libero

Lunes, 9 de junio de 2014

FúTBOL › LOGRó UNA VICTORIA SOñADA Y FORZó EL DESEMPATE

Huracán no se cansa de creer

Con un tanto de Gonzalo Martínez, quien también había marcado el del triunfo una semana atrás ante Unión, condenó a Almirante Brown al descenso, prolongando de paso su invicto a 13 fechas, con lo que aterrizó en el desempate.

Huracán le ganó a Almirante Brown en Isidro Casanova con gol de Gonzalo Martínez y desató una cadena de eventos que conmocionaron la tarde del domingo. Primero, la victoria le sirvió al equipo dirigido por Frank Kudelka para forzar un partido de desempate por el último ascenso a Primera con Independiente, que empató con Patronato en Avellaneda. Después, en búsqueda por forzar el desempate, Huracán hundió a la Fragata a las profundidades de la Primera B Metropolitana. Terminado el partido, un grupo de hinchas locales invadieron la cancha, agredieron al cuerpo técnico del club de Parque Patricios y, de paso, se llevaron la ropa de los jugadores de su propio equipo.

En un partido que tuvo como marco principal el miedo al descenso y los nervios por perder la oportunidad de forzar una final, Huracán y Almirante Brown entregaron un espectáculo de imprecisión y pelotazos largos sin destino que, sin embargo, no le impidió al primero alcanzar su objetivo: ganar como visitante para ilusionarse con el tropiezo del equipo de Avellaneda, que también sucedió. Los dirigidos por Kudelka cumplieron con su parte y, si superan en el Estadio Unico de La Plata el próximo miércoles a Independiente, devolverán a Huracán a Primera después de tres temporadas en la B Nacional.

El gol que habilitó el sueño de Huracán y alargó las caras en Avellaneda surgió de la inspiración de Patricio Toranzo, quien le dio un pase al vacío a Cristian Espinoza, que escapó por derecha. Leandro Caruso picó al primer palo, arrastrando la marca para que Martínez abriera el pie izquierdo a la carrera y empujara la pelota a la red tras el centro bajo de Espinoza. El gol tranquilizó a Huracán, que mantuvo el dominio y casi liquida el partido con un fuerte remate de Alejandro Capurro que pegó en un palo del arco rival. Con el descenso asegurado por la victoria de Gimnasia en Jujuy, quince hinchas locales rompieron el alambrado para invadir la cancha, golpearon a Kudelka y al preparador físico Oscar Perrotta, mientras el resto del público cantaba: “Vamos a volver, a volver”.

Una vez que abandonó Isidro Casanova, el plantel de Huracán fue recibido en el estadio Tomás Adolfo Ducó por un grupo de hinchas quemeros que, después de que su equipo sumara su 13º partido invicto (9 victorias y 4 empates), espera conseguir el ascenso con el que sueña desde 2011.


Estadio: Almirante Brown.

Arbitro: Luis Alvarez.

Gol: 28m, G. Martínez (H).

Cambios: 51m Heredia (5) por Tovo (AB); 60m Grahl (5) por Olmedo (AB); 76m Villarruel por G. Martínez (H); 83m Gallegos por Capurro (H); 90m Villafáñez por Toranzo (H).

Compartir: 

Twitter
 

El festejo desenfrenado de los jugadores de Huracán tras el gol de Martínez.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.