libero

Lunes, 23 de septiembre de 2013

FúTBOL › CON UN GOL DEL COLOMBIANO EN EL FINAL, RIVER SE IMPUSO 1-0 A ALL BOYS

Carbonero apareció para apagar el fuego

Cuando ya surgían los murmullos por otro rendimiento opaco, el ex volante de Arsenal aprovechó un corner desde la izquierda para vencer, de rebote, a Cambiasso. Así el conjunto de Ramón Díaz se reencontró con la victoria y evitó los silbidos.

 Por Adrián De Benedictis

Mientras River sigue buscando su mejor versión, anoche pudo volver a reencontrarse con el triunfo después de algunas presentaciones que le hicieron alejarse de los líderes. Cuando faltaban diez minutos para el final del partido, el conjunto de Ramón Díaz marcó el único gol en un momento en que parecía que el empate estaba sentenciado. La deuda pendiente quedará para el próximo jueves, cuando tenga el partido de vuelta frente a los ecuatorianos de Liga de Loja por la Copa Sudamericana.

River buscó en el comienzo tener el control del partido, adelantando sus líneas hacia el campo de All Boys. Entre Carbonero y Rojas se alternaban para subir por los costados, y luego les entregaban la pelota a los hombres más adelantados.

La sociedad que armaron entre Lanzini y Andrada le fue dando resultado a River. El volante continuaba organizando el circuito ofensivo con acierto, y el juvenil retrocedía unos metros para participar en la elaboración. Si bien ellos dos intentaban sumar a Teo Gutiérrez, el colombiano no terminaba de conectarse.

All Boys utilizaba a Torassa y a Colazo para avanzar, ya que su sistema consiste en abrir la cancha para poder desbordar y llegar al área con envíos aéreos.

Con ese panorama, los dos tuvieron chances para desnivelar, pero entre los arqueros y la falta de precisión no lo lograron. Los de Floresta llegaron primero a través de Cámpora, que no pudo empujar la pelota abajo del arco, luego de un cabezazo de Paz. River respondió luego con un tiro de Andrada que salió por arriba del arco. Enseguida, Cámpora, de sobrepique, remató al lado del palo.

El ritmo que imponían los dos era intenso, y tanto Cambiasso como Barovero seguían respondiendo con seguridad. Pero después de los 20 minutos se fue perdiendo ese nivel del comienzo, y a los dos les costaba tener claridad. River recién se acercó al final de la primera etapa pero el chico Andrada no pudo ante la presencia de Cambiasso en un mano a mano.

El segundo tiempo volvió a mostrar mucho vértigo en el comienzo, y los dos tuvieron oportunidades en los primeros instantes. River fue el que más arriesgó y All Boys estaba decidido a esperar en su campo para salir rápido de contraataque.

Cuando apenas habían pasado dos minutos, Gutiérrez tuvo una gran chance, pero tiró la pelota por arriba después de una gran jugada de Vangioni por la izquierda. Un minuto más tarde, Matos dejó escapar la mejor oportunidad para All Boys, debido a que se vio sorprendido por la pelota y terminó pegándole desviado desde la puerta del área menor. River seguía buscando por el sector derecho, y Carbonero empezaba a tener mayor participación en el juego. El colombiano tuvo su chance, pero su remate cruzado se fue al lado del palo. Cuando el técnico Ramón Díaz hizo ingresar a Simeone por Andrada, el equipo perdió profundidad en los últimos metros, ya que las características de los dos chicos son diferentes. Simeone acostumbra a jugar más dentro del área, mientras que su compañero participa del juego colectivo.

Los últimos diez minutos fueron en los que volvieron a aparecer la opciones más destacadas. Carbonero, dentro del área chica, la tiró por arriba de media vuelta antes de chocar con Ferrari. Pero el volante tuvo su revancha tres minutos más tarde al convertir el único gol del partido. El ex mediocampista de Arsenal terminó definiendo después de un rebote en el arquero Cambiasso después de un tiro ejecutado por el mismo, tras un tiro de esquina desde la izquierda.

All Boys intentó revertir la situación con cambios desesperados, pero a esa altura el equipo carecía de la inteligencia para poder vulnerar a la defensa de River. Y así el equipo de Ramón tuvo su desahogo.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Carbonero remató a quemarropa y Nicolás Cambiasso tapó con su cuerpo. Sin embargo, el rebote le pegó al colombiano y se convirtió en el único gol del partido.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.