libero

Lunes, 21 de noviembre de 2011

FúTBOL › RACING SE OLVIDó DE LA TABLA Y BOCA LA RELOJEó SIEMPRE

El partido de las miradas equivocadas

El equipo de Simeone perdió dos jugadores y toda ilusión de pelear el título del Apertura, aunque conservó el invicto. Boca hizo negocio con el punto, pero no supo cómo resolver en su favor la ventaja de jugar con dos hombres más.

 Por Juan José Panno

Una mirada indulgente y conformista puede hacer pensar que los dos equipos tienen razones para ver con optimismo el futuro a partir de lo que les dejó el empate; que Boca puede pensar que se le acorta el camino al título y que Racing puede quedarse con su imagen de los últimos minutos y la idea de que si no perdió en la Bombonera contra el líder, aun jugando con dos hombres menos, está para cosas importantes.

Una mirada más realista lleva a la conclusión de que los dos miraron el partido equivocado y por eso produjeron un partido raro, pobre, ordinario y emotivo por circunstancias ajenas al juego mismo.

Racing le pifió al planteo de plano. Simeone no miró la tabla, pareció no enterarse de que a su equipo no le servía el empate, que tenía que ir al frente de arranque y no eso de jugar a aguantar con seguros contra todo riesgo y ver si el rival cometía algún error para capitalizarlo con la técnica de sus buenos futbolistas.

Al revés de Simeone, que no miró la tabla, Boca se detuvo en ella demasiado. Orion, por ejemplo, hizo tiempo en cada saque de arco, dejando en claro a sus compañeros por dónde pasaba su idea el negocio. Sabiendo que el empate contra el escolta prácticamente cerraba las chances a su seguidor, Boca no sostuvo su buen juego de los primeros minutos, en los que mostró una clara superioridad individual y colectiva y empezó a retrasarse en el terreno incitando a su adversario a que fuera un poco al ataque para ganar espacio en las contras.

Boca, más tarde, no miró que Racing se había quedado con diez y después con nueve, y en el último tramo del partido se quebró en dos, se desordenó porque se sintió obligado a un ataque alocado, que generó, curiosamente, espacios para las contras del rival diezmado. De este modo, Boca mejoró la pobre imagen que habían dejado Simeone y los suyos. Empujados por Saja (el mejor de la cancha, lejos) estuvieron cerca del batacazo aunque debieron padecer algunas llegadas claras de Boca.

Uno de los que equivocaron feo la mirada fue Teo Gutiérrez, que cree que se gana patente de guapo haciendo declaraciones explosivas o llevándose por delante al árbitro, porque no le cobró un supuesto penal. Por prepotente se ganó la merecida tarjeta roja. Martínez también debió ser expulsado, pero el árbitro Pitana estaba viendo otro canal cuando el jugador de Racing pateó a Blandi en el suelo y sólo le mostró la amarilla. Pitana tampoco vio un par de faltas cometidas por los defensores de Boca, en los momentos de mayor tensión del partido.

Entre las miradas equivocadas hay que anotar la de Mouche, que no miró que había un par de compañeros mejor colocados que en él, en la última jugada del partido, en una contra en la que Racing había quedado totalmente desarmado. Mouche se la quiso jugar solo y sacó un tirito que fue muy fácil para el arquero. Saja, justamente, fue uno de los pocos que lo vieron todo claro. Atajó varias pelotas difíciles y en el final puso el pecho y mandó a sus compañeros a que fueran a buscar los pelotazos que él lanzaba desde la mitad de la cancha.

Los que creyeron ver que este era el partido del campeonato; que del choque entre el puntero y su escolta tenía que salir un partidazo; que los dos iban a demostrar por qué ocupan un lugar de privilegio, también erraron la mirada. No podían saberlo. Pero lo mejor era prender la tele recién en los últimos minutos en los que hubo espacios, intenciones, llegadas de gol, emociones y otros condimentos dignos de un clásico.


Estadio: Boca.

Arbitro: Néstor Pitana.

Cambios: 54m Toranzo (5) por Moreno (R); 66m Cvitanich por Blandi (B); 71m Colazo por Erviti (B); 79m Espinoza por Castro (R); 83m Araujo por Rivero (B); 84m Viola por Hauche (B).

Incidencias: 49m expulsado Pelletieri (R); 76m expulsado Gutiérrez (R).

Compartir: 

Twitter
 

Tironeos entre Gio Moreno y Roncaglia. Así de tenso fue el partido en la Bombonera.
Imagen: Jorge Larrosa
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.