libero

Lunes, 17 de junio de 2013

FúTBOL › HIZO DESPISTAR A RIVER CON UNA GOLEADA

En carrera, sólo Lanús

Los cinco goles le permiten al equipo del Mellizo ilusionarse con alcanzar a Newell’s. La diferencia pudo ser mayor. River se despidió de la lucha por el título con la peor actuación del torneo.

 Por Adrián De Benedictis

La palabra que puede envolver gran parte de lo que sucedió anoche en Lanús es tristeza. Por la manera en que River se despidió de la lucha por el título, recibiendo una goleada que dejó expuestas sus falencias futbolísticas ante un rival que tuvo la decisión de atacarlo. Por el dolor que causó la muerte del hincha del conjunto del Sur el lunes pasado, quien fue recordado durante todo el encuentro, y sobre todo antes del inicio, cuando los jugadores mostraron una bandera con la inscripción: “Justicia para mi papá”. Por la poca cantidad de gente local que se hizo presente, luego de intentar de que no concurriera nadie en repudio a lo sucedido. Por las caras de los policías, que no sabían hacia dónde mirar cuando eran insultados por la gente.

Y también por Ramón Díaz, el técnico de River que pasó un fin de semana para el olvido: descendió el sábado con Independiente, luego de que lo haya dirigido en 17 partidos y por el golpe tremendo que significó recibir cinco goles.

El desconcierto de River fue total. La peor actuación del torneo no pudo ser disimulada, debido a que su rival contó con argumentos sólidos para lastimarlo. Fueron cinco, pero pudieron ser muchos más. Y sobre todo, la diferencia en el juego fue abismal. River no tuvo un conductor claro y le costó rematar al arco. Encima, los desacoples defensivos fueron enormes, y cada avance del local significaba una chance para convertir.

Chávez abrió la cuenta a los tres minutos, y River respondió con un gran gol de Vangioni a los seis, pero hasta ahí pudo llegar. El impulso no apareció y todo el resto fue a favor de Lanús. Los dirigidos por Barros Schelotto tuvieron un desempeño colectivo que fue abrumador para River, y así los goles llegaron por decantación. Pizarro marcó el segundo con un toque suave, luego de un centro desde la izquierda. Ayala estiró la cuenta con un remate cruzado, después de una habilitación de Diego González.

Blanco, quien desperdició varias ocasiones, finalmente pudo gritar con un tiro de zurda. Eso había sucedido nada más que en 27 minutos. River intentó la reacción con el ingreso de Luna por el lesionado Ledesma, un instante antes del gol de Blanco, pero le terminó quitando presencia en la mitad de la cancha, donde Lanús hacía la diferencia.

Barovero no podía remediar los errores de los defensores, y éstos tampoco podían evitar las fallas que cometían los volantes. Con este panorama, los delanteros quedaban como figuras decorativas perdidos cerca del área de Lanús. Los cambios de River para el segundo tiempo sólo fueron para evitar más goles en contra, pero Blanco rompió esa barrera y marcó su segundo gol personal en el inicio del segundo tiempo.

El único que terminó alegre anoche fue Newell’s, que quedó en la puerta de un nuevo campeonato. El mismo puede concretarse el miércoles próximo, cuando Lanús complete el segundo tiempo ante Estudiantes, que está venciendo 2-0. Para River, el desenlace fue el menos esperado, y le hizo ver una realidad que parecía oculta a fuerza de triunfos.


Estadio: Lanús.

Arbitro: Mauro Vigliano.

Goles: 4m Chávez (L); 6m Vangioni (R); 11m Pizarro (L); 13m Ayala (L); 27 y 50m Blanco (L).

Cambios: 26m Luna (4) por Ledesma (R), 46m Sánchez (4) por Lanzini y Kranevitter (5) por Funes Mori (R), 71m Barrientos por D. González y Regueiro por Pizarro (L), 79m Vides por Romero (L).

Compartir: 

Twitter
 

Goltz y Ayala se abrazan luego de uno de los goles de Lanús. Ledesma y Balanta buscan explicación.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.