libero

Lunes, 17 de junio de 2013

FúTBOL › BOCA ABANDONó EL FONDO DE LA TABLA FRENTE A ARSENAL

La victoria que llegó del frío

En un clima ajeno a las grandes noches de la Bombonera, con menos de la mitad del estadio cubierta, sin visitantes, el gol de Erviti le dio a Boca su tercera victoria en 18 fechas. Ya se habla tanto de los que se van como de los que no vienen.

 Por Facundo Martínez

La lluvia, el Día del Padre, la posición de Boca en el torneo, la flojedad del equipo, el frío que volvía: el día de ayer no era uno de esos en los que la familia va a la cancha a disfrutar. Para nada. Los que fueron lo hicieron por el aguante, porque “el sentimiento no se termina”. Pero lo cierto es que eran pocos, que la cancha estaba al 40 por ciento de su capacidad, quizá menos. Ni siquiera había hinchas, ni niños ni curiosos cuando el micro con los jugadores arribó al estadio. “Nunca había visto algo así, no había nadie”, le comentó un control a este cronista. Y era más o menos cierto. En realidad había hinchas en las tribunas, pero pocos y, para colmo, no estaban los visitantes.

Tarde extraña, y Bianchi sorprendió con el ingreso del chico Di Franco en lugar de Silva –que pidió no jugar por una molestia en el isquiotibial, aunque hay quienes piensan que lo hizo porque ya se va– y la ausencia de Viatri, que mascullaba su bronca desde el banco. Raro incluso porque lo de la llegada de Gigliotti se enfrió como la tarde: el goleador de Colón se iría a los Pumas de la UNAM. Di Franco hizo algunas cositas interesantes, pero le ganaron los nervios del debut.

Ni siquiera hubo cantos contra Independiente –las cargadas recién aparecieron promediando la segunda parte–, pero, eso sí, los hinchas les pedían a sus jugadores “huevos” para no terminar últimos. Esa era la prioridad. Y fue Riquelme el abanderado de esa consigna, el más claro en el ataque entre los de Bianchi, aunque Arsenal se le cerraba bien y lo complicaba. La más clara que tuvieron los de Sarandí, a los 46, fue gol de Furch y Delfino no cobró porque al línea Altavista le falló precisamente eso y se le escapó que Sánchez Miño habilitaba claro como el agua.

Boca tuvo más la pelota y, sin embargo, fue de contraataque que consiguió la ventaja. Riquelme fue clave en la habilitación para Acosta, éste sacó un centro al área donde Ledesma la bajó con el pecho para que Erviti definiera con sobrepique. Pudo ser mayor la diferencia, pero Acosta no había ajustado bien la mira, y también Campestrini le tapó –con ayuda del travesaño– una genialidad a Riquelme. Boca festejaba, ya cargando al Rojo y a River, cuando Braghieri anotó de cabeza para el empate, anulado también por posición fuera de juego. Segunda polémica. En los reclamos posteriores al pitazo final, Delfino le mostró la roja a Marcone, hubo tumulto, gritos y hasta empujones. Pero el problema era de Arsenal; Boca ya había salvado sus ropas.


Estadio: Boca.

Arbitro: Germán Delfino.

Goles: 75m Erviti (B).

Cambios: 61m Acosta (6) por Di Franco (B) y Ledesma por Erbes (B), 72m Rolle por Lugüercio (A), 77m Torres por M. González (A), 78m Paredes por Martínez (B).

Incidencia: 90m expulsado Marcone (A).

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme volvió a dar muestras de su jerarquía futbolística.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.