido.

Boca consiguió su segundo triunfo al hilo después de que el DT repitiera por primera vez la formación. No se sabe si podrá hacerlo en el próximo compromiso contra Lanús. Primero porque Calvo salió lesionado (jugará Monzón y Clemente Rodríguez del otro lado) y segundo porque Falcioni se preguntará si no ha llegado el momento de meter a Viatri de titular. Si lo hace, podrá justificar su decisión con la idea de que está aliviando a Palermo del peso de la racha adversa y hacer olvidar a todos del tema por un tiempito. Pero si le preguntan a Palermo, ya se sabe cuál será su respuesta.


Estadio: Boca.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Goles: 7m, López (E); 15m, Riquelme (B); 89m, Viatri (B).

Cambios: 41m, Monzón(6) por Calvo (B); 64m, Viatri(7) por Palermo (B); 71m, Stefanatto por L. Benítez (E); 82m, Mouche por Chávez (B); 85m, Barrientos por Verón (E).

Compartir: 

Twitter
 

n El abrazo entre Riquelme y Viatri, autores de los dos goles del vencedor.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.