libero

Lunes, 23 de septiembre de 2013

FúTBOL › ESTUDIANTES Y GIMNASIA, CON EXPULSADOS Y POLEMICA

Fue un clásico bien caliente

Estudiantes y Gimnasia terminaron con diez jugadores la edición número 150 del clásico de La Plata, que acabó empatado gracias a los goles que consiguieron los extranjeros: el colombiano Erik Correa abrió el marcador para el equipo del Bosque, mientras que el uruguayo Matías Aguirregaray igualó para el local. La nota oscura de la jornada fueron las lesiones de Juan Sebastián Verón (rodilla derecha) y Patricio Rodríguez (traumatismo abdominal).

“No tengo dudas de que tenemos un equipo de la puta madre y merecimos ganar. Gimnasia jugó treinta y cinco minutos con uno menos, y así y todo se mereció el triunfo”, opinó Troglio. En su primera llegada, Gimnasia se puso en ventaja gracias al olfato goleador de Correa, quien capitalizó un rebote corto de Gerónimo Rulli, tras un cabezazo picante de Barsottini.

Cuando se jugaba un cuarto de hora del complemento, el árbitro Saúl Laverni expulsó a Facundo Oreja por una supuesta mano al borde del área, cuando la pelota le pegó en el hombro derecho. Luna ejecutó fuerte el tiro libre, abajo al palo derecho de Monetti, quien tapó con una volada impresionante, pero con mala suerte, ya que el rebote le cayó a Carrillo, quien mandó el centro atrás para que Aguirregaray empujara la pelota para el empate. Hubo protestas y el técnico visitante, Pedro Troglio, tuvo que dejar la cancha. “El partido se condicionó con el arbitraje de Laverni –reclamó el técnico de Gimnasia–. Hay una mano que no existe, de ahí vino la expulsión de Oreja y de esa jugada vino el empate.”

Estudiantes, empujado por el aliento de su gente, no tuvo los recursos para aprovechar el hombre de más. Gimnasia pudo ganarlo de contragolpe cuando Klusener salvó sobre la raya un cabezazo de Barsottini. El clásico se calentó en el tiempo adicionado cuando, en un remolino de jugadores, Damonte le pegó a Licht y vio la tarjeta roja. Estudiantes terminó con nueve hombres por la lesión de Patricio Rodríguez.

“No podía faltar actitud para jugar este partido; sabíamos lo que teníamos que hacer y por suerte llegó el gol del empate, pero creo que también podríamos habernos llevado algo más”, estimó Joaquín Correa de Estudiantes, quien salió en el entretiempo con el tobillo lastimado. “Nos preparamos bien en la semana pero, como todo clásico, éste fue un partido aparte. No supimos defender algunas pelotas y ahora tenemos cosas para corregir”, cerró.

Compartir: 

Twitter
 

Verón, que pelea la pelota con Mussis, se fue lesionado antes de la media hora.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.