libero

Lunes, 21 de noviembre de 2011

FúTBOL › RACING LO CONSIGUIó DESPIDIéNDOSE DEL TORNEO

Cero demasiado costoso

Al equipo de Simeone nunca le interesó ir en busca de la hazaña. El entrenador declaró para la tribuna y sus mejores jugadores nunca se enchufaron en el partido. El más sensato, Sebastián Saja, fue el mejor.

 Por Ariel Greco

Para Racing, era el partido del campeonato. Si tenía alguna esperanzas de pelear el título, era fundamental ganar en la Bombonera. Sin embargo, su entrenador Diego Simeone y sus dos principales figuras, los colombianos Teófilo Gutiérrez y Giovanni Moreno, parecen no haberse enterado. Por eso las únicas posibilidades estuvieron sostenidas en la seguridad y las ganas de Sebastián Saja. Muy poco para lograr la hazaña, independientemente de los cuestionamientos que se le puedan hacer al arbitraje de Pitana.

El planteo de Simeone estuvo muy lejos de ser el que Racing necesitaba para ganar y seguir con posibilidades. Con una ambición casi nula, apenas generó una ocasión de gol en la primera parte, con un remate de Hauche que Orion desvió al corner. Luego, con las expulsiones, el conjunto visitante pudo maquillar la actuación, ya que se sacó de encima la responsabilidad y le trasladó al gasto a su rival. Para la tribuna, Simeone tiró frases picantes, pero nada se dijo de un planteo inentendible: “Del minuto 36 al 48 había un silencio importante. Es evidente que el partido no estaba cerrado”. Simeone atacó más en la conferencia de prensa que lo que su equipo buscó en el terreno.

La gran carta para las chances de Racing era la capacidad goleadora de Teo, luego de una semana llena de polémica por su tardío regreso de Colombia. Sin embargo, lo del colombiano terminó siendo más que pobre. Durante el juego, se dedicó más a pelearse y discutir con sus rivales, que a jugar, más allá de algunos remates desde lejos. Y cuando tuvo la gran ocasión para definir, se demoró un segundo y lo cerraron. Pero lejos de molestarse por eso, prefirió tomársela con el árbitro. Lo corrió diez metros y lo pecheó, casi obligando a Pitana a expulsarlo. Cuando Racing más lo necesitaba, Gutiérrez optó por hacerse echar. Para colmo, terminó una noche negra haciéndole gestos provocativos a la tribuna local. Por ese motivo, un fiscal le labró una contravención.

La otra esperanza del conjunto de Avellaneda pasaba por el fútbol de Moreno. Pero el enganche de Racing completó un partido pobre y sin trascendencia en el desarrollo. Muy lejos del área y hasta con ratos de displiscencia, el otro colombiano de Racing pasó casi inadvertido, salvo por un taco lujoso que tiró por la punta derecha. Desgastado desde lo físico, la expulsión de Pelletieri lo terminó de sacar del partido, cuando Simeone intentó compensar la mitad de la cancha con el ingreso de Toranzo. Con un planteo defensivo y con una mala noche de sus dos mejores futbolistas, para el escolta se acotaron las chances de victoria. Y el que levantó la bandera terminó siendo Saja, que en la primera mitad había sido importante para mantener el empate y que tuvo su mejor atajada en el comienzo de la segunda mitad, ante un cabezazo de Blandi. Cuando su equipo ya jugaba con nueve, el arquero parecía ser el único que sabía que, más allá de las circunstancias, el empate no servía. Y en base a su actitud, su empuje y su buena pegada, Saja provocó algunas ocasiones para arrimar peligro. Y tras el juego, fue el que puso más sensatez al análisis: “Perdimos toda posibilidad de título”.

Compartir: 

Twitter
 

n Jugada clave: Teo cae entre Roncaglia y Orion. Como no le dieron el penal, corrió a Pitana y lo pecheó.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.