libero

Lunes, 18 de marzo de 2013

FúTBOL › VENCIó A GODOY CRUZ EN MENDOZA Y SE AFIANZó EN LA PUNTA

Lanús tuvo su cuarto de hora

En ese rato, entre los 15 y los 30, arrolló al equipo local y anotó el único tanto del partido, un cabezazo de Izquierdoz. El conjunto de Martín Palermo no creó prácticamente situaciones de gol, y perdió el invicto en el torneo.

 Por J. Achúval

Desde Mendoza

Jugaban el puntero contra el tercero de la tabla, los dos invictos para más datos. No estuvieron a la altura de semejante consideración, la verdad. El estado del campo de juego pudo haber sido atenuante, pero el primer enfrentamiento de dos equipos conducidos por Guillermo Barros Schelotto (la visita) y Martín Palermo (el local), dos que en la cancha construyeron una sociedad productiva, no generó esta vez entretenimiento.

Lo ganó Lanús porque sobresalió en esa zona gris, porque tuvo mano de nocaut a lo largo de un cuarto de hora –el que fue de los 15 a los 30 del primer tiempo– y porque después se movió por la cancha como un tiempista, acaso replegado excesivamente, pero seguro pese a haber cambiado media defensa para este partido (no estuvieron Araujo y el venezolano Vizcarrondo, que el viernes jugará en River para su selección contra la Argentina) y frente a la tibieza generalizada del equipo mendocino en ataque.

Después de los primeros 10 minutos, en los que Godoy Cruz lo asedió con despliegue, Lanús comenzó a hacer pesar su condición de conjunto, aunque no pudiera jugar, con Chávez lastimado (se fue antes del entretiempo), con un desdibujado Romero, pero con Pizarro apuntalando a Blanco y a Regueiro para inclinar el trámite. El clic llegó tras una presunta falta de Regueiro a Castillón (sus compañeros abusaron del pelotazo como recurso), que el árbitro Pompei juzgó, correctamente, que había sido al revés, y que provocó muchas quejas en Godoy Cruz, inaugurando una larga racha de discusiones entre Palermo y el línea.

Probó Ayala de media distancia, un tiro libre de Chávez rozó el travesaño, Blanco le pegó de sobrepique, y de golpe Lanús era dueño del partido. Tras una combinación impecable entre Pizarro y Chávez, que Ibáñez sacó al corner, vino el centro que Izquierdoz, el reemplazante de Vizcarrondo, conectó a la red. Pudo ser el 2-0 si Blanco hubiera tenido más puntería tras una jugada entre Chávez y Velázquez.

Esa superioridad manifiesta duró quince minutos. Con la ventaja, sin Chávez –Barros Schelotto hizo ingresar a Barrientos, un volante central–, el puntero se retrasó y esperó. Godoy Cruz no tuvo reacción ni recursos en el banco para cambiar la historia: David Ramírez aportó poco al ingresar.

Una ráfaga de Lanús en los últimos diez minutos pudo haber aumentado el resultado, pero Díaz rechazó cuando debía empujarla al gol, se la dio a Ibáñez cuando debió definir y Romero tampoco aprovechó su oportunidad. En el balance, fue inobjetable. En el análisis, dejó que desear.

Compartir: 

Twitter
 

Castillón toma de la camiseta a Regueiro en la jugada que cambió la cara de Lanús.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.