libero

Lunes, 12 de septiembre de 2011

FúTBOL › BOCA NO SE HIZO AMIGO DE LOS POSTES, Sí DEL TRIUNFO

Si no es el único puntero del Apertura, le pega en el palo

Tuvo trece situaciones de gol claras para marcar, pero sólo convirtió Erviti a 15 minutos del final, otras tres dieron en los parantes del arco visitante. Con el triunfo, superó a Rafaela en la tabla, pero hoy puede alcanzarlo Lanús.

 Por Adrián De Benedictis

Boca continúa en la búsqueda del ideal a fuerza de triunfos, y lentamente parece convertirse en un protagonista principal. Pero más allá de que volvió a ubicarse como único puntero luego de más de dos años, por la victoria de ayer ante San Martín, alrededor del equipo comienza a percibirse un convencimiento de lo que pretende, que antes se mantenía ausente. Los 16 encuentros sin derrotas van creando una mística como en las mejores épocas del club, y los propios futbolistas son los que ahora transmiten contagio hacia afuera de la cancha.

El técnico Julio Falcioni había destacado a la columna vertebral de este conjunto, en su última conferencia de prensa. Precisamente, a partir de ellos el resto de los compañeros sintoniza la misma frecuencia. Orion, Schiavi, Somoza y Riquelme son los encargados de conducir a los demás, desde lo anímico y desde lo futbolístico, para que todos se encolumnen detrás de la misma meta. La mínima diferencia obtenida por el gol de Erviti, a los 30 minutos del segundo tiempo, no muestra la diferencia que hubo en el campo de juego, donde el local pudo haber convertido más goles.

Pero regresando a aquellas palabras del entrenador, el arquero mantiene prudencia durante la semana, a diferencia de lo que exhibía en San Lorenzo, y sólo resurge los domingos, para evitar gritos rivales. Como los sanjuaninos llegaron pocas veces con peligro, él respondió con acierto en esas intervenciones y así continúa agigantando su figura. La primera respuesta positiva fue para rechazar un despeje erróneo de Viatri, luego desvió un zurdazo de Saavedra, y en el final salvó ante un toque de Graf.

Schiavi es la voz de mando en la última línea, y no sólo aparece para cumplir con su tarea, sino que además corrige falencias que puedan cometer los que tiene a su lado. Somoza está cada vez más firme como volante central, prevaleciendo sobre sus adversarios, y apenas tiene como punto negativo la falta de precisión en algunas entregas de la pelota.

El capitán aporta la distinción que todo equipo necesita. Riquelme volvió ayer luego de una lesión y le dio claridad al traslado de la pelota en los metros finales, para dejar a los delanteros o a los volantes externos con posibilidades de convertir.

Con esta estructura, Boca tuvo 13 situaciones para marcar, pero sólo acertó en una, en lo que puede ser un factor a mejorar. Entre ellas, hubo tres en donde la pelota se estrelló en el travesaño y en los palos. La búsqueda del equipo fue permanente, con un gran despliegue en la primera parte. Y curiosamente, cuando no tenía la misma lucidez que al principio, llegó el gol del ex Banfield: la acción la iniciaron entre Riquelme y Rodríguez, éste tocó la pelota al centro del área, y luego de que tapara el arquero el primer tiro, Erviti convirtió con un toque suave donde la pelota ingresó después de pegar en Galarza.

San Martín, que sumó esta derrota a la del miércoles pasado ante Independiente, no pudo ante la superioridad de Boca, que sostiene su racha con firmeza.


Estadio: Boca.

Arbitro: Federico Beligoy.

Gol: 75m, Erviti (B).

Cambios: 46m, Saavedra (5) por Cantero (SM); 57m, Ayala (5) por Roberval (SM); 65m, Chávez por Rivero (B); 75m, Bogado por Poggi (SM); 83m, Mouche por Cvitanich (B); 90m, Sánchez Miño por Erviti (B).

Compartir: 

Twitter
 

n Erviti festeja el gol que le dio el triunfo a Boca. Fue el segundo tanto que convierte con esa camiseta.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.