libero

Lunes, 27 de junio de 2011

FúTBOL › CINCUENTA HINCHAS DETENIDOS, OTROS 47 HERIDOS, 25 POLICíAS HOSPITALIZADOS

La batalla del Monumental y aledaños

La furia brutal se desató apenas suspendido el partido y la bronca se trasladó también a las afueras del estadio. Enormes destrozos que pueden derivar en la clausura efectiva de la cancha.

El descenso fue insoportable para los hinchas de River que desataron su bronca apenas se consumó ayer la pérdida de la categoría. Los destrozos en las plateas del Monumental para lanzar proyectiles al campo de juego, el incendio de autos en el estacionamiento del club y la furia para ingresar al hall del Monumental fueron tintes que pintaron la tarde negra del conjunto de Núñez. El saldo de los incidentes fueron 50 hinchas detenidos y 72 heridos, entre los cuales se cuentan 25 policías que fueron derivados al Hospital Churruca, dos con traumatismo de cráneo y uno en grave estado. Otras 47 personas con distintas lastimaduras fueron atendidas en distintos hospitales como el Durand, Santojanni, Rivadavia, Fernández y Pirovano.

Por los incidentes, el fiscal penal, contravencional y de faltas de la Ciudad, Gustavo Galante, decidió que “solamente está habilitado provisoriamente para que funcione el Instituto Educativo” y que entre mañana y pasado evaluará si se procede o no a la clausura del Monumental.

Antes del pitazo final de Sergio Pezzotta, varios simpatizantes, irritados con la pérdida de la categoría, arremetieron y arrojaron proyectiles a la cancha. Mientras la barrabrava abandonaba la tribuna y arriaba sus banderas, un grupo disidente, identificado como la Barra del Oeste, bajó de la cabecera y empezaron a arrojar objetos. En la cancha se repetían los llantos en los futbolistas de River, y los jugadores de Belgrano corrían hacia la manga en medio de la lluvia de proyectiles.

La violencia tomó tal forma que desde la platea San Martín alta lanzaron hacia abajo un puesto de panchos. Otros grupo de hinchas, que quedaron en la tribuna, lanzaron objetos contundentes desde arriba y rompieron lo que encontraron como reacción inmediata al primer descenso de River en su historia. La respuesta de la policía comenzó con chorros de agua para dispersar.

Con ese panorama, un herido fue trasladado en ambulancia desde la zona del campo de juego del Monumental hasta el Hospital Pirovano; un efectivo policial fue trasladado de urgencia al Hospital Churruca, luego de haber sido duramente golpeado por un cartel de publicidad arrojado desde la tribuna. Los problemas continuaron luego de que los futbolistas locales llegaron al vestuario. Los revoltosos, que empezaban a salir, lanzaban piedras contra las instalaciones de club y también atacaron a móviles de cadenas de televisión que transmitían los hechos: al de Crónica TV lo desvalijaron. Por esa situación, al menos cuatro policías sufrieron heridas.

La escena pasó al hall, al que pretendieron invadir los hinchas con su rabia. Varios cristales de los portales del estadio estallaron en pedazos, mientras que fuentes del club indicaron que numerosos vehículos fueron dañados. Además, otro grupo de hinchas pretendía entrar por la llamada puerta Maratón, para ganar terreno y acercarse a la concentración que alojaba a los jugadores riverplatenses, que terminaron yéndose del Monumental casi tres horas después de terminado el partido. Hubo amenazas para ellos, y hasta para el ex entrenador Diego Simeone.

Compartir: 

Twitter
 

La policía reprimió con gases y utilizó los camiones hidrantes para dispersar a los enardecidos hinchas.
Imagen: Pablo Piovano
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.