libero

Lunes, 5 de mayo de 2014

FúTBOL › GIMNASIA SE COMIó VARIOS GOLES Y AHORA COMPARTE LA PUNTA

Resultó un equipo Trogliodita

La ansiedad y la necesidad de triunfo conspiraron contra el conjunto de La Plata, que no logró doblegar a un calculador Lanús, aunque tuvo varias chances claras. Ahora volvió a compartir la vanguardia con River y no es lo mismo...

 Por Juan José Panno

El embalaje de la última recta era fenomenal. Después de la estrepitosa caída ante Vélez por 5-1, llegó la seguidilla triunfal: 3-1 a Tigre, 2-0 a Olimpo, 2-0 a Arsenal, 1-0 a Racing y 2-1 a All Boys. Y si le hubiera ganado a Lanús, no dependía de ningún otro resultado y se metía medio título en el bolsillo. Pero no pudo ser. Gimnasia se quedó en cero ante Lanús, sumó un solo punto y, aunque mantiene su ilusión, ya no es lo mismo.

El equipo de Troglio fue superior a su rival y lo demostró fundamentalmente en ese termómetro casi infalible que son las situaciones de gol. Cuatro posibilidades claras, clarísimas, contra dos de su rival marcan que Gimnasia estuvo más cerca de la victoria.

Y eso también se relaciona con el modo en que ambos equipos encararon este partido. Los locales entraron a la cancha con una fenomenal motivación. No es poco eso de saber que el club nunca ganó un campeonato en 73 años de profesionalismo. Lanús, en cambio, si bien mantenía alguna posibilidad matemática, llegó a La Plata pensando en que el jueves próximo tiene un partido clave por la Copa Libertadores. Vale decir que uno jugó con todos los titulares y el otro guardó algunos; uno entregó hasta la última gota y el otro reguló sus energías; uno metió hasta el alma en cada pelota dividida y el otro se cuidó más; uno sintió la obligación de ir al frente y el otro se paró ordenadito en el fondo, esperando alguna contra afortunada.

Sin embargo, todos los méritos que fue acumulando Gimnasia para quedarse con los tres puntos se matizaron con su urgencia, su apuro para llegar hasta el arco de Marchesín, lo que hizo que se desaprovecharan algunas jugadas en las que se insinuaba mucho peligro. Hubo una acción en el segundo tiempo que resume esta idea: los volantes y delanteros de Gimnasia pelearon tres veces la pelota arrojándose al piso en una secuencia que no duró más de veinte segundos hasta que lograron habilitar a Mussi, en soledad en el área. Pero Mussi se apuró, le dio de zurda como venía y el balón se fue arriba del travesaño para el alivio de Marchesín.

Poco después, el arquero y Mussi fueron protagonistas de otra jugada de esas que se debieron anotar en cualquier balance del encuentro. El de Gimnasia metió un excelente chanfle entrando por la derecha y el arquero salvó con una espectacular volada.

La búsqueda permanente de Gimnasia le abrió algunas aisladas chances de contraataque a Lanús. Aspina y Silva llegaron cara a cara con Monetti y fallaron en el remate final. Si Pedro Troglio pusiera el foco en esas dos jugadas, seguramente valoraría de otro modo el puntito logrado; pero el entrenador se volverá a agarrar la cabeza cuando vea la repetición de las jugadas que perdieron Pereyra y Meza en el primer tiempo, y sobre todo lamentará el triunfo de River. El puntito servía si River no le ganaba a Racing, pero ahora, con la chapa puesta, hay que compartir la punta, con lo que se reducen las chances de alcanzar el ansiado título.


Estadio: Gimnasia.

Arbitro: Darío Herrera.

Cambios: 60m, Contreras por Pereyra (G) y D. González por Valdez Chamorro (L); 66m, I. Fernández por Mendoza (G); 79m, Vides por Astina (L); 85m, Barrientos por Somoza (L) y Bou por Meza (G).

Compartir: 

Twitter
 

Friccionado y peleado, el partido no resultó lo que Gimnasia esperaba.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.